La Escuela Técnica 2 celebró sus 70 años de vida orgullosa del compromiso social de sus alumnos

La comunidad educativa de la Escuela Técnica 2 “Ingeniero Felipe Senillosa” vivió en la mañana de ayer una jornada de celebración en el marco de su 70mo. aniversario. De 9 a 11 los alumnos del tercer año del ciclo básico expusieron en la evaluación de saberes los proyectos realizados junto a sus profesores.

Además, durante la jornada se descubrió una placa alusiva y se proyectó el archivo histórico digitalizado confeccionado por el Instituto de Estudios Históricos Sociales de la Unicén conjuntamente con alumnos del séptimo año de informática.

La jornada estuvo encabezada por la directora de la institución Verónica Grazziani, junto a demás autoridades. También participó el presidente del Consejo Escolar de Tandil, Cristian Cisneros; exdocentes y exdirectivos, y personal de la cooperadora.

En el marco de la actividad, la directora Grazziani y el jefe de taller, Juan Procopio, dialogaron con El Eco de Tandil y resaltaron el enorme compromiso del alumnado y su interés en seguir aprendiendo y formándose.
En principio, Grazziani manifestó que fue una jornada muy emotiva, en la que uno de los primeros alumnos de la escuela descubrió la placa conmemorativa.

Por su parte, Procopio detalló que, en la evaluación de saberes, los alumnos -como todos los años- presentaron sus proyectos. Indicó que este año optaron por realizar todas propuestas solidarias, específicamente con el Hogar de Ancianos San José, de la avenida Estrada 50; y con el Jardín Maternal y de Infantes Arlequín para ayudar al Jardín Maternal Cocomiel, del barrio Las Tunitas.

Precisó que “se presentaron veinte proyectos para el Hogar San José y otros veinte para la escuela, que se trabajaron en la escuela. Desde refacciones hasta la pintura y mano de obra. Específicamente, en el hogar, se realizaron trabajos de electricidad y se hicieron diferentes elementos para facilitarle la vida a los ancianos”.
Resaltó que fueron alrededor de cincuenta proyectos mediante los cuales los chicos del tercer año del ciclo básico realizaron distintas actividades formativas.

“Nuestro fin es lograr que ellos se formen como personas y vean que pueden hacer un mundo mejor con cada una de sus acciones”, manifestó.

El compromiso
de los alumnos

Seguidamente la directora de la institución valoró el gran compromiso de todos los alumnos y destacó que las escuelas técnicas, de alguna manera, surgieron con el fin de ayudar a la comunidad en distintos aspectos.

“Desde el origen, siempre se ha trabajado con articulación con escuelas especiales y lo interesante es que siempre que hay un proyecto los chicos participan. Realmente la movilización que genera todo esto es importantísima”, aseguró.

Detalló que “ellos están trabajando, vienen un rato antes para ver si algún profesor los puede autorizar a entrar al taller y trabajar, se quedan un rato después, es decir, están muy comprometidos con el proyecto”.

En ese sentido, Procopio sostuvo que “hoy en día con el tema de las adicciones, del abandono y de todas las situaciones juveniles que tenemos, nosotros sinceramente nos sentimos orgullosos de que todos nuestros chicos están trabajando. Son nueve terceros con un promedio de treinta chicos y todos hicieron proyectos y eso te deja una enseñanza”.

“Estamos
orgullosos”

Al respecto, Grazziani recalcó que “este año lo interesante fue que los alumnos que no eran de tercer año empezaron a presentar, desde sus materias, proyectos de este tipo. Por ejemplo realizaron un circuito eléctrico en lugar de estudiarlo de un libro, en la parte de energía de la materia de ciencias naturales; o hicieron una muestra, en la cual trabajaron el tema de género y también lo trabajaron de esta manera, así que estamos muy orgullosos en este sentido”.

Consideró así que “la modalidad de trabajo por proyecto es muy enriquecedora” y garantizó que seguirán apostando a ello.

El continuo
crecimiento

Por último, ambos resaltaron que la matrícula de la Escuela Técnica 2 aumenta año a año y algunos jóvenes se quedan afuera por una cuestión de espacio. “Hay cerca de 1700 chicos actualmente en la institución”, detalló Procopio.

Con miras entonces a seguir ofreciendo educación de calidad, la directora anticipó que está prevista la construcción de cuatro aulas, un SUM y un cuerpo arriba sobre el ala de calle Maipú, pero se encuentran a la espera de las novedades de la Unidad Ejecutora Provincial.

Un poco
de historia

Mediante una gacetilla, desde la institución educativa rememoraron los momentos más importantes a lo largo de sus 70 años de vida.

Remarcaron que los nuevos tiempos históricos fueron exigiendo cambios y nuevas ofertas que sirvieran a un país que requería de técnicos para fomentar su industria y sus oficios.

Así fue como, en la década del ’40, la política impulsada por el general Perón desde el gobierno promovió la creación de escuelas de oficios y de escuelas industriales.

Tandil no estuvo ajena a esa inquietud que respondía a una real necesidad y fue así que el 3 de mayo de 1946 fue creada la Escuela de Aprendizaje Industrial, después conocida como Escuela Fábrica, funcionando en el antiguo edificio que antes había desocupado la Escuela Normal, en la esquina de Alem y Maipú, con la dirección de Florindo Riato y, más tarde, el 16 de abril de 1948, la Escuela Técnica de Oficios, en un edificio de calle Las Heras y 9 de Julio, con la dirección de Carlos Garrido, que fue conocida como Escuela Industrial.

En 1963 el Consejo Nacional de Educación Técnica, el recordado Conet, resolvió la fusión de las dos escuelas, dando nacimiento desde entonces a la Escuela Nacional de Educación Técnica 1 “Ingeniero Felipe Senillosa”, actualmente Escuela Técnica 2, con la dirección del profesor Oscar B. García, detallaron.

Luego, la dirigieron los profesores Américo O. Marocchi y Hugo Omar Romero, y -desde 1991 hasta septiembre de 2015- el profesor Rubén Darío Butte.

Durante esa gestión la escuela fue provincializada y pasó a llamarse EEST 2. Hoy y desde el 1 de septiembre de 2015, la dirección está a cargo de Verónica Grazziani.

Por último, desde la institución remarcaron que “el nuevo edificio, inaugurado en 1977 -en el antiguo solar de Alem y Maipú- recorrió un camino de logros al brindar técnicos capacitados en diversas especialidades”.

Precisaron así que, desde hace muchos años, la escuela cuenta con “las carreras de Técnico Electromecánico; Maestro Mayor de Obras; Técnico Químico; Técnico en Informática Personal y Profesional, Técnico en Automotores; y dos anexos: uno de Formación Profesional, otro en Fulton a 40 kilómetros de Tandil con la carrera de Técnico en Alimentos, y la Extensión de San Antonio, a otros 40 kilómetros de la sede, con la Carrera Técnico en Informática”.
Hoy concurren más de 1700 estudiantes, divididos en tres turnos, en una superficie cubierta de casi 10 mil metros cuadrados, próxima a ampliarse, y alrededor de 800 docentes.

“La Escuela Técnica 2 ‘Ingeniero Felipe Senillosa’ es un orgullo de Tandil, la región y la provincia”, finalizaron, en el marco de su 70mo. aniversario.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario