La docente Dora Cerón sigue cobrando cien pesos mensuales

Sin embargo, mientras la profesora de lengua y literatura, con más de 18 años de antigüedad quedó fuera del sistema por padecer de miastenia gravis -enfermedad que se sumó a una cuadriparesia y un tumor que en 2005 había logrado superar-, hoy cobra cien pesos por mes.
En aquel entonces, Dora estaba postrada en una silla de ruedas y fue el cariño de sus alumnos y la solidaridad y apoyo de toda una ciudad y algunas instituciones, lo que la llevó a viajar a Cuba, a realizar un tratamiento intensivo que la ayudó a recuperar sus fuerzas en las piernas, por lo que tiempo después, regresó de la isla cubana caminando con la ayuda de bastones.

Destino ensañado

Hoy, la docente sigue su trámite por internet y es allí donde puede ver y sufrir en carne propia las consecuencias de un sistema deficiente y poco comprometido con las personas, que en esas oficinas dejan de ser humanos con historias de vida, padecimientos y dolores, para transformarse en números de expedientes, en este caso el  número: 5826 ? 2496419/07, que hoy se encuentra en el Instituto de Previsión Social estancado, como todos los trámites anteriores.
Pero la docente, que sólo es un caso testigo de lo que sucede dentro de las cuatro paredes de Reconocimientos Médicos, de la ciudad de La Plata, ya fue advertida. ?Bueno, está claro que esto no es un resfrío, no entiendo cómo hace más de un año que no espera, la miastenia es cosa seria, pero ya le voy avisando: lo más probable es que cuando llegue al IPS, le pidan otra junta médica y eso, vaya uno a saber lo que puede tardar…?.
Así, Dora Cerón sigue como espectadora de su propio destino, a la espera de que alguna vez ese expediente caiga en manos comprometidas con las personas o, simplemente, cumpla con su trabajo y dé curso a las cientos de carpetas que giran sin destino dentro de los claustros tomados por la burocracia interminable.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario