La Provincia acreditó pagos adeudados a las bibliotecas, pero temen por la falta de políticas

Un suspiro de alivio provocó en las bibliotecas populares el pago que efectivizó el Gobierno provincial días atrás correspondiente a cuatro meses que adeudaba del subsidio que les corresponde por ley a ese tipo de instituciones. Pero eso no calma la preocupación que se generó durante meses de incertidumbre.

Braian Urban, presidente de la Biblioteca Sarmiento, recordó que atravesaron un año 2016 “sumamente complejo” por el incumplimiento en el pago de las subvenciones mensuales del Gobierno de la Provincia respecto a las bibliotecas populares.

Dichos pagos, se dieron “todo el año con retraso” y el viernes de la semana pasada, a última hora, la Provincia acreditó el pago correspondiente a los meses de septiembre, octubre, noviembre y diciembre, a la mayor parte de las bibliotecas.

“Había un preacuerdo de pago que se firmó a fines de noviembre que decía que esto que se abonó ahora se iba a pagar en diciembre, y los primeros días de marzo se iba a pagar lo restante. Ahora estamos esperando que cumplan lo que falta pagar”, señaló.

Un desahogo

Urban sostuvo que lo urgente “era solucionar el pago de esta deuda, lo cual permitió un desahogo de las obligaciones inmediatas” pero sí recalcó que siguen viendo “una falta notoria de políticas públicas respecto a las bibliotecas de toda la provincia de Buenos Aires, que son más de 500”.

Indicó que necesitan que se regularice el pago de las subvenciones y recordó que existe una ley que fue aprobada por ambas cámaras del Legislativo provincial que está sin reglamentar por parte de la Provincia, que es fundamental para las bibliotecas populares.

En cuanto al compromiso de pagar los primeros días de marzo lo correspondiente a enero, febrero y marzo, aseguró que “no queremos que pasen tres o cuatro meses. Primero, porque se pierde el espíritu que tiene este decreto ley que es precisamente solventar los gastos propios del funcionamiento”.

Pero además, remarcó que “es un incumplimiento grave porque el decreto ley establece que el pago es el básico docente por 2 una vez por mes”.

“No se trata ni de un capricho, ni de un programa de Gobierno, se trata de una ley”, enfatizó.

Y planteó que el Gobierno se maneja de manera “arbitraria” en cuanto a decidir “cuándo, cómo y de qué manera se paga, y en realidad lo que estamos pidiendo es algo tan simple como el cumplimiento de la ley para afrontar los gastos propios que tienen las bibliotecas que se han incrementado en este último tiempo de manera considerable”.

“Muchas bibliotecas han podido cobrar, muy pocas habían cobrado en diciembre, ahora hay un número importante y estamos chequeando qué sucede con el resto. Tenemos que tener una actitud solidaria respecto a eso que es el pago de todas las bibliotecas porque todas desarrollan una actividad muy importante, no solamente en Tandil sino en toda la Provincia”, manifestó en diálogo con El Eco Multimedios.

Un año duro

En tanto, vaticinó que “más allá de que ahora se haya cumplido en parte lo que se prometió, va a ser muy difícil el año respecto a los gastos que tenemos que afrontar como instituciones y uno no puede trasladar el aumento generalizado de precios a la cuota”.

“Hay que agudizar el ingenio por parte de las comisiones directivas, pero por otra parte y lo más importante es discutir el rol del Estado frente a instituciones como las bibliotecas populares que desarrollan una actividad de inclusión social muy importante y que estamos viendo este último tiempo que se ha acrecentado esto de ser un espacio de encuentro para hacer actividades, para conectarse con internet, hacer la tarea”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario