La Provincia detectó menores trabajando y precarización laboral en hornos de ladrillos

Lo ocurrido tuvo lugar el lunes en el marco de un amplio operativo de inspecciones que abarcó relevamientos en 14 puntos de la provincia en forma simultánea.
Además de tres casos de trabajo infantil (el restante fue en Bahía Blanca, un chico de 14 años), la Provincia halló en los operativos importantes falencias tanto en el aspecto laboral como en el de salud e higiene de los trabajadores.
El procedimiento fue organizado por la Dirección de Inspecciones de la cartera laboral que conduce el ministro Oscar Cuartango. Dispuso los controles en establecimientos situados en Tandil, Bahía Blanca, Lobería, Chivilcoy, Chacabuco, Pergamino, Campana, Carlos Spegazzini, Canning, Marcos Paz, San Andrés de Giles, Balcarce, Sierra de los Padres y La Matanza.
Las tareas estuvieron coordinadas por el subsecretario de Trabajo, Carlos Molina. En ese marco, se detectó la presencia de 252 trabajadores desarrollando tareas en 39 establecimientos dedicados a la conformación de hornos de ladrillo para su comercialización. De ese total de empleados, se encontró un trabajador de 14 años, uno de 16 y otro de 17.
“En todos los casos se intimó a los responsables a presentar la documentación que acredite el vínculo legal entre los trabajadores y las empresas y se verificó que en ningún caso existía el registro laboral adecuado, de modo que se labró un acta intimando a presentar la documentación para regularizar la situación”, informa el texto.
“En Tandil, se encontraron 11 trabajadores en dos establecimientos y se detectó la presencia de dos menores trabajando (uno en cada lugar inspeccionado)”, agrega la Provincia sobre la situación en esta ciudad. 
El responsable de los relevamientos en Tandil fue el director coordinador de Delegaciones Regionales, el tandilense Juan Manuel Silveira.
Silveira explicó sobre los menores que “uno estaba con el padre” e informó que “se tuvo en cuenta que ambos están escolarizados, de acuerdo a lo que manifestaron”. “Por eso, todos los datos recabados se informaron a la Comisión Provincial para la Prevención y Erradicación del Trabajo infantil (Copreti) y se realizará todo un seguimiento para corroborar sus situaciones”, señaló el funcionario.
Sobre las condiciones en las que se desarrollaban las tareas, detalló que, de acuerdo a la modalidad administrativa, recién en unos días van a confirmar si los empleadores tenían en regla a los trabajadores, pero, según los datos recabados en el lugar, casi con seguridad estarían precarizados.
“Seguramente están en negro. Se trata de trabajadores, en su mayoría de nacionalidad boliviana, sin residencia, que tenían previsto regresar a su país para las fiestas. Por eso el tema también pasará a Migraciones. No tenían conocimiento de lo que es una ART ni de las condiciones elementales de trabajo en seguridad. Vivían en casillas muy precarias, en el lugar”, precisó.
Por último, Silveira explicó que no se procedió a suspensiones porque las instalaciones no representaban “riesgos de vida” para los trabajadores, pero sí se instó a los empleadores a regularizar de inmediato la situación de los establecimientos.

Suspensiones
 
“Estos relevamientos se hicieron simultáneamente en 14 puntos de la Provincia, tanto en el Gran Buenos Aires como en el interior -explicó Molina-. Se visitaron diversos establecimientos de hornos de ladrillos, cada uno con sus particularidades pero a grandes rasgos nos encontramos con el mismo panorama. Situaciones realmente muy precarias en cuanto a la higiene y seguridad que motivaron a que se suspendan las tareas en 15 hornos, ya que la situación ponía en riesgo la vida de los trabajadores. Vimos maquinarias sin cobertura de protección, la falta de apuntalamiento de las paredes de ladrillos, sanitarios en mal estado -incluso encontramos baños cuyas accesos estaban cerrados con candados-, falta de elementos de protección personal, de matafuegos, etc., circunstancias que también se infraccionaron”.
El subsecretario remarcó que “esta crítica situación es la que deben revertir los empleadores, junto a la presentación de la documentación que acredite el correcto registro de los trabajadores. La gestión del gobernador Scioli siempre ha priorizado la concientización y la capacitación antes que las inspecciones compulsivas, pero, por supuesto, hay situaciones que ponen en riesgo la salud y debemos ser inflexibles ante esa situación”, concluyó.
La comitiva del ministerio de Trabajo fue acompañada por efectivos de la policía de la provincia de Buenos Aires.
 
Datos generales
 
En Bahía Blanca se relevaron 41 trabajadores en ocho establecimientos: se encontraron familias de nacionalidad boliviana viviendo en condiciones precarias y a un trabajador de 14 años; en Lobería, once trabajadores relevados en dos establecimientos; en Chivilcoy, 33 trabajadores relevados en tres establecimientos (se suspendió tareas en uno de los hornos); en Chacabuco, diez trabajadores relevados en tres establecimientos (se suspendió tareas en uno de los hornos); en Pergamino, 29 trabajadores relevados en cuatro establecimientos (se suspendió tareas en todos los hornos visitados); en Campana, ocho trabajadores relevados en tres establecimientos; en Carlos Spegazzini, once trabajadores relevados en dos establecimientos (se suspendió tareas en uno de los hornos); en Canning, veinte trabajadores relevados en un establecimiento; en Marcos Paz, 37 trabajadores relevados en cuatro establecimientos; en San Andrés de Giles, veinte trabajadores relevados en dos establecimientos; en Balcarce, nueve trabajadores relevados en dos establecimientos; en Sierra de los Padres, siete trabajadores relevados en dos establecimientos; y en La Matanza, cinco trabajadores relevados en un establecimiento.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario