Las plazas turísticas crecieron un 170 por ciento en 8 años y los establecimientos se triplicaron

Las plazas turísticas crecieron casi un 170 por ciento en los últimos 8 años y la cantidad de establecimientos se triplicó, según datos oficiales pertenecientes a la Dirección de Turismo de la Municipalidad de Tandil.
El cierre de la Posada de los Pájaros puso otra vez a la actividad en los primeros planos de la opinión pública, aunque esta vez porque el hecho significó un símbolo del crítico momento que atraviesan los prestadores, tal como lo manifestó el presidente del directorio Hoteles Spa SA, Gustavo Di Giorgio, que tenía a cargo la explotación del predio.
Como informara en su edición de ayer este Diario, la ocupación en los establecimientos turísticos cayó un 75 por ciento, un indicador que enciende una luz roja sobre la expansión, el progreso y la sustentabilidad de la rama.
El crecimiento del número de plazas y predios acentúa la caída, puesto que el Turismo es uno de los bastiones económicos de la ciudad, aun cuando sólo representa el 9 por ciento del Producto Bruto Interno del Municipio.
El rebase de vacacionantes, que acontecía hasta el año pasado durante los recesos y los fines de semana largos, contrasta con esta realidad, aunque los prestadores mantienen altas las expectativas para el descanso invernal que se inicia mañana.
Una de las cuestiones que habitualmente genera debate es si Tandil necesita ampliar su oferta de alojamiento o mantener esta estructura para que la actividad turística no pierda su carácter de sustentable.
La directora de Turismo de la comuna, Susana Ugarte, sostuvo que la cantidad de plazas es suficiente o insuficiente de acuerdo a la dimensión que se le quiera dar a la rama, a la vez que consideró que ?no tenemos que crecer indefinidamente para el turismo?.
?Si mañana se construyen dos hoteles sindicales, por ejemplo, en mi criterio la política se saldría de sus carriles. Yo no quisiera ese Tandil turístico. Yo quisiera conservar este Tandil, donde el turismo se integra como parte de la sociedad y preserva al tandilense?, agregó la funcionaria.

Los números

En el año 2000 la ciudad contaba con un total de 1400 plazas y pasó a tener 2.633 en 2001, 2.792 en 2002 y 3.173 en 2003, incrementando en un 126 por ciento su potencial de alojamiento en sólo tres años.
El último lustro, en tanto, con un aumento de 570 unidades en su capacidad de alojamiento, fue el de la consolidación de la marca Tandil, la estabilización del crecimiento y la afirmación de una política turística económicamente sostenible.
Sin embargo, lo que más se destaca del período es el incremento de la cantidad de plazas parahoteleras, un fenómeno que se refleja en la construcción de nuevos complejos de cabañas.
En 2003 existían 32 establecimientos, con una capacidad de 663 personas; mientras que en 2008, se registraron 7 nuevos emprendimientos y el número ascendió hasta los 1.008 posibles ocupantes, lo que equivale a un crecimiento de un 35 por ciento.
Este tipo de oferta se consolidó y superó a la hotelería tradicional en la cantidad de plazas. En 2000, el potencial de alojamiento se repartía en 27 y 73 por ciento, respectivamente, en tanto que en la actualidad la relación se invirtió, 58 y 42 por ciento.
Los datos oficiales reflejan que sobre 5.405 plazas el 40 por ciento pertenece a la parahotelería, el 31 por ciento a la hotelería y el 29 restante a los campings.
Ugarte afirmó al respecto que Tandil tiene ?un turismo adolescente?, porque la actividad ?creció mucho, pero ahora hay que darle forma porque está en la crisis del crecimiento?.
?Se hizo demasiado y se construyó. Las habilitaciones y el Plan de Ordenamiento Territorial tienen como objetivo encauzar eso?, acotó.
En su edición anterior, este Diario accedió a los dos proyectos que el nuevo propietario de la Posada de los Pájaros presentó al Municipio, ambos rechazados por no encuadrarse dentro de la nueva normativa presentada en julio del año pasado y que generó tanta resistencia dentro de los prestadores turísticos.
Ahora existe una tercera iniciativa de expansión, aunque el empresario irlandés, titular de la firma Eamon Cleary, habría afirmado que si la comuna no la avala, cerraría definitivamente la Posada y abandonaría el negocio turístico en esta ciudad. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario