La EPB 22 y la ESB 15 retoman la actividad con jornada reducida y sin agua corriente

La EPB 22 y la ESB 15 retomarán hoy la actividad escolar con jornada reducida y sin agua corriente, tras la suspensión de clases que ocasionara el presunto envenenamiento de uno de los tanques del edificio en donde también funcionan el Jardín 912 y el SENS 401.
El hecho habría ocurrido el feriado del 9 de julio, cuando tres alumnos habrían vertido veneno para hormigas dentro de una de las reservas de agua.
Las directoras de ambos establecimientos, Norma López y María Lucía Godoy, se mostraron ?contentas? por el reinicio de las clases, pero a su vez manifestaron ?una alta preocupación porque el grueso del alumnado vuelva? a cada una de las instituciones.
Tras un parate de cuatro días, las docentes organizaron ?una alternativa que pueda dar una respuesta, con una reducción horaria y sin la apertura del comedor para los chicos?, explicó Norma López.
?La EPB 22 es una escuela con jornada completa, de ocho horas. Nosotros no podemos garantizar otro tipo de solución. Por eso reducimos la carga horaria con el propósito de no interrumpir la educación de los niños?, argumentó.
Por tanto, la jornada lectiva de los alumnos, dentro de este plan de emergencia, se iniciará hoy a las 8 y finalizará a las 12.
Las docentes manifestaron, en diálogo con Multimedios El Eco, que ambas instituciones ofrecen como garantía el sellado de todas las canillas, un dispositivo que ya se ejecutó por pedido de la fiscalía interviniente y para el que contaron con el asesoramiento de los bomberos de esta ciudad.
?El Consejo Escolar nos da la provisión necesaria de agua potable para el consumo de los niños. Teníamos la esperanza de que el estudio de Bromatología nos ahuyentara de la mente la posibilidad de que el agua esté envenenada, pero aún no están los resultados?, señaló López.

A la espera de
la investigación

La directora de la ESB 15, María Lucía Godoy, informó a la comunidad educativa del establecimiento que las clases se dictarán de 7.30 a 12, evitando de esta manera la apertura del comedor.
La docente recordó que el pasado jueves llegó a la escuela a las 7 y recibió la noticia de la denuncia que hizo el padre de uno de los alumnos autores del hecho.
?El Consejo Escolar atendió el mismo llamado. Ahí se tomaron las medidas pertinentes, en conjunto con Inspección y Bromatología?, comentó.
Por estas horas, las autoridades educativas aguardan el avance de la investigación en sus diferentes caminos y no descartan que la denuncia finalmente pueda ser falaz.
?Es una duda, una incertidumbre, pero tenemos que seguir con nuestra vocación. Hay que seguir educando, con valores, porque si es mentira, hay que ver por qué se hizo; y si es verdad, hay que valorar la honradez de este papá por contar lo ocurrido?, reflexionó Godoy.
En el final, las directoras pidieron ayuda a los padres de los alumnos para ?que les digan a sus hijos que se lleven sus jarritos con agua, que en la escuela no se pueden ni lavar las manos y que no va a haber comedor ni desayuno?, concluyeron.*  

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario