La evolución de la especie

Un segmento inicial saludable ha desarrollado el TC del 40 en las cuatro primeras batallas del año.
Una temporada que muestra alternativas, calidad de autos, por presentación y performance, y marcado potencial de sus pilotos.
Con cuatro batallas concluídas, los soldados teceístas exhibieron un lucido cometido en el acto inaugural en Gonzales Chaves, Benito Juárez, en la serranía tandilense y en el Luis Miranda de Juan N. Fernández.
Mariano Romeo y el “Gato” Guarino han establecido algunas diferencias. El de Tandil va consolidando su camino, habitando la avanzada del campeonato con valiosos tributos, como el premio apertura, el triunfo celebrado en Tandil con Manuel Arias, o la tarea en J.N. Fernández; mientras que el pigüense es uno de los actores de nivel que presenta la especialidad, y referente para tener en cuenta.
Destacada intervención de Valentin Caresano, y del “Chipy” Usandizaga exhibiendo el serrano, oficio y experiencia. Ambos transitan cabeza a cabeza el certamen, una sola unidad separa a los dos gladiadores. Otro de los actores relevantes ha sido “Juani” Iribarne, destilando potencial y méritos, aunque los resultados no han estado de acuerdo a lo insinuado. Tandil fue una clara demostración del rendimiento de la legendaria Camila, en Chaves y Fernández mostró una alta prestación clasificatoria. El tandilense puede ser uno de los firmes postulantes para la segunda parte del año. G. Coldeira y Juan M. Baracco, están en el bolillero y tienen herramientas para seguir creciendo, al igual que el monarca 98 de Mar y Sierras, Martín Araquistain, que necesita encontrar el rumbo preciso. J. Escala, Andrés Gallego, G. Cigorraga, Ariel Waldbillig y Alexis Pogorzelsky tienen mucho por entregar.
El receso será benecioso para recuperar metales y energía, la continuidad tendrá punto de partida el 2 de agosto en el Segundo Taraborelli de Tres Arroyos, donde se sumarán más postulantes a la familia teceísta.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario