La Sociedad Rural de Tandil piensa en reglas de juego claras, sin confrontar

Adelantándose a los requerimientos periodísticos luego de la larga madrugada en que 36 legisladores y el vicepresidente de la Nación, Julio Cobos, dijeron no a la 125, la Sociedad Rural de Tandil llamó a conferencia de prensa, en la que parte de la comisión directiva dio a conocer su opinión sobre el tema y su desarrollo en el Congreso.
Fue el presidente de la entidad, Manuel Otero, quien comenzó diciendo que ?fue una larga noche y la verdad es que hasta último momento no se sabía qué era lo que iba a pasar. Este logro se lo debemos al vicepresidente Julio Cobos que demostró lo que es la democracia?.
Otero participó de la marcha del campo el martes pasado y dijo que ?fue increíble la cantidad de gente que se manifestó en forma pacífica y es a ellos a quienes debemos agradecer en primer lugar, a todos los que nos acompañaron siempre y pedir disculpas si en algún momento los hemos molestado, y al intendente Miguel Lunghi, que nos acompañó desde el principio?.

Reclamo genuino

En tanto, el productor y miembro de la entidad Marcos Nazar habló sobre el nuevo panorama que se abre a partir de la negativa del Senado para la Resolución 125 y espera las palabras ?de la Presidenta para que ratifique lo actuado en el Congreso. Ella quería más democracia, bueno, esto fue más democracia, así que ahora esperamos la cadena nacional?.
Describió este momento como tiempo de diálogo y de volver a convocar a las entidades del campo a sentar y hacer un proyecto a futuro. Ella tiene que gobernar hasta el 2011, es lo que todos queremos, así que ojalá empiece a nacer un proyecto para todos los sectores agrícolas, ganaderos y las economías regionales, como han hecho nuestros países vecinos. Aplicar un poco de sentido común. En estos cuatro meses hemos pasado por esto por no aplicar el sentido común. Se vio que el reclamo era genuino si no, no hubiera sucedido lo que finalmente sucedió en el Congreso?.
Reglas claras para poder trabajar tranquilos y proyectar a futuro es lo que piden los productores. ?Decidir inversiones a largo plazo, poder trabajar con previsibilidad y saber que si uno se embarca en un negocio, lo va a poder terminar de la forma en que lo empieza, aunque después haya otros factores como el clima y los precios internacionales, pero son las reglas del juego ajenas a nosotros?.

?Un antes y un después?

Como un punto de quiebre, como un punto de inflexión histórico describió lo sucedido en el Congreso otro de los miembros de la Sociedad Rural, Carlos Cademartori, que  expresó: ?Tiene implicancias a nivel político, pero no es lo que buscábamos sino que es una consecuencia de todo esto. Creo que nadie tiene  que albergar la menor duda de que todas las instancias que se vivieron a partir del 11 de marzo no fueron buscadas ni provocadas por el sector agropecuario, al contrario, creo que fuimos arrastrados por la corriente. Si nos hubieran planteado el 11 de marzo el escenario de todo lo vivido, pensaríamos en una película de ciencia ficción, sobre todo por la materia, por la sustancia del problema que se estaba planteando, que era tan fácil de solucionar que justamente, es lo que hace tan irracional todo lo que se produjo después?.
?Si me pregunta qué va a hacer el campo de ahora en más, lo que nunca quiso dejar de hacer, ponerse a trabajar. Esto no termina acá, hay que lograr lo que es la solución de fondo para el sector y para el país. Una política de Estado que a nivel agropecuario nos permita dar todo lo que podemos dar?, puntualizó.
Por su parte, Alcides Fortunato agregó que ?el campo quiere lo que quiere la mayoría de la población: que las instituciones funcionen, que dejemos de vivir al borde de la histeria y plantearnos cada cosa como si viviéramos una tragedia. Que nos respetemos y respetemos las ideas del otro y se  hagan proyectos en común. A partir de ahora, mucha gente vio por primera vez cómo funcionaban las instituciones, descubrió cómo funciona el Congreso y es así como funciona un país en serio y no con personalismos mesiánicos?.

Autocrítica

Finalmente, Para Hugo Inza, a partir de todo esto ?la gente aprendió a conocer al campo. Hay un conocimiento mutuo. Ahora la gente sabe lo que es el trigo, lo que es una vaca, lo que es la soja?.
En ese sentido, para finalizar se le pidió a los presentes una autocrítica, preguntando si ahora van a seguir en contacto con la CCC y sus necesidades, a lo que Marcos Nazar contestó que ?sí, es cierto, no hemos participado en la forma en que lo deberíamos haber hecho. Evidentemente, llegamos a esto por no haber participado en forma correcta y el desconocimiento mutuo se debe a que estábamos encerrados en nuestros campos con nuestro trabajo, con solucionando nuestros problemas y no abrimos el juego hacia los demás participantes de la sociedad?.
Sobre la CCC, dijo que ?la verdad es que desconocía ese movimiento, sólo sabía que era una bandera con tres C, pero la verdad es que he conocido allí a gente muy valiosa, muy buena y de trabajo y ojalá ese vínculo siga porque se trata de unir, no de separar y confrontar. Queremos tirar el carro para el mismo lado, todos juntos?.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario