La policía demoró a un joven sospechado de media docena de asaltos

Durante un procedimiento llevado adelante el lunes por la noche, personal de la Seccional Primera local demoró en cercanías de la Estación Terminal de Omnibus a un joven que era sospechado de una serie de asaltos ocurridos en ese sector de la ciudad.
El demorado fue identificado como Elmer Kevin Figueroa Vargas (19), de nacionalidad boliviana, cuyos rasgos eran coincidentes con los descriptos por las víctimas de varios atracos cometidos por un joven armado con un cuchillo tipo tramontina.
Basado en los elementos reunidos durante la investigación de un asalto cometido el viernes por la tarde en el comercio de Belgrano 1387, se logró que la jueza de Garantías Stella Maris Aracil dispusiera el allanamiento de la vivienda en la que habitaba el sospechado.
Durante la mañana de ayer fue requisado un domicilio de Pinto al 1.700, lugar en el cual se logró secuestrar el teléfono celular de la víctima del mencionado atraco, además de un cuchillo y prendas de vestir similares a las descriptas por la denunciante.
Además, ayer por la mañana se concretó una diligencia de reconocimiento en rueda de personas, la cual resultó positiva, por lo que a la tarde el demorado Figueroa Vargas fue trasladado a la Unidad Funcional de Instrucción a los fines de prestar declaración indagatoria.
Cabe indicar que las fuentes policiales consultadas por El Eco de Tandil indicaron que no se había determinado que el acusado tuviera antecedentes penales.

La investigación

El capitán Walter Caballero, titular de la Seccional Primera local, confirmó la aprehensión del sospechoso, aunque evitó dar a conocer mayores detalles, con la intención de impedir que trascendieran datos de interés para la investigación.
Sin embargo, se supo que la denuncia del atraco ocurrido en la dietética y cotillón de Belgrano al 1.300 se sumó a otras formuladas por delitos de similares características.
En horas de la noche del viernes, Sandra Cristensen fue víctima de un delito perpetrado por un solitario joven que ingresó al lugar en momentos en que sólo estaba la encargada. Tras permanecer algunos instantes en el local, el autor del delito extrajo un cuchillo y exigió la entrega del dinero en efectivo y del celular de la damnificada.
Logrado el botín ?entre 500 y 600 pesos en efectivo y un flamante teléfono-, el joven se dio a la fuga.
La descripción del asaltante suministrada por la víctima resultó similar a la realizada por otras damnificadas: un joven con un cuchillo tipo tramontina, de ojos achinados, bien peinado y de buena presencia, y de rasgos norteños.
Paralelamente, el blanco del delito no estaba muy distante de una serie de robos concretados bajo la misma modalidad en un radio cercano.

Los otros atracos

De acuerdo a lo señalado por fuentes cercanas a la causa, si bien por el momento la acusación formal sólo abarca al atraco ocurrido la semana pasada, se supo que los investigadores intentarían probar la relación del detenido con al menos una media docena de delitos, algunos de los cuales aún no fueron denunciados formalmente.
Entre los hechos en cuestión se encuentran un asalto en la frutería Superfrut, de Belgrano al 1700, ocurrido a comienzos del mes pasado.
Otros de los delitos investigados sucedieron el 28 y el 29 de julio, en la panadería Alicia ?de San Martín al 1700- y en la despensa H ?de Mitre al 1.300-, resultando damnificadas Silvana Grondona e Hilda Ardito, respectivamente.
A los casos mencionados se sumarían al menos tres más que no estarían planteados oficialmente a la Justicia. En todos los hechos, el botín principal fue dinero en efectivo, según trascendió.*

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario