La policía secuestró ayer al menos tres kilos de drogas y demoró a dos hombres

Durante gran parte de la tarde de ayer la policía llevó adelante tres allanamientos en cuyo desarrollo incautó una gran cantidad de estupefacientes, además de algunas motopartes y armas.
Los procedimientos contaron con el aval judicial del magistrado José Alberto Moragas y se realizaron en dos casas de familia y una frutería.
Los operativos estuvieron a cargo de personal local de la Seccional Primera, DDI y de Narcocriminalidad y se concretaron en forma simultánea, para asegurar el éxito esperado.
De acuerdo a las versiones obrantes en fuentes de absoluta confianza, la policía habría actuado en forma sorpresiva y logró desarticular lo que considera como un grupo dedicado a la comercialización.
Los procedimientos comenzaron poco antes de las 15 y se extendieron hasta el atardecer, en tanto que los demorados fueron identificados extraoficialmente como Alejandro Poli y Angel Cano.

Los allanamientos

 

Uno de los domicilios requisados está ubicado en Garibaldi 329, lugar en el cual su titular fue aprehendido y trasladado a una dependencia policial.
Además, los uniformados lograron incautar unos 2,2 kilos de marihuana, la gran mayoría fraccionada en envoltorios de unos 25 gramos.
Otro allanamiento fue en una vivienda interna de calle Lisandro de la Torre al 1.200, lugar en el que se habría procedido al hallazgo de varias motopartes y dos armas consideradas de grueso calibre: una escopeta 12.70 y un revólver 3.57.
El tercero de los operativos fue en una frutería ubicada en Beiró al 1.200, entre Maritorena y Pujol. El titular del local, que residiría en el domicilio de calle Lisandro de la Torre, quedó a disposición de la Justicia.
Durante el trámite judicial habrían surgido elementos para sospechar de la presencia de estupefacientes en un vehículo Renault Megane ?dominio DCF 697- que estaba estacionado a los pocos metros, por lo que en forma inmediata se solicitó la respectiva autorización judicial para requisarlo.

 

Más droga

De acuerdo a lo observado, en la parte delantera del auto fue hallada una pistola con su respectivo cargador.
En tanto, durante la inspección del baúl, la policía descubrió una balanza de precisión y una mochila que contenía una importante cantidad de marihuana compactada y fraccionada.
La droga estaba en bolsas de polietileno que aparentaban ser similares entre sí y a las que fueron halladas en el domicilio de calle Garibaldi.
La policía no dio a conocer precisiones en forma oficial, bajo el argumento que se estaban realizando los exámenes con reactivos y los pesajes respectivos.
El amplio y extenso trabajo policial dio lugar a que en algunos de los casos se reunieran numerosos vecinos y comentaran cuestiones que posteriormente consideraron como sospechosas y posiblemente vinculadas con eventuales acciones poco claras.
Los puntos en los que se llevaron adelante las acciones habitualmente son muy transitados, especialmente el de calle Beiró, ya que es la salida obligada de un sector de Villa Italia Norte hacia la zona posterior a los Cuarteles y por donde transita una línea del transporte urbano de pasajeros.*

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario