La Biblioteca Juan Bautista Alberdi festejó cien años, en el barrio de la Estación

Con amenaza de lluvia, ayer se realizó el acto por el centenario de la Biblioteca Popular “Juan Bautista Alberdi”, frente a la sede de avenida Colón 1341. La institución, fundada el 16 de mayo de 1916, nació y transitó sus primeros cien años de historia en el barrio de la Estación de Trenes.

El encuentro comenzó minutos después de las 16, con el repertorio de la Banda de la Primera Brigada Blindada que dio la bienvenida a integrantes de la Asociación de Bibliotecas Populares, familiares de los fundadores, ex bibliotecarios, miembros de la comisión directiva y vecinos de la zona.

Frente a la fachada de la institución, la presidenta de la comisión directiva Elsa Sucurado, acompañada por el intendente Miguel Angel Lunghi y el vocal de la Asociación de Bibliotecas Populares Tandilia, Nacho Lacavora, encabezaron el encuentro que comenzó con las estrofas del Himno Nacional Argentino, que interpretó la Banda de la Primera Brigada Blindada.

Luego, Elsa Sucurado contó que pasó 43 de sus 86 años en la biblioteca Alberdi, “la mitad de mi vida”. La presidenta de la institución aseguró que salvo los domingos y algún feriado, la visita todos los días.

Además, confió que sintió “mucho gusto y entusiasmo” al ser testigo de que “se ampliaba la cultura en la ciudad” y destacó que hoy en la institución se dictan talleres de capacitación para responder a nuevas demandas de la comunidad.

Tras agradecer a las personas que la acompañaron en el acto, expresó que “no puedo imaginar mi vida sin la biblioteca Alberdi” y recibió el cálido aplauso del público que la escuchaba desde el adoquinado de Colón.

 

Apoyo

comunal

 

Por su parte, el Intendente agradeció la invitación a la celebración de la segunda biblioteca más antigua de la ciudad, después de la Bernardino Rivadavia que tuvo origen en 1908. Destacó la ayuda, el trabajo y el esfuerzo de los vecinos que concretaron y mantuvieron este proyecto.

Además, el jefe comunal resaltó la figura de Juan Nigro, “un gran político”, quien con 17 años formó parte del grupo de jóvenes que emprendieron la creación de la biblioteca popular que ayer llegó al centenario.

Por otro lado, expresó que “como gobierno hemos apoyado y apoyamos a las bibliotecas populares” y mencionó la ordenanza que establece los subsidios municipales -que también beneficia a los clubes- y la instalación de servicio de Internet.

En otro párrafo, Lunghi hizo mención a la situación económica que sufre el país. “Estamos con problemas y hay gente que no la está pasando bien”, dijo. Si embargo, confió en que en uno o dos años “vamos a salir” y lamentó que recuperar la cultura y la educación “lleva más tiempo” que el bienestar económico.

En el final, citó al escritor mexicano, a quien le preguntaron cómo se logra el desarrollo y habló de tres pilares: cultura y educación, cultura y educación, y cultura y educación. Por otro lado, parafraseó el título del libro célebre de Gabriel García Márquez y dijo que en la biblioteca Alberdi se dieron “cien años de lectura”.

 

La historia

 

Luego de las palabras del jefe comunal, el acto se trasladó al interior del edificio mientras comenzaba a caer una fría llovizna. Allí, el escritor Juan Mogni, primo de la presidenta de la comisión directiva, donó su último libro a la entidad.

La recopilación histórica quedó en manos de Hugo Mengascini, quien explicó que comparte con Hugo Nario que la refundación de Tandil fue el 19 de agosto de 1883, a partir de la llegada del tren y “su impacto socioeconómico”. Citó que en el 1900, el intendente Eduardo Fidanza decía que “el barrio de la Estación ha crecido de súbito. Las canteras de piedra hierven de actividad y adoquinan las calles de Buenos Aires y de La Plata”.

El historiador subrayó que “el Ferrocarril también trajo ideas, trajo a los trabajadores de las canteras, a los trabajadores de la agricultura”, porque antes del tren era una actividad para el mercado interno.

En su repaso, señaló que “no es casual que surgiera el 26 de mayo de 1916 esta biblioteca porque había una demanda creciente social y cultural, impresionante en este barrio”. Reseñó que en 1902 se abrió el Centro Recreativo Musical Juventud Unida, que fue el primer espacio social de Tandil que permitió reuniones fuera del centro y más populares.

Y agregó que en 1915 algunos ferroviarios anarquistas iniciaron una biblioteca en Roca al 1400, pero no estaba abierta al público ya que tenía libros técnicos y de filosofía.

Por eso, la primera biblioteca fue la Alberdi, que llegó para atender la demanda de la Escuela 11, que tenía entonces 240 inscriptos, y de la Escuela Nacional 80, que contaba con 135 alumnos. Esos requerimientos llevaron a que un grupo de jóvenes, que se reunió en un salón prestado, decidiera fundar la institución. Mencionó que entre ellos estaba el impulsor de la Usina, Juan Nigro, que tenía solo 17 años, y otros dirigentes ferroviarios.

La biblioteca funcionó en Arana 1225, en Colón 1536, en Arana al 1100 (sobre las dos veredas), en Arana y Paz, y desde 1993 se encuentra en la actual sede de Colón 1341. Para terminar, Mengascini resaltó el nombre de Juan Bautista Alberdi “el principal intelectual del siglo XIX, creador de la Constitución Nacional”.

En el último tramo del acto, Elsa Sucurado y la presidenta de la Asociación de Bibliotecas Populares Cielito Vignale descubrieron una placa por los cien años e invitaron a los presentes a firmar el pergamino donde quedará constancia de los vecinos que acompañaron el acontecimiento.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario