La construcción en Tandil, en caída libre

Con el retorno del Indec se conoció en Capital Federal el primer número referido a la construcción el cual es recesivo en un 24,1 por ciento, tratándose de la peor caída desde agosto del año 2002.

En Tandil el panorama es similar, si bien no hay números concretos se puede palpar en la cantidad de operarios que han dejado de trabajar en las empresas que están abocadas al desarrollo urbanístico Procrear, y también en aquellos trabajadores que buscan emplearse, con escasa suerte, en nuevas obras.

Daniel Sagrera, secretario general de la Uocra en la ciudad, habló con El Eco de Tandil sobre cómo es el panorama local. Señaló que “está todo muy parado, en el desarrollo urbanístico del Procrear, las empresas están con menos personal. Eleprint sacó a seis personas, Coarco está dando vacaciones y no saben si van a volver a trabajar porque no le están pagando y Riva también está sacando gente. Realmente está muy complicado el panorama”.

Continuó narrando que “podrán decir cualquier cosa, pero nosotros vemos que están con menos personal en lo que es la obra más grande que existe en la actualidad en Tandil. Por ejemplo Eleprint, que la vez pasada había sacado gente y que nosotros hicimos reincorporar, ahora no da para más. Tienen que renegociar el Banco Hipotecario con la empresa por las casas que quedan, y aún no se han sentado, por lo que no pueden seguir pagando sueldos si no están trabajando. Lamentablemente esto se va complicando cada vez más”.

Sobre si la Uocra Tandil mantendrá alguna reunión con los referentes de Anses en la ciudad, expresó que “nos vamos a acercar para hablar porque hoy es preocupante todo. La tabla salarial subió muy poco y la inflación se fue por las nubes”.

 

Tiempos

 

El enorme barrio que se está construyendo en Pujol y Quintana y que ya tiene a varias familias habitándolo, aún no está terminado. Sagrera, sobre el tiempo que falta para finalizar la gran obra indicó que “realmente falta un montón, la empresa Riva debe tener como para un año, Eleprint también y a Coarco le falta mucho. Pero si van a trabajar cada vez con menos personal y expresan que la obra no se va a parar, nosotros esa situación nos genera dudas”.

Agregó que “si el Estado nacional, el banco o quien sea no pagan los certificados, las empresas están en la lona. Ante esta situación Eleprint quedó con seis personas trabajando y con esa cantidad no se pueden terminar más de 50 viviendas o el 60 por ciento del barrio que falta. Si esta empresa llega a normalizar el acuerdo con el Banco Hipotecario, deberá incorporar 130 trabajadores para poder finalizar”.

Añadió que “Coarco dio vacaciones, sacó gente y quedó un grupo que serán diez trabajadores. En semejante proyecto tendrían que estar trabajando cien operarios, no diez”.

 

Uocra

 

Ante esta situación de crisis y de empresas con mucho menos trabajadores, se lo consultó al secretario general que era lo que podía hacer el gremio. Dijo que “realmente poco, porque esto lo tiene que negociar el Hipotecario con Eleprint y además pagarle lo que se le adeuda a las empresas. Sino pasa siempre lo mismo y los trabajadores quedan en la calle”.

También habló de cómo se encuentra la construcción fuera de lo que es Procrear, señalando que “Tandil es muy atípico a otras ciudades, pero faltaba mano de obra y eso lo notamos con la cantidad de gente que se va a anotar porque se han quedado sin trabajo y no consiguen. El año pasado o más atrás en el tiempo había recambio en las obras, conseguías trabajo enseguida. En la actualidad es totalmente distinto y por más que busquemos no tenemos la solución que la gente se pueda incorporar rápidamente a otro empleo”.

 

Polivalente

 

Otras de las obras de mucha importancia para la ciudad es la construcción de la nueva escuela Polivalente, donde Sagrera alertó que “va marchando pero a la empresa le están debiendo certificados, aunque sigue trabajando. Hay que remarcar que la empresa cumple con muy buena voluntad tanto con los operarios como con el trabajo. Han terminado prácticamente el Salón de Usos Múltiples y vienen bien. Pero ya nos advirtieron que si no le pagan los certificados hay riesgo de reducir el personal”.

Por último manifestó que “el panorama es muy complicado, a lo que se le agrega lo que aumentaron los servicios. A un trabajador que está en Polivalente le vino 1700 pesos de gas, con un sueldo de 4 mil pesos por quincena. No es la boleta más grande, es decir que pagará como 4 mil pesos de gas en pleno invierno, me pregunto cómo hace ese trabajador para vivir”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario