La joven herida en la Escuela Granja se recupera favorablemente

A casi un mes del grave accidente ocurrido en las instalaciones de la Escuela Agrotécnica (exGranja), ubicada en el paraje La Porteña sobre la Ruta 30, el que se desencadenó cuando un grupo de alumnos se encontraba realizando el desmalezamiento de un terreno, Estefanía Verde (18) continúa en franca recuperación en Buenos Aires, lugar donde fue derivada tras recibir la asistencia médica en el Hospital Ramón Santamarina.

El Eco de Tandil entabló diálogo telefónico con Viviana Danessa, mamá de la víctima, para conocer cómo evoluciona su hija de las heridas recibidas. “Estamos internados en Buenos Aires, ella está muy bien y se le están haciendo injertos en la zona donde le falta piel. Gracias a Dios está muy bien y sigue con muy buen ánimo”.

Continuó narrando que “mañana (por hoy) está previsto que vuelva a ingresar al quirófano para seguir con los injertos”.

Estefanía Verde fue derivada al Sanatorio San Justo, por la obra social de choferes de camiones (Oschoca) que tiene su papá. “Ahora solo agradecemos a Dios que no fue nada, que está con vida y tiene muy buen ánimo. Hay que seguir con su recuperación y volver a Tandil lo antes posible”, indicó la madre.

En cuanto a si los facultativos que la atienden le hablaron a la familia sobre qué plazo demandaría la recuperación señaló que “no, ahora son los injertos, hay que ver cómo van prendiendo y que no haya un proceso infeccioso, que suponemos que no lo habrá. Estefanía tiene colocado un  VAC (NdR: es un sistema integrado que potencia la cicatrización de la herida, elimina sustancias infecciosas y fomenta activamente la formación de tejido de granulación)”.

Cabe señalar que Verde había egresado el año pasado de la exGranja y al momento de producirse el accidente estaba realizando una tecnicatura.

 

Destacó la

atención

 

La mamá destacó la atención que recibió su hija al decir que “el 29 de abril fue el accidente y estuvimos hasta el 5 de mayo en el Hospital Ramón Santamarina donde fue muy bien atendida. Sucedió que el médico pedía una segunda opinión y cuando nuestra obra social se enteró de lo acontecido, ellos mismo nos trasladaron al Sanatorio San Justo”.

Manifestó que “por ahora no sabemos cuándo regresaremos a la ciudad. A mi hija ya le hicieron un injerto y el de mañana (por hoy) será el segundo. Supuestamente con esto la zona de la cabeza quedará cubierta, luego faltaría estética”.

Aseveró que “el médico José Cárdenas nos dijo que todavía nos faltaba un tiempo más en Buenos Aires, pero él es muy cauteloso y a medida que va al quirófano actúa según lo que va viendo”.

Recordó que “en el primer injerto que le realizaron ni siquiera nosotros sabíamos, así que fue una sorpresa, después del tiempo que había tardado. La vimos salir con casi media cabeza cubierta y fue un gran avance”.

Remarcó que “el doctor Cárdenas es muy humano y la trata a Estefanía con mucho cariño, al igual que el resto del Sanatorio, personal de quirófano, enfermeros y personal de seguridad que tanto a mi hija como a la familia nos atienden de la mejor manera”.

 

Escuela

 

Danessa, al ser consultada sobre cuál había sido el acompañamiento de la Escuela, indicó que “lo dejamos ahí”, pero al referirse al trabajo que estaba llevando a cabo su hija en el momento en que se desencadenó todo sostuvo que “son tareas habituales que se hacen en el colegio, pero no son ni curriculares, ni nada por el estilo como se dice y como lo hicieron figurar en los papeles. Los chicos siempre hicieron esa actividad, sucede que faltaba ese protector en la máquina y como nunca pasó nada, siguió así”.

La mamá aclaró que “no era una materia curricular, es algo que los chicos siempre hacen, esa es la verdad. Nunca pasó nada, hasta que un día pasó”. Agregó que “es más, unos días antes le había agarrado la camisa de unos de los chicos la misma toma de fuerza, pero fue cosa entre alumnos donde uno le pegó un empujón a otro y quedó todo ahí nomás. Ni siquiera se debe haber comentado. Cuando se accidentó Estefanía los compañeros de ella nos dijeron del hecho anterior”.

Sostuvo que “ella en todo momento estuvo consciente de lo que pasaba, es muy fuerte. De la escuela salió acompañada por dos profesores hasta que se encontraron con la ambulancia”.

Contó que “cuando se produce el accidente una de las profesoras que estaba en el lugar es veterinaria. La tocó y como notó que no estaba fracturada decidieron cargarla en una camioneta del colegio, haciéndole un vendaje en la cabeza. En el cruce La Porteña se encontraron con la ambulancia, así que ahí ya la atendió gente de Emergencia que la trasladó al Hospital”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario