La Asociación y sus 76 años de actividad

 

Mañana, la Asociación de Básquetbol de Tandil cumplirá 76 años en el quehacer deportivo de la ciudad. Aquellos visionarios encabezados por el Dr. Francisco Vistalli dieron vida a un organismo marcado por la discontinuidad en su accionar, producto de las posibilidades con las que contaba cada presidente en el manejo del deporte de los cestos.
Conducir una asociación deportiva no es tarea fácil, tampoco lograr un conjunto de hombres dispuestos a entregar su tiempo en aras del beneficio general de una comunidad, que espera la fuerza creatividad y compromiso de sus dirigentes y deportivas para que generaciones futuras, nuestros hijos, puedan disfrutar, practicar, crecer y emocionarse junto al básquetbol.
¿Cuántos jóvenes de ayer hicieron básquetbol? ¿Cuántos de ellos ocupan lugares importantes en nuestra sociedad, como para devolver lo mucho que recibieron de aquellos clubes y de sus dirigentes? Apoyemos, respetemos y unámonos detrás de un objetivo mayor, que es saber que todos aquéllos que hoy jugamos mañana podamos mirar y sentir el crecimiento, aplaudir a nuestros equipos y disfrutar junto a toda la gente el básquetbol de esta ciudad.
Con esa premisa, el Consejo Directivo de la Asociación de Básquetbol Tandil debe estar dispuesto a desarrollar junto a sus clubes afiliados una tarea que permita, sin prisa, pero sin pausa, retomar las mejores épocas que supo tener en alguna instancia de sus 76 años.
James Naismith inventó el básquetbol y con el tiempo nació el mini básquetbol para que a través del juego los chicos se fundamentarán y formarán. Una actividad propicia para llevar a cabo en todas las escuelas, sin embargo pasaron los años y aunque hubo intentos de hacerlo obligatorio, nunca se logró. Solamente fueron buenas intenciones de algún profesor por enseñarlo. 
Cuántas cosas podrían cambiarse en el país, con el mismo presupuesto, si tuviéramos la osadía de aceptar los cambios dejando lo individual por lo colectivo, modificando estructuras caducas por el paso de los años. Las instituciones que hacen deporte con verdadero sentido social deben ser apoyadas por el estado, porque son ellas las que pueden contener a una sociedad abrumada de esta época.
Pese a todo ello, debemos ser optimistas, este 76º aniversario, que será recordado por todos aquellos que estuvieron y están involucrados con el deporte de los cestos, puede ser el punto de partida para los logros más ambiciosos, es decir: se debe ayudarlo con herramientas modernas y ajustadas a la realidad del siglo. ¡Que el básquetbol siempre crezca en esta ciudad!

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario