La Asociación de Basquet local festeja sus 73 años

30.08- Aquellos visionarios encabezados por Francisco Vistalli dieron vida a un organismo marcado por la discontinuidad en su accionar, producto de las distintas posibilidades con que contaba cada presidente en el manejo del deporte de los cestos.
Conducir una asociación deportiva no es tarea fácil, lograr un conjunto de hombres dispuestos a entregar su tiempo en aras del beneficio general de la comunidad, que espera, aparte de desarrollar una actividad deportiva, el aporte formativo para sus hijos, es una tarea compleja. Pero la desesperanza no es una actitud digna del ser humano, por eso, el espíritu de lucha debe ser la meta fundamental que todo hombre debe fijarse para competir arduamente contra la adversidad.
Con esta premisa, el Consejo Directivo de la Asociación de Básquetbol de Tandil debe estar dispuesto a desarrollar una tarea que permita, sin premisas, pero sin pausa, retomar a las mejores épocas que supone tener en alguna instancia de sus 73 años de existencia.
Para ello, debe ser conciente con el aporte de las entidades afiliadas, sus dirigentes, técnicos, jueces y personas involucradas en el comercio, industria, que hayan tenido alguna relación con el deporte con sentido solidario, que aspiran a ver al básquetbol de esta ciudad unido al progreso de una comunidad que es ejemplo en la provincia de Buenos Aires.
Sabemos que se ha hecho mucho pero, como en otros terrenos, aún queda bastante para hacer. Sobre todo en esta etapa de profundos cambios, en la que el fenómeno de la globalización nos exige estar permanentemente actualizados para poder encarar las cada vez más duras competencias. Y esto es absolutamente posible por el talento, la vocación y pasión de nuestros deportistas; la sapiencia acumulada de nuestros dirigentes y por el intenso cariño con que abraza al deporte nuestra gente.
Debemos ser optimistas, este aniversario número 73, que será recordado por todos aquellos que de una manera u otra hicieron básquetbol o estuvieron relacionados con este noble deporte, será el punto de partida para logros más ambiciosos. Por una parte, debemos proporcionar la integración entre las empresas privadas que brindan apoyo al deporte y el Estado en un proyecto conjunto. Es decir, posibilitar las herramientas modernas y ajustadas a la nueva realidad del siglo. También permitirá lograr la formación y capacitación de dirigentes, técnicos, jueces para que niños, jóvenes y adultos puedan capacitarse y estén mas integralmente formados.
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario