La agrupación 1 de Octubre ya se prepara para evitar el desalojo

Un tenso clima se vivió en la media tarde de ayer en la zona de Villa Cordobita, donde la agrupación 1 de Octubre tiene tomados varios lotes desde hace dos semanas, lo que originó una denuncia penal por parte del intendente Miguel Lunghi y el pedido ante la Justicia por parte de los vecinos para que se produzca el desalojo.
Tras hacerse público lo solicitado por el fiscal Luis Piotti a la jueza de Garantías Stella Maris Aracil, para que se efectúe finalmente el desalojo, la respuesta por parte de la líder social Griselda Altamirano junto a su esposo Jorge Lezica no tardó en llegar.
Los ocupas se movilizaron en el lugar y comenzaron a preparar la “resistencia” porque según expresaron “tienen información que a las 6 de la mañana del sábado (por hoy) vendrán a sacarnos”.
Mientras, un nutrido grupo recolectaba cubiertas como para armar una gran fogata, a escasos metros la policía incrementó el número de efectivos que habitualmente se observa en el lugar. Varios móviles y motos se podían apreciar en pleno ingreso al predio.
Antes de tomar contacto con los medios de prensa, la referente de la toma Griselda Altamirano se apartó de los periodistas para hablar con su marido. Al regresar, dijo que “Néstor Pitrola quiere venir a darnos su apoyo porque está a favor de esta lucha. Acá no lo queremos, no vamos a dejar que nos tomen para que ellos hagan política. Si quieren venir, que lo hagan mañana (por hoy) a las 6 que será cuando nos vengan a sacar”.

“No hay ningún
tipo de justicia”

Griselda Altamirano es la única voz en esta toma de terrenos por parte de la agrupación que ella, junto a su esposo, comandan.
Expresó que “frente al pedido del fiscal Piotti de desalojo, nosotros en un primer momento intentamos -ya que interpretamos que la medida de no innovar había llegado a su fin- ingresar palos y chapas como corresponde, pero no nos dejaron. Buscan, como lo harán cuando se lleve a cabo el desalojo, originar un enfrentamiento de los trabajadores con los trabajadores de la fuerza policial”.
Remarcó que “hemos pedido que se haga presente el fiscal, porque el Municipio estuvo presionando durante todo este tiempo, tanto el Intendente como incluso Atilio Della Maggiora, quien estuvo hoy a la mañana (por ayer) en la Fiscalía antes de que se anunciara el desalojo. Además el Municipio en persona (NdR: no puntualizó quién) estuvo con los vecinos de Cerro Granito y alrededores, anunciándoles que el desalojo era este sábado, para que estuvieran al tanto y se pudieran resguardar”.
En su alocución, señaló que “es terrible lo que está sucediendo, poniendo a la Justicia a defender a los corruptos, lo que demuestra que no hay ningún tipo de justicia y que es un apéndice del poder político. Si el Intendente actúa como patrón de estancia y considera que hay un delito y hay que desalojar, es realmente terrible”.
Sostuvo que “nunca escuchamos a Lunghi en estos 15 días hablar de Mario Cerviño, a quien están protegiendo, y quieren sacar a palos a las familias que son producto de lo que ellos no hicieron. Judicializaron la protesta, me denunciaron, cuando hay un déficit habitacional muy grande. Y si empiezan a producirse ocupaciones por todos lados, no es porque yo lo instigue. Lo que sucede es que no hicieron nada con el problema habitacional, ni con la clase trabajadora, dejando desprotegidos a todos. Ahora quieren ocultar a los palos lo que han hecho incluso con la clase media, que son los que los votan, y dejaron que los estafe Mario Cerviño”.

“En ningún momento
dijimos que no
íbamos a resistir”

Sobre el posible desalojo, la líder social sentenció que “Carbonetti salió a decir que cambiamos el discurso, lo que dijimos fue que esto era una ocupación pública y pacífica, en ningún momento dijimos que no íbamos a resistir y nuestra historia lo demuestra. Siempre que haya una injusticia, que todos los poderes se conjuguen para desfavorecer a los trabajadores y encubrir a los corruptos, nosotros vamos a demostrar hasta dónde estamos dispuesto a llegar”.
Añadió que “el problema lo van a tener ellos, porque tienen que garantizar la fuerza mínima indispensable, por cada uno de nosotros tiene que haber dos efectivos. Acá hay chicos y mujeres, por lo que tiene que haber personal femenino y también estará en los comisarios garantizar la integridad física de sus oficiales, porque ellos no saben hasta dónde estamos dispuestos a llegar. Tendrán que hacerse cargo del costo político de todo esto, porque de acá no nos van a sacar caminando”.
-¿Está planteando una guerra?
-La guerra la plantean ellos, que están utilizando las herramientas de la Justicia para seguir tapando toda la podredumbre que tienen adentro y la corrupción.
-¿Cree que puede sola?
-No estoy sola, todos los que estén dispuestos a pelear van a estar acá.
-¿Entiende que esta situación terminará con personas heridas?
-Si acá nadie empieza a denunciar la corrupción, vamos a seguir de la misma manera. Votando cada dos años legisladores, cada cuatro intendente y presidente y la corrupción la tienen todos. Me gustaría saber cuándo empezará alguien a pelear en contra de la corrupción. Nosotros acá ni siquiera vamos a pelear por la posesión de la tierra, vamos a pelear por la dignidad, algo que no está haciendo nadie”. u

__res_2loc

La decisión quedó en
manos de la jueza Aracil

Ayer al mediodía, el titular de la Unidad Fiscal de Instrucción 3, doctor Luis Humberto Piotti, elevó al Juzgado de Garantías 1 la orden de desalojo de los lotes ubicados en Cerro Granito, en la zona de Villa Cordobita. Ahora, la jueza Stella Maris Aracil tendrá cinco días para emitir una resolución.
A la expectativa por esta medida, tanto la referente de la agrupación 1 de Octubre Griselda Altamirano como los abogados del particular damnificado en la causa, Mario Cerviño, se acercaron a los tribunales locales para certificar el nuevo paso procesal.
Los argumentos que esgrimió el fiscal al solicitar el desalojo compulsivo están en línea y fueron similares a los expresados en la medida de no innovar. En principio, sostuvo que la toma de 130 terrenos en los cerros de Villa Cordobita constituyó una intrusión masiva, intimidatoria, que afectó la tenencia, posesión y propiedad de las parcelas ocupadas.
Ahora la decisión quedó en manos de la doctora Aracil, quien si bien hace una semana avaló la medida de no innovar requerida por el fiscal, en sus fundamentos dejó entrever que no compartiría plenamente la visión de la instrucción sobre el caso.
La misma sensación dejó la resolución anterior adoptada por la magistrada en las oficinas del Departamento Ejecutivo, donde mantenían cautela en cuanto a la posibilidad de que llegue a hacerse efectivo el desalojo compulsivo. Al menos, en los próximos días.
Si la jueza de Garantías no hiciera lugar a la solicitud del fiscal, éste deberá estudiar los principios de la resolución y, de no compartirlos, tendrá la oportunidad de apelar ante la Cámara de Azul.
Mientras se cumplen estos pasos procesales, desde los lotes ocupados en el Cerro Granito los dirigentes sociales que encabezaron la toma lanzaron mensajes de presión y advertencias sobre la voluntad de resistir frente al desalojo.
__res_2loc2

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario