La querella pidió prisión perpetua para el portero Jorge Mangeri

Pablo Lanusse, el abogado de la familia de Ángeles Rawson, pidió hoy que el portero Jorge Mangeri sea condenado a la pena de prisión perpetua por el crimen de la chica y lo acusó de haberla asesinado para ocultar el abuso sexual.

Al finalizar su alegato el abogado querellante le dijo al Tribunal Oral en lo Criminal 9 que Mangeri tiene que ser condenado por abuso sexual con acceso carnal agravado en grado de tentativa, homicidio agravado criminis causa para ocultar el delito previo y lograr impunidad, y femicidio.

Lanusse, quien según se preveía iba a pedir la prisión perpetua para Mangeri, comenzó con su alegato este miércoles por la mañana alrededor de las 10:30 y continuó hasta la tarde, pasadas las 17:30.

Durante la extensa exposición acusatoria, estuvieron presentes los padres de la víctima, María Elena “Jimena” Aduriz y Franklin Rawson, y el hermanastro mayor de Ángeles, Jerónimo Villafañe, quien durante las audiencias habían hecho hincapié en la actitud extraña que el portero tuvo desde el día 11 de junio de 2013 al 14, cuando quedó finalmente detenido.

Según Lanusse, “el señor Mangeri cosificó a la víctima para agredir su integridad sexual y su integridad física a fines de satisfacer sus más bajos deseos sexuales”.

Luego, según el representante de la familia, el portero “decidió matar a Ángeles Rawson para ocultar su delito previo y para procurar su impunidad”.

El tribunal dispuso que haya un alegato por semana, por lo que se espera que el 24 de este mes sea el turno de la fiscalía, mientras que el primero de julio alegará la defensa y siete días más tarde se llevarán a cabo las réplicas.

El 15 de julio próximo el propio Mangeri tendrá la oportunidad de tener la última palabra en el proceso.

Ángeles, de 16 años, desapareció el lunes 10 de junio de 2013 cuando regresaba a su casa del barrio porteño de Palermo.

Las cámaras de los edificios registraron el momento en el que la joven ingresó por la puerta principal del edificio donde vivía junto a su familia.

Al día siguiente su cuerpo fue hallado en el predio de la Ceamse de José León Suárez, y días después el portero fue detenido a raíz de una declaración en la que se autoincriminó.

Luego, Mangeri dijo ser inocente y que la declaración que había hecho fue a raíz de ser amenazado por un grupo de personas a las que nunca identificó en el expediente, y de quien dijo haber recibido una golpiza, aunque una pericia determinó que las heridas habían sido autoinflingidas. N

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario