Tras un episodio, advierten sobre los reiterados hechos de violencia en la guardia del Hospital

A raíz de un hecho que protagonizó este lunes una persona que se acercó a la guardia en busca de asistencia, autoridades médicas del Hospital Municipal “Ramón Santamarina” advirtieron que no es la primera vez que se registran episodios de violencia y transmitieron la preocupación con la mirada puesta en lo que sucede en otros lugares, en un intento por evitar alcanzar ese nivel.

En concreto, el lunes por la noche ingresó al servicio un joven con un problema ocular y tras ser atendido por los profesionales dañó con un golpe el vidrio de la puerta de acceso.

Tras el episodio, que se sumó a otro ocurrido hace poco más de un mes en la misma abertura, ayer por la mañana el responsable del hecho se acercó nuevamente, transmitió sus disculpas y se comprometió a reparar el daño realizado.
“Seguramente por su molestia y dolencia estaba nervioso”, justificó el jefe de guardia Guillermo González, quien advirtió que el Hospital se convirtió en un foco donde se replica el accionar violento.

“No es un hecho aislado”

“No es un hecho aislado”, alertó el profesional, que agregó que “no es la primera vez” que se producen episodios de esta naturaleza “y eso es lo grave del tema”.

Al respecto González indicó que el daño en el vidrio fue “una cosa pequeña y la familia lo va a reponer, pero estas cosas se repiten con cierta agresividad”.

En esa línea enfatizó que el Hospital “está muy lindo, se le ha puesto mucho dinero, hay buena voluntad por parte del equipo para atender a la población, pero por otro lado vemos, en forma espaciada, pero cada vez más seguido, algunas reacciones que no condicen que lo que debería ser”.

Alertó sobre comportamientos que atentan contra el mobiliario e incluso con el personal de administración, que “recibe agresiones verbales permanentemente”, y sostuvo que “es como que las personas tienen cada vez menos paciencia, están nerviosa, aunque por suerte no todos”.

Al respecto contó que se realizó “una contención para el personal del servicio pero los insultan, los tratan muy mal y ellos con mucha tranquilidad y paciencia explican a la gente que a veces hay demoras porque lamentablemente es así. A veces te atienden muy rápido y otras hay que hacer un corte, porque tenemos emergencias reales, para eso es la guardia”.

“Es una cuestión
de educación”

En diálogo con El Eco de Tandil el jefe del servicio argumentó que la denuncia pública sobre lo que sucede puntualmente en el centro asistencial se basa en la necesidad de insistir en que “los lugares, los servicios públicos, tienen que ser cuidados porque es de todos”.

“Es una cuestión de educación”, definió e pidió a los ciudadanos que “tengan paciencia, que no todo se consigue de un momento para otro” y que “traten de cuidar las cosas que son de todos”.

Y remarcó: “Esto es algo que está mal y hay que corregirlo, con educación, con respeto e insistiendo sobre esto que está pasando”.

Para finalizar, González señaló que las autoridades del Sistema Integrado de Salud Pública están al tanto de esta situación al igual que el intendente Miguel Lunghi.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario