fbpx La universidad pública mostró su oferta educativa y convocó a una multitud de estudiantes – El Eco
¿Ya tenés una cuenta?
Inicia sesión
¿Aún no te registraste?
Registrate gratis

La universidad pública mostró su oferta educativa y convocó a una multitud de estudiantes

Luego de un paréntesis de diez años, la Universidad Nacional del Centro llevó adelante una nueva edición de Expo Unicen para dar a conocer sus propuestas y servicios. La exitosa jornada reunió a más de 1500 alumnos de escuelas secundarias de Tandil y la zona, y fue una verdadera fiesta para seguir impulsando el imprescindible rol de la universidad pública en la sociedad.

Mariano Leunda

“La educación del pueblo no se vende, se defiende”. Con ese lema miles de personas salieron a la calle el año pasado para respaldar a las universidades estatales y gratuitas argentinas, enorme capital educativo, científico, social y humano que son un orgullo nacional.

En esta línea, después de más de diez años, volvió a realizarse la Expo Unicen para compartir con la comunidad sus propuestas y conocer también las inquietudes e intereses de sus futuros estudiantes.

Los más de 1500 estudiantes secundarios –de la ciudad y distritos vecinos- y público en general que ayer se acercaron al Centro Cultural Universitario para participar de la actividad, es apenas una muestra más del capital simbólico que descansa en el seno de la Universidad.

Un espectro ecléctico se desplegó en el gimnasio del CCU para mostrar las múltiples posibilidades de formación que ofrece la Universidad Nacional del Centro en sus sedes de Tandil, Azul, Olavarría y Quequén. Dijeron presente las facultades de Ciencias Veterinarias, Ciencias Humanas, Ciencias Económicas, Ciencias Exactas, Arte, Derecho, Ingeniería, Agronomía, Ciencias Sociales, Escuela Superior de Ciencias de la Salud y la Unidad de Enseñanza Universitaria de Quequén

Más de una decena de stands, charlas motivacionales y talleres atrajeron la atención de los adolescentes, docentes y personas que concurrieron a interiorizarse no sólo acerca de las carreras de grado y posgrado, sino de la oferta educativa de educación no formal impartida en la Universidad Barrial y a través de los talleres de extensión.

La Universidad en todas partes 

José María Araya, titular de la Secretaría de Relaciones Institucionales de la Unicen, habló con este medio y señaló que, tras una década de interrupción, la expo fue un emprendimiento que se  fijamos como política prioritaria de la casa de estudios.

“Vinieron todos los estudiantes de los últimos años, sus docentes, queremos que puedan conocer la oferta académica de las sedes, mostrarles lo que es la universidad pública, no sólo las carreras sino todos los servicios y propuestas que hay para que se desarrollen, actividades deportivas, culturales, comedor autogestionado, becas, residencias”, enumeró.

Araya se sorprendió gratamente por la enorme afluencia de público y destacó el orgullo que representa para la universidad: “Es una alegría tener esta recepción en la comunidad, da cuenta del gran impacto que tiene la universidad en la sociedad”.

Bárbara Bracamonte, coordinadora de la Universidad Barrial, explicó que desde la institución se brinda un abanico de diferentes talleres de oficios, cultura, deportes y educación, pensados como espacios de formación profesional para la comunidad en general. Este perfil contribuye a igualar las oportunidades de formación en los distintos ámbitos sociales  y llegar con los trayectos educativos de calidad a la mayor cantidad de personas posibles. En el puesto de la “Uni” barrial, alumnas y formadoras mostraban en vivo las habilidades adquiridas en los cursos de manicuría, peluquería y belleza, entre otras actividades que concitaron la atención de los visitantes.

“Este año detectamos que no sólo se inscribe la gente del barrio, de Villa Aguirre, sino que asisten muchas personas de los distintos barrios de la ciudad, tenemos una matrícula de alrededor de 1600 alumnos  de todas las edades, esperamos seguir creciendo y proyectándonos”, indicó.

Amar la ciencia 

El stand de la Facultad de Ciencias Exactas, uno de los más visitados por los adolescentes, contó con novedosos elementos tecnológicos que evidencian el trabajo que se lleva adelante en la unidad académica.

“La idea es llamarle la atención a los chicos, trajimos varios dispositivos para mostrarles que tienen que ver con la matemática, la física, también con la informática, para que vean las cosas que se hacen acá y de manera lúdica acercarlos a las carreras, no todo es teoría,  sino que a través del juego se pueden aplicar cuestiones de todas las carreras”, contaron Mauricio Poncio y César Tynik, del área de extensión de dicha facultad.

El establecimiento genera tecnología de vanguardia y cuenta con numerosos laboratorios y espacios en los que se desarrolla desde investigación y capacitación docente, hasta simuladores de subte, de retroexcavadora, de camiones, de montacargas y de fumigadores. Recientemente, estuvo en Tandil el ministro de Educación nacional, Alejandro Finocchiaro , para inaugurar un el edificio del Media. Lab, dedicado a este tipo de desarrollos.

En el imaginario colectivo suele operar el prejuicio de que las carreras de exactas son muy complejas y difíciles de terminar, pero frente a esto, Mauricio y César expusieron que “te tiene que gustar, si te gusta le vas a poner todo el empeño y todas las ganas. No hay carreras fáciles, difícil es la que no te gusta, sentarte a estudiar algo que no te gusta es complicado. Si te apasiona te vas  a sentar y a ponerle empeño, hay gente a la que le va a resultar más fácil, otra a la que le va a costar más,  pero todos pueden llegar”.

Sobre el vertiginoso cambio que se registra en las áreas tecnológicas y digitales, que presuponen nuevos desafíos y nuevas habilidades para enfrentar un mercado laboral con una fuerte demanda, cada vez más competitivo, Tynik expresó que la formación de grado es fundamental y  no importa que después se siga desarrollando la tecnología. “Uno aprende a pensar y a resolver problemas, la enseñanza básica te formatea en esa forma de resolver problemas, en sistemas sí hubo una explosión y es un sector de pleno empleo, creo que los chicos  deberían pensar  en amar lo que vayan a hacer”, alentó.

El crecimiento de Ciencias de la Salud 

Natalia se desempeña en la Escuela Superior de Ciencias de la Salud, que se convertirá en facultad el mes próximo, y llegó desde Olavarría para difundir las tres propuestas de la unidad de estudios: medicina, enfermería profesional y licenciatura en enfermería.

Durante su permanencia en la exposición, no paró de hablar con los cientos de jóvenes que se acercaron al stand para evacuar dudas sobre la formación.

Desde 2006 la carrera de Medicina funciona en la ciudad de Olavarría y dos años antes había comenzado a dictarse la formación en Enfermería, una oferta educativo que cubrió la gran demanda regional existente en esas áreas.

“Este año tuvimos cerca de 200 de ingresantes a Medicina y 100 a Enfermería. Apuntamos a un perfil orientado a la prevención y promoción de la salud, la atención comunitaria, para  poder llegar a la comunidad y ver cuáles son sus condiciones y demandas”, detalló.

De hecho, la enfermería profesional es una de las carreras sobre las que hay mayor demanda en el sector de salud y se necesitan  numerosos profesionales capacitados para satisfacer la enorme vacancia que se registra en el ámbito.

“Luchamos contra la representación social tradicional  de la enfermería, que fue considerada  como una carrera de menor prestigio que la medicina, tratamos de revalorizar  el rol del enfermero dentro de un equipo de trabajo de salud. Hay becas y programa nacionales que busca estimular el flujo de  estudiantes hacia enfermería, necesitamos  más enfermeros que médicos”, sostuvo Natalia, que ratificó la continua expansión de la unidad académica en pos de ofrecer mejores alternativas de educación superior en la región.

 

 

 

 

 

 

 

 

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja un comentario