La carrera de auxiliar de enfermería de la Cruz Roja corre riesgo de cerrar sus puertas

El director de la Escuela de Enfermería de la Cruz Roja filial Tandil, Iván Britos, explicó que “funcionó durante todo este tiempo en forma ininterrumpida. Casi todos los enfermeros que hay en Tandil se han formado aquí. Tenemos gente de toda la provincia que viene a estudiar acá. La experiencia de la escuela, el material didáctico, la capacitación de los docentes es de excelencia para que podamos poner en la calle un enfermero de mucha calidad y formado con los valores que inculca la institución en sí”.

La escuela funciona como centro de formación profesional y dicta una carrera que tiene una duración de un año. Los egresados se reciben con el título de auxiliares de enfermería, que es el primer eslabón de lo que sería la carrera de enfermería, que dura tres años.

Britos expuso que para tener la carrera de enfermería profesional y otras afines a salud como instrumentista, ayudante de anestesia o guardavidas, deben pasar a ser instituto de nivel superior.

 

Las trabas de la burocracia

Para lograrlo, es preciso “un trámite administrativo para cerrar el centro de formación profesional y abrir un instituto de formación superior. Nosotros tenemos una subvención de la provincia de Buenos Aires para el pago de sueldos de docentes y para poder traer la carrera de enfermería y otras tenemos que dar de baja a la subvención que tenemos del Estado y generar el alta de una nueva”.

El inconveniente se suscita porque “como todos sabemos la Provincia no está pasando por un buen momento económico y por lo tanto, no da nuevas altas. Esto implica que si nosotros damos de baja a la subvención que tenemos, no tenemos forma por el momento de abrir una nueva. Entonces, los docentes se quedarían sin la posibilidad de cobrar su sueldo”.

A su vez, recordó que al tratarse de una institución humanitaria, sin fines de lucro, cobra un arancel mínimo para gastos de mantenimiento y sería “totalmente imposible sostener los sueldos”.

 

Un impacto social

Britos sostuvo que tienen tiempo hasta octubre para definir si abren la carrera profesional. “Necesitamos lograr imperiosamente contar con el pase de subvención de centro de formación profesional a instituto de formación superior y estaríamos en condiciones para abrir la inscripción de enfermería profesional en 2015 y otras carreras también. El lineamiento de Cruz Roja Argentina para todo el país es que todas las escuelas tengan enfermería profesional”, argumentó.

Y recalcó que “de no conseguir el pase de subvención para 2015 la escuela de enfermería puede llegar a cerrar”.

“Por supuesto que vamos a luchar hasta el último momento para que eso no ocurra porque creemos que no puede pasar en una sociedad que está reclamando enfermeros, cerrar esta carrera”, manifestó en diálogo con El Eco de Tandil.

Si la institución cerrara, nueve trabajadores se quedarían en la calle pero fundamentalmente “tendría un impacto social en el sentido de que se dejaría de generar la cantidad de enfermeros que se producen en un momento que son muy necesarios en la ciudad y en el país. Obviamente todo el personal está en blanco, lo que implicaría llegar a la posibilidad de tener que pagar indemnizaciones”. 

“Esto pone en riesgo la filial, que no cuenta con ningún recursos financiero para poder sostener en el tiempo, por lo cual existiría la posibilidad real de cerrar la escuela de enfermería y corre riesgo la filial también”, aseguró.

 

Una decisión política

El referente de la institución remarcó que necesitan solamente “se formalice un trámite administrativo. Nosotros no necesitamos más plata para traer la carrera de enfermería profesional, el dinero es exactamente el mismo. Lo que necesitamos es que se dé de baja a un expediente y se dé de alta a otro, sería pasar el dinero de un lugar a otro, es algo meramente burocrático y simplemente tiene que ver con una decisión política”.

En ese sentido, informó que ya han elevado las notas e informes pertinentes pero “por el momento no hemos tenido ninguna respuesta satisfactoria”.

Pero subrayó que “en la filial tenemos todo preparado, tenemos el edificio y las aulas que son propias, el material didáctico, todo lo que tiene que ver con nuevas tecnologías, el cuerpo docente, simplemente nos faltaría para poder dar este paso una cuestión meramente administrativa que esperemos que las autoridades a nivel municipal y provincial nos puedan ayudar en este camino”.

“El hecho de ser profesional o licenciado brinda mayores posibilidades de avanzar en la profesión, de cubrir cargos, de ejercer la docencia, la investigación. Es importante destacar que más allá del impacto que tienen los enfermeros en la comunidad, porque obviamente nuestro trabajo es el arte de cuidar, también tenemos que pensar que instituciones como la Cruz Roja han formado muchísimas personas y han generado muchos puestos de trabajo”, recalcó. Y destacó que “muchos jóvenes que pasan por esta institución sin una posibilidad laboral, cuando terminan el secundario estudian y no alcanzan a egresar que ya están trabajando”. Por último, lamentó que “para nosotros siempre fue más difícil conseguir cuestiones de decisión política porque es una institución completamente neutral, que no participa en política, por lo tanto nuestro camino es más largo”. 
 

Una carrera con gran demanda

Britos indicó que la mayor parte de los enfermeros que hoy por hoy se desempeñan en el ámbito público o privado son en realidad auxiliares de enfermería porque “la demanda es tan grande que hoy por hoy el Hospital y las demás instituciones toman a nuestros auxiliares recién recibidos porque los necesitan. Con la carrera completa de tres años podríamos formar a estas personas dos años más, obtendrían un título que se adapta a las necesidades de hoy en día y que los habilita para realizar un montón de tareas”.

Cada año de la escuela están egresando entre 15 y 20 auxiliares de enfermería pero “de acuerdo a la demanda todavía necesitamos generar más enfermeros. La verdad es que día a día suena el teléfono de la Cruz Roja solicitando personal y no hay qué ofrecer porque inclusive antes del egreso, el mercado laboral los absorbe inmediatamente. Es una carrera con una salida laboral muy grande, y no alcanza para cubrir todos los puestos de la ciudad”.

A su vez, recalcó que “en el sector hospitalario el sueldo del enfermero ingresante es bajo y eso hace que muchos cuando egresan optan por el sector privado porque hay una diferencia económica importante. Esto también tiene un impacto en las personas que trabajan en el mismo hospital, ya que al contar con menor personal, los enfermeros tienen que cubrir mayor cantidad de horas, se sobrecargan de trabajo y esto a la larga genera estrés, enfermedades laborales”.

Y consideró “vital” generar una “mayor cantidad de enfermeros, que se profesionalice la carrera y que se puedan cubrir todas las vacantes en la ciudad”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario