?La tierra no debe ser un bien de renta, sino de trabajo y producción?

La Presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, aseguró que “la tierra no debe ser un bien de renta, sino un bien de trabajo y producción”, en un artículo que lleva su firma y que publica hoy el diario La Mañana de Formosa.
En ese sentido, y en referencia al acto que encabezó junto al gobernador Gildo Insfrán el pasado lunes en el oste provincial, dice que “la entrega a pequeños productores locales de Laguna Yema de unos 500 títulos de propiedad por un total de 250 mil hectáreas es un reconocimiento a ese esfuerzo y realización”.
“No se trata de un regalo ni una dádiva, sino de un crédito a pagar en diez años, con los primeros tres de gracia y seis por ciento de interés anual. La propiedad tampoco se podrá transferir antes que termine el período del crédito, para evitar especulaciones”, refirió Cristina.
“El país tiene una deuda histórica con el Norte argentino. Por el pensamiento geopolítico característico de los gobiernos antidemocráticos durante años se creyó que nuestros vecinos eran potenciales enemigos”, expresó la jefa de Estado.
“El Nordeste del país pagó un precio muy alto por esta locura.
Las hipótesis de conflicto con países hermanos generaron un atraso histórico en la infraestructura necesaria para el desarrollo de la región”, explicó.
“La firma del Acta de Reparación Histórica con la provincia de Formosa, durante la gestión del ex presidente Néstor Kirchner, fue un paso adelante para tratar de subsanar, en parte, esta injusticia”, añadió la mandataria.
En otro párrafo, Cristina aseguró que “todavía la Argentina es un país desigual social y geográficamente: quienes viven en los extremos del país no tienen las mismas oportunidades que quienes lo hacen en los grandes centros urbanos”.
“Por eso, es necesaria una redistribución del ingreso para darle a nuestro país una mejor equidad y mayor justicia social. Ese debe ser el compromiso de toda la dirigencia política, empresarial y sindical del país con sus ciudadanos”, indicó la Presidenta.
En otro tramo del artículo que publica el diario norteño, la titular del Ejecutivo Nacional recordó que “hace apenas unos meses, los cultores obsesivos del fracaso colectivo hablaban de los mercados a futuro y hablaban de cuánto iban a ganar ellos y cuánto íbamos a perder nosotros. Ellos eran ricos electrónicos.Nosotros pobres reales”.
“Ese lenguaje del dinero electrónico y de la especulación financiera llegó incluso a anidar en sectores de la economía real”, manifestó la Presidenta.
“Hoy el mundo cruje preso de un capitalismo que descreyó del hombre, del trabajo y del esfuerzo, de la producción y del Estado”, agregó Cristina.
“La Argentina se ha parado frente al temporal conciente de que sólo la industria, los servicios y el conocimiento hacen rico a un país. El Estado ha intervenido par cuidar la mesa de los argentinos y lograr precios accesibles, pero también para cuidar al productor”, señaló.
“Los argentinos no nos manejamos con dogmas, somos prácticos, hemos recuperado la autoestima y creemos en nuestras posibilidades. Si hubiéramos hecho lo que nos decían los economistas ortodoxos durante todos estos años, es decir, no regular, no intervenir y dejar todo en manos del mercado, los pequeños y medianos empresarios hoy estarían quebrados”, aseguró.
En ese sentido sostuvo: “Es curioso, la gran mayoría de los gurúes económicos internacionales, que se cansaron de hacer diagnósticos sobre la crisis de nuestro país, fracasaron a la hora de prever sus propios problemas”.
La historia reciente de la economía nacional prueba que lo que parecía una victoria para algunos sectores, terminó siendo un nuevo fracaso. Pero no sólo ellos se perjudicaron. También hicieron perder al Estado. Y cuando pierde el Estado, también pierden los sectores más vulnerables de la sociedad”, destacó.
Y amplió: “Hoy por hoy, resulta evidente que cuando al mercado nadie lo regula, nadie lo controla y se le deja hacer lo que quiere, se termina en el descalabro financiero que está sumida la economía mundial”.
En los tramos finales de su escrito señaló que “ningún sector se va a salvar a costa de los demás. En este contexto internacional, es cuando más tenemos que articular los esfuerzos entre el sector público y el privado para poder afrontar con mayor solvencia la profunda crisis internacional”.
“El mercado interno resulta un pilar fundamental para sostener el nivel de actividad económica. Para que nuestros trabajadores sigan teniendo empleo. Y para que lo que ellos producen pueda seguir siendo adquirido por los consumidores”.
En el último párrafo hace mención a la cálida tarde que le tocó vivir en Formosa, “eso sí, a los 37 grados de calor del lunes Laguna Yema, se los pienso retribuir al gobernador Gildo Insfrán invitándolo a visitar en julio El Calafate. Ahí también él va a poder sentir el calor de nuestra gente, pero con 25 grados bajo cero”, finalizó.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario