La fundación Fonbec busca padrinos para pequeños de Tandil que necesitan ayuda para seguir estudiando

Gisela Urrutia explicó cómo funciona Fonbec.

El Eco

La carta de un alumno de una escuela secundaria de la ciudad a la fundación Fonbec (Fondo de Becas para Estudiantes) solicitando ayuda para poder continuar sus  estudios se viralizó a través de Facebook, por la relevancia de su pedido y las excelentes calificaciones que se ven en su boletín, que también fue publicado.

En realidad es tan solo una más de las múltiples cartas que escriben los chicos que ingresan a la lista de espera de Fonbec, donde aguardan hasta que se consigue un padrino que aporte el dinero para la beca.

La coordinadora de Fonbec filial Tandil, Gisela Urrutia explicó que la fundación se creó en 1999 en Córdoba “cuando Facundo, el fundador, conoce una chica a la que le faltaban 40 pesos para comprar un juego de fotocopias para rendir, y llama a un médico conocido para que aporte esos 40 pesos”.

“A Tandil llega en septiembre de 2015 antes de que yo entrara, en octubre de 2016. Tenemos 30 chicos apadrinados y siempre tenemos chicos en espera. Lo más difícil es conseguir quien apadrine pero todo el tiempo llega gente que necesita”, afirmó.

Golpear puertas

Explicó que abarcan alumnos de primaria, secundaria, terciaria y universidad. Hoy en día la mayor cantidad que tienen son de secundaria.

“Nosotros primero miramos sus boletines, después ellos completan unos papeles, los conocemos, y vemos que tengan una necesidad económica. Buscamos darle un premio a ese esfuerzo que hacen, y con la beca tratar de evitar que por falta de recursos, dejen sus estudios”, indicó.

Y aseguró que generalmente llegan referidos por alguien, la mayor parte desde la escuela.

“Para nosotros es importante ese nexo porque son quienes realmente conocen a la familia. Una vez que recibimos los papeles vamos a conocerlos, pasan a lista de espera y tenemos un ranking interno y los ordenamos. Después empezamos a buscar un padrino, que es una tarea ardua”, sostuvo.

En cuanto a los padrinos, contó que los últimos aparecieron a través de las redes sociales pero “es mucho golpear puertas hasta que alguien dice que sí, es complicado porque no es que compro una rifa y ya está. Esto es un compromiso a largo plazo”.

El posteo que se viralizó y generó comentarios en Facebook.

Más demanda

“La idea es hasta que el chico termine de estudiar, no pedimos ticket de en qué gastan el dinero pero la mayoría cuenta en las cartas qué hizo con la plata. Nos pasó de chicos que estaban ahorrando la beca para comprarse una campera, otros que fueron al cine por primera vez porque son muchos hermanos y es algo que no habían hecho nunca, con lo que eso implica, que no tiene que ver con un apunte pero si con un desenvolvimiento social o un acto de recreación que no hubiesen hecho si no hubiera sido por la beca”, señaló.

La beca es de 750 pesos mensuales para niños de primaria y secundaria y de mil pesos para los terciarios y universitarios.

“La idea es que hagan un buen uso, por eso es importante que vengan referidos desde la escuela o desde alguna otra institución porque es la garantía de que la familia va a utilizar el dinero en lo que el chico necesita. Otra vez una mamá me dijo con vergüenza que habían gastado la plata en pagar la luz, pero eso también hace que el chico pueda estudiar”, enfatizó.

Y explicó que “hay chicos que tienen un montón de necesidades y hay otros de clase media pero que sus padres también necesitan ayuda”.

En tanto, explicó que en los últimos meses notan que hay más demanda, no solo de becas, sino también de otras cosas como alimentos, ropa pero son pedidos puntuales.

“Nosotros tratamos de ayudar en esos casos pero no es algo que recibimos masivamente”, aclaró.

Un ejemplo

En cuanto al caso que se viralizó explicó que intentaron mostrar que “el nene tiene necesidades pero no deja de ir a la escuela, en el boletín se ve. No deja de estudiar, está limpio, mas allá de las necesidades que puede tener hay cosas que son prioritarias en la casa, como por ejemplo el caso que estoy haciendo referencia que él no deja la escuela, no importa si llueve, si tiene que ir caminando, él va igual”. “Nosotros los publicamos como un ejemplo de que más allá de que uno pueda tener un montón de necesidades lo único que te saca adelante es el estudio, querer progresar. Ese es un fiel reflejo”, sostuvo.

Y contó que “los chicos siempre cuando se presentan para la beca hacen una carta de presentación donde cuentan lo que quieren, una vez que conseguimos los padrinos ellos tienen que escribir una carta en papel para la persona que los apadrina. Y presentan los boletines cada vez que los reciben. Después la relación que ellos entablen con su padrino o madrina depende de cada familia. Hay gente que aporta dinero y no le interesa conocerlo y otros que son súper presentes y se convierten en una tía más porque comparten cosas juntos”.

“Nosotros lo compartimos como un ejemplo de superación, se viralizó mucho más de lo que esperábamos”, admitió.

Por último, pidió que los interesados en sumarse ya sea como voluntarios o como padrinos pueden comunicarse al 154-565819.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario