La Asociación de Equinoterapia resaltó el trabajo con pacientes del Hospital

La presidenta de la Asociación Tandilense de Equinoterapia, Julieta Maleville, y su hermana Laura –secretaria de la entidad-, compartieron aspectos de cómo vienen trabajando en el marco del convenio firmado con el Hospital de Niños “Debilio Blanco Villegas”, en agosto del año pasado, con los primeros tres pacientes derivados para realizar el tratamiento.
Además, se refirieron al proyecto de ordenanza que impulsaron para la regulación de la actividad en Tandil y se mostraron optimistas ante la positiva aceptación que, a priori, ya han recibido de concejales de los distintos bloques.
Desde la asociación que funciona en el Centro Ecuestre La Paloma y que trabaja ya hace 14 años en contacto con diferentes centros del país, ambas destacaron que “es un sueño cumplido” el haber podido iniciar en noviembre pasado el trabajo con los primeros pacientes del Hospital, el segundo en el país en sumar a la equinoterapia como una opción de rehabilitación en pacientes del sistema de salud pública.
En diálogo con El Eco de Tandil, Julieta Malleville remarcó que el convenio es fruto del trabajo que iniciaron hace ya más de un año, a través de las distintas reuniones que mantuvieron con autoridades del Municipio.
Tras sortear favorablemente diversas instancias de análisis, recordó que en agosto pasado se logró “formalizar el proyecto”, tras delinear en conjunto “el marco legal” para su desarrollo. Posterior a ello, contaron que tuvieron varias entrevistas con el cuerpo médico del Hospital de Niños para que conocieran en mayor profundidad el convenio y poder así articularlo conjuntamente para realizar las derivaciones.
De esta manera, los profesionales fueron presentando la documentación que desde la asociación se requiere, es decir, la autorización de los padres de los pacientes y la derivación del médico que, según explicaron, tiene que especificar el fundamento y los objetivos buscados.
En esta primera etapa, informaron que la Asociación Tandilense de Equinoterapia estaba en condición de poder otorgar cinco becas totalmente gratuitas para que los niños puedan asistir una vez por semana –los jueves a la mañana, en tres turnos- a realizar el tratamiento y, el Municipio a través de la Secretaría de Desarrollo Social, se comprometió a brindar su traslado.

Las primeras
experiencias

Con el convenio ya en marcha, destacaron los positivos resultados que hasta ahora han observado a través del trabajo iniciado con los primeros pacientes, de entre 6 y 13 años, que presentan diferentes diagnósticos.
Entre ellos, la titular de la asociación mencionó a “un chico con síndrome de down y otras patologías asociadas. En su caso, él ya había tenido contacto con caballos, le fascinan, por lo que se dio un acercamiento inmediato y eso facilitó mucho todo. Es por eso que los profesionales médicos consideraron que se podía trabajar desde ese lado con toda la parte neuromotora y de comunicación”.
Además, informó que están trabajando con “un chico de 13 años con trastornos de ansiedad, que también en algún momento había tenido acercamiento con caballos. La psiquiatra infantil que lo atiende pensó que la equinoterapia podía contribuir y ya hemos notado un avance desde la comunicación”.
Su hermana Laura describió que se trata de un niño “muy introvertido, con mucha ansiedad, pero con poca palabra así que -a través del caballo- pudimos conversar y él nos puede transmitir ciertas emociones y sensaciones que, en otro ámbito, no las demuestra. Se nota en su cara, sonríe, y eso no es fácil. Esto es muy positivo porque para nosotros abre las puertas hacia otras cosas”.
Indicó que trabajan también con “niños con retraso madurativo; otro con trastorno del espectro autista y una cierta hipoacusia. El no tiene lenguaje, pero se comunica súper bien a través de las señas y también vimos su intención de comunicarse, por lo que trabajamos a través del caballo, le damos distintas órdenes y consignas para que el caballo avance, frene, trabajamos mucho desde lo lúdico”.
Aclararon que en todos los casos los pacientes asisten acompañados por sus padres y en algunos también por sus hermanos, lo que genera un encuentro familiar en un espacio distinto que promueve el vínculo entre ellos.

La forma
de trabajo

Informaron que se trabaja con un equipo de diez personas aproximadamente, ya que explicaron que hay muchas áreas que cubrir y cada cual lleva cerca de tres personas: “uno que lleva al caballo; otro que asiste muchas veces arriba debido a que algunos chicos no tienen estabilidad en el tronco o su cabeza, entonces, tienen que asistirse en `monta gemela´, es decir, alinearlo para que esté bien encajado y esos estímulos lleguen correctamente; y auxiliares al costado, quienes interactúan con el paciente y están atentos al caballo, por si necesita algo, y a lo lúdico”.

“Estamos
felices”

Destacando así el compromiso con el que trabajan y la proyección del acuerdo que formalizaron con el Municipio, ambas admitieron que están “muy felices” de haber podido llevar adelante “este sueño”.
“Nos costó –dijeron-, pero estamos felices porque cada vez hay más trabajos, desde lo científico, que lo fundamentan. Hemos hecho nosotros en congresos nacionales e internacionales, hay más de 300 centros abiertos en el país” que, actualmente, están impulsando la Ley Nacional de Terapias Asistidas con Animales, que les permitirá disponer de “un marco legal de la actividad”, subrayaron.
En el marco del arduo trabajo que vienen llevando adelante, celebraron entonces la firma del convenio en Tandil, subrayando que “el Hospital de Niños es el segundo en el país con el servicio de equinoterapia, después del Hospital Militar, de Capital Federal” u

******SEC1******,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,,
Los objetivos
del convenio

El acuerdo prevé que para los niños derivados del Hospital se destinen los jueves a la mañana –en tres turnos-, para realizar el tratamiento que, como condición previa al inicio, la Asociación requiere disponer -por escrito- el consentimiento informado de los padres o encargados del menor.
Entre los objetivos centrales del convenio, se destaca el de “promover y garantizar el ejercicio pleno de los derechos de los pacientes con discapacidades que puedan abordarse mediante la técnica de equinoterapia, contribuyendo a su recuperación, mejorar su calidad de vida y además crear un espacio de inclusión social, en el que la naturaleza juega un papel fundamental”.
Por otra parte, la Asociación y el Hospital se comprometen a realizar ateneos con el equipo de Desarrollo Infantil y otros profesionales, con el objetivo de transmitir las experiencias y avances en las terapias asistidas con animales.
Además se realizarán, en forma conjunta y mediante un equipo interdisciplinario, reuniones para observar los avances terapéuticos, diversas necesidades que surjan o situaciones que merezcan especial atención u

****SEC2****
Los principales beneficios
de la equinoterapia

Por otro lado, remarcaron los beneficios de esta modalidad terapéutica, que según detalló Laura Malleville, se fundamenta en “tres principios básicos: la transmisión del calor corporal, de impulsos rítmicos y de un patrón de locomoción equivalente al de la marcha humana”.
Destacó que esta terapia da buenos resultados en el área psicológica-cognitiva, con mejoras en la autoestima, el autocontrol de las emociones, la confianza en sí mismo y la capacidad de atención.
También los beneficios que trae aparejado en el área de comunicación y el lenguaje, mejorando la comunicación gestual y oral, como así también la articulación de las palabras.
En el área psicomotora, ambas resaltaron que la equinoterapia mejora el equilibrio, la coordinación, los reflejos, la planificación motora, como así también la capacidad de relajación de los músculos y el estado físico en general. Fortalece los músculos y reduce los patrones de movimientos anormales u

****SEC3****
La naturaleza
del caballo

Julieta Malleville remarcó que “la magia” de la equinoterapia tiene un por qué y se basa en “la naturaleza del caballo”. Explicó que en el caso de los humanos, el ser es conformado por la palabra, la emoción y el cuerpo y a través de ellos se establece la comunicación.
En muchos niños, en los que “la palabra no está”, la única forma de comunicación y lenguaje es su corporalidad y emoción, y es ahí donde se establece “un paralelo” con el caballo.
Por lo tanto, remarcó que “comprendiendo cómo es su naturaleza, su característica como herbívoro, como animal de manada, es que se trabaja en la equinoterapia. Al ser herbívoro siempre está a la huída del depredador, la defensiva”, por lo que han desarrollado un intenso sensor de energía para prevenir los peligros.
Esto hace de ellos seres muy sensibles, que se relacionan con las personas desde la conciencia emocional: lo que sienten, lo reflejan en su comportamiento, algo que el ser humano no siempre hace.
Por eso se trabaja con “el espejo del alma”, es decir, el caballo “refleja lo que le está sucediendo, por eso se trabaja en la psicoterapia y desde abajo, sin montar, porque ellos perciben qué emoción transmite la persona” u

******RECUADRO*****
“Es muy necesaria
la ordenanza”

Por otro lado, Laura y Julieta Malleville se refirieron al proyecto de ordenanza que impulsaron para la regulación de la actividad en Tandil. Detallaron que estuvieron hablando con los concejales, quienes les transmitieron que “viene avanzando súper bien”.
Por lo tanto desde la asociación local desearon que se logre avanzar en ese sentido. “Pasó por todas las comisiones, obviamente que luego se discutirán los puntos que haya que discutir, nosotros dimos nuestra propuesta desde nuestro conocimiento y acercándoles proyectos de ley que hay a nivel nacional y demás, para tomar estos antecedentes para que sirvan. Hoy por hoy nos parece muy necesaria la ordenanza porque entendemos que el caballo es un animal de este país y a veces se subestima el trabajo, no es lo mismo montar en el campo el caballo que hacer equinoterapia”, por lo que apostaron a que prontamente se apruebe su regulación en la ciudad u

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario