La afluencia turística repuntó la última semana y satisfizo a los operadores

Con un marcado repunte en los últimos días de las vacaciones invernales, los prestadores turísticos lograron salvar la ropa. En sus alojamientos, sea hoteles o cabañas, ocuparon alrededor de un 75 por ciento de las plazas disponibles, cifra ostensiblemente menor a la de idéntico período del año anterior, pero satisfactoria si se tiene en cuenta las expectativas previas. Sucede que la crisis económica y la gripe A habían dado por tierra con algunos pronósticos optimistas.
Los operadores consultados por este Diario coincidieron mayoritariamente en el balance, a la vez que dieron precisiones sobre el comportamiento de los turistas.
Anoche, en la Terminal de Omnibus, el movimiento era incesante debido al éxodo. Se dijo que hubo que disponer de colectivos adicionales, fundamentalmente con destino a la Capital Federal. En el mismo sentido, confirmaron que la actividad repuntó la última semana, luego de un parate generado por la pandemia. ?Esperamos que para la semana entrante se repongan algunas líneas que dejaron de funcionar por la gripe?, explicó un empleado del sector.

Nuevo comportamiento
Javier Fernández, titular de la Asociación de Cabañas, trazó el panorama de los días de receso, informó sobre cifras y describió el particular comportamiento de los turistas.
?A último momento se fueron cubriendo las plazas, arribó bastante gente. Esta vez cambió la metodología de reserva, y la gente se hospedó al paso. Como había oferta, tuvo la posibilidad de elegir, cosa que en años anteriores no podía hacer. Antes trabajábamos con reservas, con 20 días de anticipación, ahora eso cambió?, dijo en principio.
Sobre las cifras de ocupación, estimó que ?obviamente no se trabajó al 95 por ciento, como los últimos tres años, porque esta forma de trabajo inevitablemente lleva a no poder cubrir el 100 por ciento de las plazas. Pero podemos hablar de un 75 por ciento de ocupación?.
Respecto a la evolución de la actividad con el correr de las semanas, cuando la pandemia entró en una meseta, sostuvo que ?fue progresiva. La primera semana fue bastante complicada, pero después empezó a crecer, los fines de semana se trabajó muy bien, con mucha gente?. Respecto a ese modo de operar, opinó que ?trabajar mucho los fines de semana no nos alcanza para promediar con el resto de la semana. De todas maneras, esta segunda semana de vacaciones fue mejor que la primera?.
Como balance, alegó que el turista cambió de comportamiento. ?La oferta favoreció para que el turista viniera y eligiera?. Y en relación a los días elegidos, enfatizó que ?este año los días los puso el turista, no nosotros. Los niveles nos bajaron a cuatro, tres días, incluso a dos, y tuvimos que modificar nuestra forma de trabajar, no había otra alternativa?.
Asimismo, reconoció que en cuanto a la calidad de servicio se realizaron promociones especiales. ?Eso ha sido de manera particular, algunos colegas han hecho bonificaciones, ofrecido cenas o actividades incluidas en el precio?.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario