La pesquisa del homicidio se inclina hacia el intento de robo y la víctima se habría resistido

La investigación que lleva adelante el fiscal Luis Piotti continúa avanzando para intentar esclarecer el homicidio de Pablo José Martínez, quien fue ultimado de dos balazos en la puerta de su casa, en Lunghi 812.

En ese marco, la principal hipótesis se inclina hacia el intento de robo por parte de conocidos de la víctima, que sabían que tenía dinero en su poder que había ganado mediante el juego.
Cabe recordar que Pablo Martínez fue asesinado de dos balazos en la puerta de su casa, durante la madrugada del lunes. El hombre, de 39 años, regresaba del club San Martín y fue sorprendido por los atacantes, instantes después de descender del auto de un amigo.

Primeras hipótesis

Fuentes cercanas a la investigación confiaron que están abocadas a recoger todos los elementos que permitan confirmar alguna de las hipótesis del homicidio. En ese marco, se tomaron testimonios de distintas personas, se realizaron los peritajes correspondientes y se están analizando las imágenes de las cámaras de seguridad. Todos esos elementos son fundamentales para la pesquisa ya que, en principio, no habría testigos presenciales del crimen.
Si bien la madre de la víctima pudo ver a los atacantes, no vio el momento en el que le dispararon y al tratarse de una persona mayor y la situación de tensión que vivió, no se sabe aún si podrá dar alguna descripción que ayude a investigación.
Hasta el momento, se recogieron más de 30 testimonios que ayudaron a saber más de la vida y el entorno de la víctima.
De acuerdo a las versiones de testigos, Martínez frecuentaba el ambiente del juego y solía realizar apuestas, que en muchas oportunidades le hicieron ganar mucho dinero.
En ese marco, hasta el momento la investigación se inclina hacia el intento de robo o la concreción del robo, por parte de conocidos de la víctima, que efectivamente sabían que había ganado alguna suma de dinero.
Esa noche, regresaba del club San Martín. Encontraron en sus bolsillos 8 mil pesos y un celular. Martínez vivía con el dinero que tenía de una pensión de 2.500 pesos y algunas changas de herrería que realizaba. El hecho de que anduviera en horas de la madrugada con 8 mil pesos en el bolsillo indica, por lo tanto, una alta probabilidad de que la plata que traía consigo proviniera de las apuestas, más aún considerando que venía del club San Martín.
Sin embargo, no se descarta la posibilidad de que fuera mayor el monto de dinero que tenía y que los atacantes hubieran logrado concretar el robo, al menos, de parte de la plata.
Pero también hay ciertos indicios, como su personalidad temperamental y su contextura física robusta, entre otros, que llevan a los investigadores a considerar la posibilidad de que se haya resistido al robo y que por tal razón los malvivientes le hayan disparado.
Empero, la investigación continúa y aún no se descarta ninguna hipótesis. Todas las comisarías, la Sub DDI de Tandil y la DDI de Azul están abocadas a esclarecer este hecho de sangre.

Las cámaras

En tanto, al cierre de esta edición, la policía estaba abocada a analizar detenidamente las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona y de otros sectores de la ciudad.
Sin embargo, aún no hay sospechosos que pudieran haber concretado el crimen.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario