La mujer del desalojo en La Movediza denunció el estado de precariedad de la casa que le entregó Desarrollo Social

 
 
 
Balmaceda denunció ayer en “Tandil despierta” que el lugar que le asignó Desarrollo Social no se encuentra en muy buenas condiciones, ya que la casa es muy precaria y tiene cocina y pieza en el mismo ambiente y un baño solo, el cual también es bastante precario. Sin embargo, desde Desarrollo Social advirtieron que la mujer llegó a esta situación frente a la negación de distintos ofrecimientos que le acercaron antes del desalojo. “Lo que me habían ofrecido antes no lo acepté porque era una casita de 4×4 y baño compartido, pero mis hijas son adolescentes y no me pareció correcto que tenga que compartir el baño. Por ahora lo que nos dijeron es que vamos a estar ahí hasta que pueda conseguir algo o hasta que Desarrollo Social me pueda ayudar a dar alguna casa”, resaltó.
Balmaceda aclaró que la casa de Los Crisantemos era fiscal, de la Municipalidad, y que “no tenía dueño”. Además, relató que estuvo buscando por bienestar social pero nadie le alquilaba hasta que llegó a esta casa y se metió “porque todo el mundo decía que era fiscal y que no pasaba nada. Así fue que estuve tres meses, le puse la luz, acomodé muchas cosas y llegó el momento en que me desalojaron. Un mes antes me llegó la citación de desalojo, pero no me llegó ninguna otra citación, sólo una”, agregó la mujer.
Por su parte, destacó que tenía trabajo donde se dedicaba a la repostería pero se tenía que levantar a las 3 y ahora se “me complica porque estoy en la otra punta de la ciudad”, cuando antes el trabajo le quedaba a cuatro cuadras; así como también agregó que sus hijas están estudiando en la secundaria de Villa Laza. “Por eso yo lo único que pido es que aunque sea Desarrollo Social me dé una casa de los barrios o que me alquile una con mejores condiciones. No pretendo muchas cosas, pero aunque sea que tenga una pieza con cocina y baño bien instalado”, reclamó. 
 
Respuesta
 
El subsecretario de Desarrollo Social, Rubén Diéguez, detalló que este caso fue excepcional en relación a todos los desalojos en los que trabajó articulado con la Justicia ya que siempre han podido llegar a consensuar con las personas que iban a ser desalojadas. Sin embargo, advirtió que las mismas personas son las que deben buscarse una vivienda y el Municipio se compromete a ayudarlas con el ingreso y el pago del alquiler o parte de éste; “pero el que tiene el compromiso y la responsabilidad de buscar la vivienda es cada persona”, afirmó.
Además, destacó que en los 10 años que han estado trabajando con más de 80 desalojos junto a la Justicia, y casi 50 del Plan Federal, nunca tuvo este nivel de conflicto ya que fueron articulando y consensuando con la gente. “En este caso se llegó a esta instancia luego de haberle ofrecido distintos lugares y alternativas pero esta familia no aceptó y el Municipio lo que tuvo que hacer es conseguir con una persona que trabaja y alquila a algunas familias, ver si tenía algún lugar porque sino se quedaban en la calle”, aseguró Diéguez. 
Además advirtió que desde Desarrollo Social le dijeron a la señora que ese lugar se daba en la situación de emergencia del desalojo, pero que “si le parecía que el lugar no estaba en condiciones para un grupo familiar, que se busque una vivienda y que les presente los papeles de la persona que le va a alquilar con el valor y el Municipio se compromete, como hizo en todos los casos, a ayudarle con el ingreso, parte del alquiler o el total, si no es muy alto”, destacó. Por último, confirmó que el valor aproximado que se está pagando por la vivienda de Argerich es de 1200 pesos, así como también aclaró que “el Municipio no tiene viviendas para entregarles a las personas, ni tampoco hace convenios con inmobiliarias”.
 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario