La Provincia y la Nación cuestionaron las vacaciones fragmentadas en Capital Federal

La decisión del gobierno porteño de implementar una semana de vacaciones escolares en octubre desde 2009 fue criticada por su par bonaerense, mientras el Ministerio de Educación nacional ratificó que el calendario escolar “debe ser definido a través de acuerdos”.
La cartera educativa porteña adelantó que habrá un receso de primavera entre el 13 y el 16 de octubre y que extenderá el ciclo lectivo hasta el 17 de diciembre, para que alumnos y docentes tengan una semana más de descanso en la última parte del año.
El Ministerio de Educación de la Nación ratificó que “de acuerdo a la legislación vigente, las fechas del calendario escolar deben ser definidas a través de acuerdos y resoluciones del Consejo Federal”.
“La resolución 1/07 del Consejo Federal de Educación, que aprueba su Reglamento de Funcionamiento, dice que debe acordar pautas generales para el calendario escolar, estableciendo la unidad de criterios entre las jurisdicciones”, indicó un comunicado de la cartera educativa.
La próxima Asamblea del Consejo Federal fue convocada para el 2 de diciembre venidero y “uno de los puntos del orden del día es fijar el calendario escolar 2009”, destaca el texto.
Además precisa que el 7 de este mes se solicitó a las provincias y a la ciudad de Buenos Aires “el envío de la información sobre las previsiones del calendario escolar 2009, para permitir la preparación de propuestas”.
El director general de Cultura y Educación bonaerense, Mario Oporto, cuestionó hoy la decisión del gobierno porteño y aseguró que esos temas deben debatirse en el Consejo Federal de Educación.
“Las medidas unilaterales no son buenas y ese tipo de decisiones hubiese sido positivo que se discutan en el marco del Consejo Federal de Educación, porque no es bueno cortarse solo” aseguró Oporto.
En declaraciones a la prensa sostuvo que si bien el gobierno porteño “tiene derecho” a adoptar este tipo de medidas, “nosotros estábamos con expectativas de poder acordar un cronograma en conjunto”.
La Unión de Trabajadores de la Educación consideró que “es una clara maniobra de distracción sobre un tema que no es prioritario en momentos de alta conflictividad y de problemáticas serias y urgentes en la educación de la ciudad, que las autoridades están usando premeditadamente para correr el eje de la discusión”.
En julio pasado el gobierno porteño ya había adelantado la posibilidad de segmentar las vacaciones de invierno y asemejar el calendario escolar al que tienen otros países europeos, aunque en esa oportunidad se pensaba en dividirlas en abril y septiembre.
El viceministro de Educación, Alberto Sileoni, dijo entonces que cambiar el calendario escolar no era una cuestión sencilla y que, si bien no había que descartarla, “iría contra toda una cultura y costumbre del sistema educativo, que tiene vacaciones de verano largas y dos semanas en invierno”

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario