La táctica más efectiva para cumplir sus objetivos de Marketing

1. Escriba concretamente el objetivo que desea cumplir. Con una fecha y una medida específicas.
No vale decir que va a “captar clientes nuevos” en general, no sea difuso, es mucho mejor decir que va a conseguir “20 clientes nuevos para el 31 de marzo”. Y no vale “tenerlo en la cabeza”, hay que escribirlo.
¿Hecho? Bien, vamos a siguiente paso.

2. Localice un grupo de personas que le importen.
Por las que tenga respeto y que la respeten a usted. Puede ser de su propia familia, su esposa o marido, quizá amigos de siempre o incluso contactos y clientes. Alguien con cierta relación y que le importen, cuanto más mejor.

3. Vaya a esas personas y coménteles en voz alta lo que se propone hacer, con número y fecha.
De hecho, déles una copia de esos objetivos escritos, exponga públicamente (cuanto más mejor) lo que quiere conseguir y, si desea que todo sea aún más efectivo, pídales el pequeño favor de que eventualmente le vayan preguntando por cómo van esos objetivos, o propóngase usted mismo rendir cuentas ante ellos habitualmente.
Necesariamente tiene que importarle a usted lo que piensen y que sean gente que no quiera decepcionar (¿Realmente desea que su cónyuge vea que no tiene fuerza de voluntad o que un cliente contemple como no cumple lo que promete?).

Ésta es la parte difícil, pero también la que la hace funcionar. Van a aparecer mil excusas en su cabeza para no hacerlo, bien, ésas son señales de que no está realmente dispuesto a pagar el precio para cumplir lo que se propone, no quiero parecer catastrofista, pero es así, que lo sepa. Si eso aparece y le vence, de modo que no da este paso 3, sepa que sus posibilidades de cumplir eso que ha escrito son prácticamente cero.

Una vez que ha hecho todo eso tenga sus objetivos bien a la vista, de hecho lo ideal es llevarlos consigo escritos en la cartera y leerlos cada mañana, eso impedirá que desaparezcan de nuestra conciencia ahogados por las cosas del ?día a día?, que nos arrastran para todos lados y hacen que terminemos la jornada cansados y con esa sensación de no haber avanzado realmente nada. ¿Le suena ese sentimiento? No está solo y es uno de los mayores enemigos del emprendedor, pero unos pocos consiguen mantenerse en el camino, usted debe ser uno de ellos.

Le aseguro que cuando se vaya acercando la fecha, cuando esas personas que le sirven para ir controlando el resultado se lo recuerden, etc. se van a cumplir más objetivos que nunca o bien se va a quedar más cerca que de ellos que nunca.

Así que sólo hay una pregunta: ¿Estamos realmente dispuestos a pagar el precio? ¿A soportar la presión? Porque una cosa es decirlo en soledad y dos horas después seguir con lo mismo de siempre y otra es hacerlo de la manera propuesta. Le aseguro que va a notar la diferencia.

 

Fuente www.argenpyme.org.ar

 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario