La lluvia provocó trastornos en la zona del Campus, a pesar de las obras sobre el arroyo Seco

La persistente lluvia de ayer provocó distintos inconvenientes en la zona del Campus y la Rural, donde algunas calles se llenaron de agua. Los 50 milímetros que cayeron sobre la ciudad dejaron al descubierto que persisten algunos problemas, pese a la obra que desarrolló el Municipio para el reacondicionamiento del arroyo Seco que fue proyectada con la Dirección de Hidráulica de la Provincia.

El malestar de algunos vecinos llegó hasta esta Redacción. El principal reclamo fue que el Municipio licitó la obra de ensanche del arroyo, que comenzó a ejecutarse en septiembre de 2015, pero la intervención no logró resolver el problema de anegamiento que afecta a la calle Hudson.

En una recorrida por Los Ombúes, se detectó el gran caudal de agua que circulaba en la víspera por el arroyo Seco. A metros del cauce, Hudson estaba inundada y la vivienda de la esquina tenía varios centímetros de agua en el acceso.

En tanto, al caer la tarde, en el puente ubicado sobre Reforma Universitaria, el arroyo estaba al tope de su caudal y el agua acumulaba varios centímetros sobre el pavimento. Y a la altura de Los Ombúes, la situación era similar.

Por otra parte, las banquinas lucían totalmente inundadas y se abrían nuevos pozos sobre el asfalto de Reforma Universitaria y de Los Ombúes. Pasadas las 18, ambas arterias tenían un intenso tránsito de automóviles y camionetas.

El cartel

En la esquina de Pedersen y Chapaleofú, la realidad de las calles entraba en conflicto con el cartel de la obra, que a juzgar por los plazos y la difusión que realizó la Dirección de Comunicación y Prensa del Municipio, ya fue ejecutada.

En septiembre de 2015 anunciaron que se habían iniciado los trabajos de reacondicionamiento del arroyo Seco “una iniciativa que impulsa el Municipio de Tandil con el objetivo de mejorar el escurrimiento de las aguas ante intensas lluvias”.

La obra, que llevó adelante la empresa Amand de Mendieta, comprendía “la generación de una canalización del arroyo en unos tres kilómetros y medio, en el tramo entre el camino vecinal 4 y la calle Los Ombúes”. Esas tareas demandaron “una inversión de 930.000 pesos” y tenían un plazo de ejecución de cuatro meses.

Por entonces, Mario Civalleri, todavía a cargo de Obras Públicas, calificó a la obra como “importante” y describió que “lo que se hará es el reacondicionamiento del arroyo Seco en un tramo de 3,8 kilómetros que va desde calle Los Ombúes hasta la playa de maniobras del ferrocarril”.

También definió que la canalización surgió a partir de un proyecto que se desarrolló junto con la Dirección de Hidráulica de la Provincia, que atravesaba muchos predios privados. “Es una obra que cuando esté terminada permitirá mitigar mucho las consecuencias de cada lluvia en una zona donde hay muchas viviendas y quintas que quedan fuertemente anegadas, porque allí el cauce del arroyo Seco está absolutamente desdibujado. Por eso hacemos este canal trapecial a cielo abierto”, fundamentó.

Otras calles

Las precipitaciones de los últimos días, sumadas a las de ayer, afectaron algunas otras cuadras de arterias de la zona. Por ejemplo, en La Merced y Pedersen se formó una enorme laguna y algunos vehículos patinaban en el barro.
Además, sobre Los Ceibos se dibujaron algunos surcos producto del escurrimiento del agua, lo que alteró la traza y ocasionó que los frentistas debieran circular con extremos cuidado.

Cayeron 50 milímetros
en el centro de Tandil

Durante la jornada de ayer se registraron precipitaciones regulares en distintas zonas del partido de Tandil y parajes cercanos. En el centro llovieron 50 milímetros, entre las primeras horas de la mañana y las 19. En la Base Aérea cayeron 46,6.

Los registros, en milímetros, fueron:

Tandil 50
Base Aérea 46,6
María Ignacia 52
Gardey 58
La Vasconia 40
El Solcito 52
De la Canal 75.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario