La familia materna del niño internado en terapia se defiende de las acusaciones

La familia Acuña especificó que decidieron redactar un comunicado debido a la situación de angustia y dolor que están viviendo y a pedido de los hermanos del menor.

El comunicado comienza con la explicación de que a causa de un accidente, la mamá del niño falleció en 2007 dejando a cuatro hijos sin ningún tutor a cargo. El mayor de ellos tenía 17 años mientras que el menor en cuestión, tenía 5; por lo que en dichas condiciones y a pedido de los chicos que querían seguir juntos, los abuelos maternos, con pocos recursos y sin titubear, se hicieron cargo junto a los cinco tíos del menor.

Sin embargo, la familia Acuña denuncia que no pasó mucho tiempo para que se diera a conocer el sufrimiento, maltrato y mala vida que pasó la madre del chico junto a sus hijos, siendo la última pareja que tuvo el padre del menor, Néstor Hugo Leone, por el cual se separó porque en estado de ebriedad quiso asesinarla y consta la denuncia correspondiente.

En el momento en que la familia materna se hace cargo de los chicos, se encuentran con que el niño tenía una malformación genital denominada hipospadia; motivo por el cual comienza con un tratamiento médico. Frente a esto, tanto el padre como la abuela paterna se negaban a que lo trataran, teniendo que intervenir la Justicia y de la cual la familia Acuña consta con la exposición. Sin embargo, denunciaron que luego de tres cirugías las cuales llevaron tres años, el nene quedó bien pero en ese lapso de tiempo ningún familiar paterno se acercó para saber cómo se encontraba.

 

Régimen de visitas

 

En julio de 2011 la familia Acuña recibió una denuncia por un régimen de visitas; sin embargo, ellos acreditaron que nunca se les negó el nene y que muchas veces fueron llamados para que no rompieran el vínculo padre abuela nieto.

En el comunicado, la familia materna denunció que en una de estas visitas, el nene les comenta que estuvo internado en la Clínica Chacabuco, situación que la abuela paterna jamás informó. Frente a esto y ante la preocupación, se acercaron hasta la Clínica para averiguar sobre lo sucedido y les informaron que el niño había asistido por una sobredosis de alprazolam.

Por intervención del Juzgado de Familia y en conocimiento de todo esto, comenzó un régimen de visita compartida en el cual el niño comenzó con berrinches, malos tratos hacia sus hermanos, falta de respeto hacia su abuelo, problemas en la escuela (siempre ocurría después de que regresaba de lo de su abuela); a tal punto que le robó plata a su abuelo y, sabiendo que le iban a aplicar una penitencian se escapó a casa de su abuela paterna.

La familia Acuña plasmó la idea de que, pasado un tiempo con su abuela y su padre, el nene tomaría conciencia del estilo de vida que llevan los mismos y con el tiempo volvería a querer estar otra vez con ellos. Pero lamentablemente “nos damos cuenta que han cometido un enorme y grave error; ya que podemos ver que jamás en esa casa se encontró el cariño de un padre y abuela viendo en las condiciones que se encuentra en este momento. Sabemos que dicho error no nos lo vamos a perdonar nunca”.

 

“Merecen la cárcel”

 

Los Acuña destacaron que no han dado ningún tipo de explicación hasta ahora ya que su prioridad es que el niño se encuentre mejor; así como también destacaron que no sienten la necesidad de defenderse por algo que no hicieron y prefieren ocupar su tiempo asistiendo todos los días, casi todos los familiares maternos, para enterarse de los reportes médicos.

Además resaltaron que una de las acusaciones que realizó su abuela paterna hacia ellos fue que el 11 de agosto el nene regresó a su casa golpeado; sin embargo, remataron preguntándose: ¿Qué fue lo que hizo dicha señora para que el nene hoy esté en estas condiciones?, ya que ingresó al nosocomio desnutrido, deshidratado, casi sin vida, y que gracias al esfuerzo de todos los médicos pudo ser revivido.

“Sentimos una gran impotencia al ver que estas personas descarguen sus problemas, ira o como lo quieran llamar sobre un niño que no pidió venir al mundo, lo trajeron sin su voluntad. Por eso, nuestro padre siempre nos inculcó la responsabilidad que debemos tener hacia nuestros hijos, ellos sólo piden amor y respeto por ser seres humanos”, resaltaron.

Por último, en el comunicado destacaron la necesidad de que la Justicia tome partes en el asunto para que estas cosas no vuelvan a suceder ya que “este tipo de personas solamente merecen la cárcel”. Además aprovecharon esta oportunidad para agradecer a toda la gente que directa e  indirectamente les dio mucha fuerza para que el niño se encuentre mejor. Y muy especialmente a todos los doctores que lo atienden y se esfuerzan para que su sobrino nieto vuelva a su hogar, donde pertenece. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario