La defensa del abogado González Guerra planteó objeciones a la sentencia y adelantó que apelará

Durante una entrevista realizada ayer en el magazine televisivo ?La Ciudad? (Eco TV Canal 2), el abogado penalista Claudio Castaño volvió a señalar su desacuerdo con la instrucción de la causa y con la posterior sentencia, confirmando que la semana próxima estaría presentando la apelación.
Explicó que el delito por el que fue condenado Juan Manuel González Guerra ?técnicamente sería intentar torcer la voluntad de un juez para que actúe de tal o cual manera? y acotó ?no tener noticias? de un juicio similar ?al menos en el departamento judicial de Azul, lo que no significa que no haya pasado nunca?.
Posteriormente arremetió al marcar que ?fue la primera vez en mi carrera que me toca defender a  mi colega y a mi codefensor. Tuve la carga de dos defensas en una?.
Cuando, siguiendo su teoría, se le preguntó por qué cree que le tocó a González Guerra, Castaño dijo que ?nunca lo vamos a saber porque nunca vamos a saber qué pasó en esos tres o cuatro minutos entre González Guerra y el juez. Lo que sí tengo claro que 25 años de trayectoria contra un año del colega recién recibido no dan chapa para nada. Pueden ser 29 años mal llevados como profesional contra uno bien llevado. Solamente Dios y ellos saben lo que pasó ese día?.
El profesional sostuvo que ?no hay absolutamente ningún medio de prueba que corrobore lo que dice el doctor Galli?, magistrado que denunció el caso.

Involucrados
sin necesidad

?El fiscal sostuvo que González Guerra hizo lo que dicen que hizo, pero involucró a la pasada a mi codefensor, a otro colega como testigo y trató de involucrar a personal de la fiscalía como testigo?, dijo sobre lo ocurrido a lo largo de la instrucción.
Acotó que ?cuando llegamos a Azul, el juez Torrens descartó de plano involucrar gente que no tuviera nada que ver ni con el acusado ni con el juez, pero ayer en la sentencia no nos dice nada de la actuación del fiscal. Si nada se dice del colega que es testigo, ni del instructor sumariante ni del defensor es porque no hacía falta involucrar gente ajena al proceso?.
Al confirmar que apelará, Castaño se esperanzó en ?que los estadios superiores nos digan que tendrían que haber profundizado la investigación o que el codefensor no tenía nada que ver y que fue un ardid temeroso y falaz para embarrar la cancha por parte de la fiscalía?.
-¿Usted calificó al proceso como vergonzoso?
-En el sentido de que a mí como defensor ?y se lo dije al juez Galli al momento de interrogarlo- no me causaba ninguna simpatía. Me era violento e incómodo, desagradable interrogarlo de la manera que tuve que hacerlo.
Tenía que hacerlo porque estaba defendiendo a mi colega y no encontraba elementos para haber llegado a esa etapa del juicio.
Tampoco hubo ningún elemento nuevo para acreditar lo que él (Galli) dice.
-¿Cree que esto es un escándalo a nivel judicial?
-Para mí, sí. Y lo más grave es que si no seguimos apelando y vemos de revertir la situación, puede sentar un precedente de gravedad institucional.
-¿Por qué antes no se denunciaban casos similares, si existían?
-Porque no hay prueba. Cuando uno no tiene pruebas no puede aventurarse a hacer una denuncia que luego no se puede sostener en el tiempo.
No estamos hablando de un delito de índole sexual donde ahí sí puedo estar de acuerdo con que el único medio de prueba pueda ser la víctima. Este era un delito absolutamente comprobable.
Sigo sosteniendo que el juez Galli no estuvo a la altura de las circunstancias si ése fue el ofrecimiento, ya que automáticamente tendría que -al menos- aprehenderlo y hacerle una requisa urgente para ver si contaba con ese dinero en sus pertenencias. Podría haber hecho lo que se llama un delito experimental y dar aviso al fiscal para comprobar el delito de una manera contundente.
-¿Van a apelar?
-Vamos a apelar los distintos aspectos. Me llama la atención que el juez no haya dicho nada de mi codefensor, que cumplió 30 años de ejercicio de la matrícula y es uno de los más renombrados.
Esto al doctor Argeri le ha traído más sinsabores que alegrías. Se le ha producido un daño que es irreparable para querer demostrar que un colega recién recibido obró de tal o cual manera.
-¿Qué pasará con Juan Manuel González Guerra?
-Mientras no quede firme la sentencia va a seguir ejerciendo la profesión. Es más, generaron el efecto contrario si lo que buscaban era aplacarlo, ya que está trabajando más ahora.
Estamos convencidos que la accesoria ?la inhabilitación- no cabía porque sería una doble condena.
Si le damos una prisión en suspenso, ¿para qué lo vamos a inhabilitar?, ya que le estaríamos sacando su medio de subsistencia.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario