La dos CTA marcharon contra el Gobierno

La CTA de los Trabajadores de Hugo Yasky y la CTA Autónoma de Pablo Micheli marcharon ayer a la Plaza de Mayo en rechazo a las políticas del Gobierno y reclamaron a la CGT que propicie “la unidad” para “enfrentar al neoliberalismo”.

Micheli, quien abrió el acto en la plaza porteña, cargó contra el acuerdo por los bonos de fin de año sellado entre el Gobierno y la CGT y advirtió que “el paro esta vivo”.

Por su parte, Yasky, encargado del cierre, aludió a sus colegas de la CGT al señalar que desea que haya “una próxima Marcha Federal”, como la que realizaron ambas CTA en septiembre pasado, “pero que sea con todas las centrales sindicales”.

Al respecto, el docente agregó: “Hay dirigentes de la CGT que tienen una vida de coherencia y otros que se bajan los pantalones a gusto”.

De esta forma, ambos dirigentes manifestaron su desacuerdo con la postura de la CGT de privilegiar una negociación con el Gobierno por el bono de fin de año y evitar convocar a una huelga general.

Al respecto, Yasky dijo que en el dialogo social que el Gobierno abrió con empresarios y la CGT “es una puesta en escena que dejó a fuera a los dos CTA”.

“Decidieron darse la política del divide y reinarás. Por eso hay que defender la unidad del campo popular”, reclamo el dirigente.

Previamente, Micheli planteó: “El Gobierno profundiza el ajuste a favor de los grandes grupos económicos. Acá no se cerró ningún conflicto, acá no hay acta ni acuerdo: el paro esta vivo y vamos a seguir construyéndolo”.

“Vuelven a insistir con viejas recetas pero debemos pararlo a tiempo: no puede haber un pueblo feliz con salarios de hambre y si seguimos pidiendo plata prestada para la fiesta de los ricos”, agregó.

Sobre el escenario estuvieron también otros dirigentes de ambas CTA, como Pedro Wasiejko, Roberto Baradel, Daniel Catalano, y dirigentes de partidos alineados con el kirchnerismo, como Amado Boudou, Martín Sabatella, Luis D Elía y Fernando Esteche.

 

Echados del acto

Los dirigentes Amado Boudou, Luis D Elía, Gabriel Mariotto y Fernando Esteche mojaron ayer las “patas” en la fuente de la Plaza de Mayo durante la marcha de las dos CTA, buscando reproducir la histórica postal del 17 de octubre de 1945, pero luego fueron echados del escenario por los sectores no kirchneristas de la central sindical.

En una jornada en la que la temperatura trepó hasta los 28 grados, los cuatro dirigentes del partido kirchnerista Miles posaron sonrientes para las fotos con sus pantalones arremangados y los pies dentro de una fuente de la plaza, imitando la icónica imagen de los trabajadores que se movilizaron por la liberación de Juan Perón.

“Ahora en Plaza de Mayo: Gabriel Mariotto, Luis D Elía, Amado Boudou, Fernando Esteche y compañeros para recuperar la dignidad de los trabajadores”, celebró el partido que fundó D Elía mediante un comunicado emitido en plana movilización.

Los cuatro dirigentes también estuvieron sobre el escenario al inicio el acto en el que Pablo Micheli y Hugo Yasky fueron los principales oradores: cuando Micheli, quien a diferencia de Yasky nunca estuvo alineado al kirchnerismo, notó la presencia del doblemente procesado exministro de Economía reclamó que se bajara del escenario.

“¡Tendría que quedarse en su casa y no venir acá a generar problemas! Yo no participo en actos donde estén funcionarios del Gobierno anterior y, en particular, el exvicepresidente”, afirmó Micheli a los periodistas.

Yasky y el líder de Nuevo Encuentro, Martín Sabbatella, ambos referenciados en el kirchnerismo, buscaron que Boudou se quedara sobre el escenario, pero finalmente el exjefe de la Anses decidió bajarse, al igual que D Elía, Mariotto y Esteche.

Boudou, quien está doblemente procesado por la causa Ciccone y por la compra de autos para el Ministerio de Economía, ya había participado del acto de la Marcha Federal de las dos CTA en septiembre pasado, y tras aquella movilización Micheli también había reclamado que el exministro “se quede en su casa”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario