La oposición acompañó el nuevo Fondo de Inversión Vial, pero con pases de factura al oficialismo

Una vez que el cuerpo le otorgó al intendente Miguel Lunghi esta herramienta que contempla unos 16 millones de pesos para obras de asfalto nuevo, repavimentación y cordón cuneta, los ediles cumplieron por la tarde con la Asamblea de Mayores Contribuyentes que dio curso al incremento de las tasas municipales.

El debate de la propuesta oficialista había quedado pendiente de la sesión del 30 de diciembre, en la que se trató el Presupuesto 2014. En aquellas siete horas de deliberación, los bloques acordaron el tratamiento de la ordenanza madre y el compromiso de discutir el FIV junto a tres proyectos impulsados por la oposición. Sin embargo, en el orden del día de ayer sólo figuraba la ordenanza elevada por el Departamento Ejecutivo.

El primer encuentro comenzó a las 11.20, con el tratamiento de distintos puntos que no presentaron mayores inconvenientes y que fueron votados por unanimidad.

 

Ni secretaría ni apéndice del Ejecutivo

La concejal del Frente Renovador Beatriz Fernández tomó la delantera al momento de debatir el FIV. En principio, reiteró la necesidad de rever la desafectación de fondos de la Ordenanza 2.505 (reservados a obras de iluminación). “Teníamos la sana costumbre de que el Ejecutivo reintegraba los fondos, pero esas costumbres han cambiado un poco”, marcó.

Por otro lado, recordó que “el 30 de diciembre a esta hora estábamos casi a los trompis”, en referencia a las tensiones por la negociación del quórum y la alteración del orden del día para tratar sobre el final el Presupuesto. Agregó que el compromiso fue que en la sesión de ayer “iba a tener cuatro temas producto del acuerdo, fue la palabra dada, el compromiso. Hoy en el orden del día veo sólo el Fondo de Inversión Vial, son 28 expedientes y alguno podría haber esperado”, recriminó.

La edil del FR cuestionó que se trabajó durante diez días en temas como el convenio entre Cami y Usicom, que finalmente no se incluyó en la agenda, cuando deberían haber priorizado los proyectos del acuerdo que permitió que la oposición otorgara el quórum y se aprobara el Presupuesto.

El cuerpo “no es una secretaría ni un apéndice del Departamento Ejecutivo. El Concejo tiene 20 representantes y hay uno en el Ejecutivo, somos 21 los electos por el voto popular”, expresó.

Por eso, llamó a los presidentes de los bloques a “establecer que hay que cumplir con la palabra” y pidió “el pronto despacho de estos temas”, ya que “vinimos a cumplir con nuestra palabra” que era debatir el FIV.

 

“No rotundo”

Por el Frente para la Victoria, Pablo Bossio sostuvo que en el tratamiento del FIV realizaron distintas consideraciones. “Muchas fueron tenidas en cuenta, las de forma y no las de fondo”, lamentó. Y resaltó que una de las rechazadas fue la posibilidad de realizar un registro de antecedentes de los pedidos de obras de los vecinos.

“Nuestra palabra empeñada fue darle presupuesto al Ejecutivo y analizar en profundidad el FIV, y recibimos un no rotundo del oficialismo a los proyectos que presentamos”, cuestionó en referencia a la creación de un fondo para viviendas con recursos del Derecho a la Construcción y a la instauración de una comisión que estudie los destinos de los 15 millones de pesos que recibirá Tandil por la Ley de Financiamiento Educativo.

Volviendo al tratamiento en comisiones que tuvo la iniciativa del Ejecutivo, retrucó: “Esperamos que la actitud del oficialismo sea ésta que tuvimos nosotros, la de enriquecer”.

Al adelantar el acompañamiento de la herramienta de 16 millones de pesos para pavimento y cordón cuneta, remarcó que “no somos obstruccionistas. Queremos darle calidad ciudadana y legislativa a nuestros vecinos. Tenemos la conducta de sumar, proponer y enriquecer, y el oficialismo la de las constantes limitaciones, la del ‘no’ y esa dinámica la tenemos que ir de a poco modificando”.

 

“Hay voluntad de escuchar a la oposición”

La palabra del oficialismo llegó a través de Atilio Magnasco, quien indicó que “creo que la palabra empeñada se ha cumplido. Lo acordado era que se iban a tratar los temas en el ámbito legislativo y en primer termino, en las comisiones”.

Por otro lado, sostuvo que la oposición puede avanzar con un dictamen de minoría, ya que “en algún momento hay que tomar la decisión, no podemos estar en un eterno ‘ni’”.

Además, le apuntó al FR que le devolvieron el proyecto de seguridad con modificaciones para que lo analizaran con más detenimiento y ante la postura del FPV, agregó que “incorporamos más de 20 modificaciones. Esto es una demostración de que hay voluntad de escuchar a la oposición y aceptar las sugerencias”.

El presidente del cuerpo Juan Pablo Frolik agregó que “toda la teoría de la negociación y las más modernas de los contratos prevén tener flexibilidad” y rechazó las críticas de la concejal Fernández, al afirmar que se cumplió con la palabra porque los proyectos de la oposición se trataron en las distintas comisiones y surgió la necesidad de seguir debatiendo. “Hace a la madurez”, concluyó y resaltó que sus compañeros de bloque –Claudio Ersinger y Pablo Díaz Cisneros- “acordaron” en labor parlamentaria los 28 temas a tratar ayer. 

 

Cultura y Educación, una realidad distinta

Por otra parte, distintos integrantes de la Comisión de Cultura y Educación valoraron el trabajo que llevaron adelante en torno a la propuesta de conformar una comisión que analice los destinos de los recursos del Fondo Educativo.

Rogelio Iparraguirre, autor del proyecto, sostuvo que “ojalá todas las comisiones fuesen como la de Cultura y Educación, porque si bien la idea era tratarlo hoy, nos encontramos con propuestas, agregados, debates y seguimos estando en desacuerdo”.

Rescató que sus pares de otros bloques “me hicieron ver que podía ser mejor y necesitábamos más tiempo, una discusión más profunda”.

Desde el oficialismo, Carolina Gutiérrez coincidió en que “trabajamos muy bien, se debatió profunda e interesantemente”, al tiempo que agradeció la “sinceridad” de Iparraguirre” y consideró que “si llegamos a sacar alguna norma, va a ser superadora”. 

 

El manejo de la información pública

Otro tema que se trató en la sesión lo disparó la aprobación de un convenio firmado entre el Municipio y la Unicén, a través de la Facultad de Exactas, destinado a obtener instrumentos de medición.

En este aspecto, Fernando Rossi (FPV) reclamó que “nos interesa conocer los resultados de todos los convenios votados por el cuerpo” y aclaró que obtuvieron el compromiso para que los encargados de este estudio suban a compartir las conclusiones. El objetivo es que el rol del Legislativo “no quede sólo en un trámite administrativo, que nos sirva la información” obtenida con dinero público.

El edil adelantó que “venimos trabajando en un proyecto de acceso a la información pública, a los pedidos de información” y pidió que el cuerpo comience a tener “el ejercicio” de conocer los resultados de los estudios que demanda el Estado municipal.

En esta instancia, Pablo Bossio agregó que los vecinos también deberían acceder a esos datos, siempre y cuando no se trate de información “sensible” que deba ser protegida.

Atilio Magnasco adhirió a lo manifestado por los ediles del FPV y confirmó que “hemos tomado el compromiso con el jefe de Gabinete” de presentar los resultados de este convenio. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario