La Comisión de Seguimiento de la Ley del Turf le puso los puntos al Hipódromo y prometió controles

Ante las reiteradas denuncias por presuntas irregularidades, el ente de contralor decidió la suspensión del pago del subsidio por unos veinte días hasta que se aclararon los términos del destino del dinero conforme a las necesidades de la industria del turf.

En diálogo con El Eco de Tandil, Eduardo Ferro, presidente desde agosto del organismo creado por la Ley 13.253, dio detalles de las disposiciones y garantizó que se respetará el fin del subsidio que el Gobierno provincial extiende mensualmente al circo hípico local, que asciende a 475 mil pesos.

“Sé que de la situación del Hipódromo de Tandil, que hay algunos conflictos con gente que trabaja en el Hipódromo, de eso estoy al tanto”, confirmó y mencionó las denuncias del criador Jorge Cuenca.

En cuanto al rol de contralor en relación a los subsidios, el presidente manifestó que “las rendiciones no estaban hechas como correspondían en la formalidad. Es decir, no permitían, de la manera que ellos trabajaban, que la Comisión de Seguimiento pudiera fiscalizar como corresponde los recursos que recibían”.

Como ejemplo, mencionó que Vistas Serranas SA no incluía el monto de los premios que pagaba en los programas de las carreras que enviaban al Instituto Provincial de Loterías y Casinos, que es una herramienta para controlar “la forma exacta de poder fiscalizar esos recursos”, precisó.

Con respecto a las denuncias por incumplimientos en la concesión que investiga la Justicia local, Eduardo Ferro sostuvo que “en la rendición que vimos de 2012, el cumplimiento del 60 por ciento a premios en los números estaba, pero no estaba respaldado con los programas oficiales, como tenía que estar. Entonces para que esto sea totalmente transparente, les exigimos los programas oficiales con los premios en cada carrera”.

En tanto, el 40 por ciento restante del total de la contribución provincial deberá destinarse a infraestructura, tecnología y desarrollo comercial “del cual tendrán que mandar las facturas que corresponden y serán auditadas por Loterías y después pasan a la Comisión de Seguimiento”.

El presidente reiteró que “las rendiciones no estaban formalmente bien presentadas” y advirtió que “a partir de ahora va a haber un seguimiento muy minucioso de esto porque sabemos que hubo reclamos y no queremos que sea perjudicada, sobre todo, la gente que trabaja. El propietario que invierte, el cuidador, el jockey, que se lleven la plata que les corresponde, ya que la Ley del Turf se creó para mantener los puestos de trabajo”.

 

Más veedores

 

Por otra parte, Eduardo Ferro anunció que a partir de la vigencia del documento firmado por el concesionario Daniel Blanco, “la Dirección de Hipódromos, aparte de mandar una persona para el control del doping y del stud book (la identificación de los caballos), va a mandar a una persona para que fiscalice todos los compromisos firmados en el acta y, específicamente, el pago de los premios de acuerdo a lo que dice el programa oficial”.

Además, transmitió a la gente del turf de Tandil que “a partir del 1 de enero van a recibir lo que les corresponde; van a tener como mínimo seis carreras, cuatro no computables y dos oficiales, y si necesitan hacer alguna reunión más, el Hipódromo de San Isidro les puede hacer carreras en simulcasting para el de Tandil porque también forma parte de la provincia de Buenos Aires y recibe los beneficios de ley. Eso también está en el acta”.

El secretario general de la Asociación Gremial de Profesionales del Turf aclaró que “lo que no pueden dejar de hacer a partir del 1 de enero es de cumplir estrictamente con todas las resoluciones que se firmaron en el acta. En caso de que no se cumplan, entonces se va a suspender el subsidio. La comisión va a estar controlando que esto sea así”.

 

 

Los detalles

 

El documento, que fue redactado el 4 de noviembre pasado, lleva las rúbricas del presidente del Hipódromo local Daniel Blanco, de su par de Azul Juan José Martínez, del director de provincial de Hipódromos y Casinos Luis Alberto Capellini, del presidente de la Comisión de Seguimiento Eduardo Ferro y de su secretario Zenón Martínez Althabe.

A partir del 1 de enero, ambos circos de carrera “tienen que no dar menos del 60 por ciento de lo que reciben en subsidios, que es 475 mil pesos, es decir no menos de 285 mil pesos por mes, a premios, como lo fija una resolución de Loterías”, anunció Ferro.

En segundo lugar, explicó que los premios que se abonan con el dinero extendido por la Provincia deben ser funcionales al desarrollo de la industria del turf. Así, los hipódromos de Tandil y Azul deben complementarse con los de La Plata -que es el central- y el de San Isidro.

“Esos premios en las carreras oficiales tienen que ser para cinco años y más edad, porque hay muchos caballos que se anulan en las carreras en La Plata, por ejemplo, y no tienen la posibilidad de competir. Entonces, darle la oportunidad de que compitan ahí y van a tener un premio bastante razonable”, argumentó.

Además, precisó que las carreras no computables, que van a tener los mismos controles que las oficiales, “tienen que ser para caballos jóvenes para que se vayan formando y estén en condiciones de ir a competir a los hipódromos de primer nivel. Por lo tanto en el primer semestre van a ser carreras para 2 y 3 años y el segundo semestre de 3 y 4 años. Las carreras no pueden ser de menos de 800 metros”, puntualizó.

Eduardo Ferro aclaró que “para cualquier otra carrera que hagan no pueden utilizar la plata de la subvención para pagar el premio. Será problema de ellos si quieren hacer una carrera de 400 metros o una carrera oficial de 4 años, que no es la que se complementa para hacer lo que necesita la industria”.

En este sentido, manifestó que “si quieren correr las cuadreras que las corran, pero no pueden poner plata de la subvención para las cuadreras porque la Ley del Turf habla de promocionar las carreras de los sangre pura de carrera y no las cuadreras”. También explicó que “se pueden hacer los mismos días que las oficiales, pueden formar parte del programa”.

Por otro lado, deberán cumplir con un número mínimo de carreras, no deben ser menos de dos oficiales por reunión y cuatro no computables por reunión. Es decir que de las determinadas por el acta deben ser al menos seis por cita.

 

Premios

mínimos

 

También se establecieron premios mínimos: para las carreras oficiales no se podrá dar menos de 20 mil pesos al primero y el marcador rentado (del segundo al quinto) debe ser el 70 por ciento del primero. Es decir que la bolsa será de 34 mil pesos.

En tanto, en las no computables se extenderá 12 mil pesos al primero y el 70 por ciento de ese monto al marcador rentado.

“Si con esas carreras no llegan a los 285 mil pesos, tendrán que hacer más carreras o más de una reunión por mes, pero tienen que llegar a esa cantidad de carreras”, agregó.

El espíritu del acta es que “los hipódromos cumplan con la función que deben cumplir y que la gente que trabaja en los hipódromos tengan la recompensa que tiene que tener y reciba la plata que le tienen que pagar”.

Por otro lado, remarcó que dentro de los 285 mil pesos que se deben utilizar para premios “puede estar la monta perdida del jockey, la monta perdida del cuidador y el premio estímulo del propietario. Hay una resolución de Loterías que lo permite, pero nunca pueden pasarse del 20 por ciento de lo que es la bolsa de premios. O sea que nunca pueden ser más de 50 mil pesos todos esos gastos, porque si no se distorsionan con respecto a los premios”. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario