Le incendiaron su vivienda en construcción y exigió seguridad

Llorando, Gustavo Iragola, un vecino que ya estaba en la recta final de la construcción de su vivienda, en la calle Soldado Argentino 55, informó que en la madrugada de ayer se incendió la planta alta del inmueble, echándose a perder -en pocos minutos- prácticamente todo. Si bien aún desconocía las causas, adujo que el hecho fue “intencional” y al azar, por lo que alertó al resto de los vecinos y exigió a las autoridades mayor seguridad.

En el lugar, intervino el cuartel de bomberos, que fue advertido por una vecina que vive en una casa enfrente a la obra. Las llamas afectaron toda la planta alta, el techo de madera y las paredes. “Hay que hacer prácticamente todo nuevo”, lamentó.

En medio del desolador escenario, en una mañana de gran tristeza e impotencia, el propietario recorrió con El Eco de Tandil la obra, lamentando las pérdidas y con un dolor incomparable por tener que dilatar el sueño de poder mudarse con su familia a su propia casa, ésa que con tanto esfuerzo fueron construyendo.

Si bien no supo especificar el horario en que se registró el incendio, calculó que fue alrededor de las 4 porque a las 5.10 “ya los vecinos vieron el fuego saliendo por las ventanas, y calculo, más o menos, que tiene que haber tardado una hora para haber agarrado todo el techo”, contó.

“La parte de arriba no sirve para nada y hay que hacerla prácticamente nueva. Las instalaciones, inclusive los revoques, las carpetas, cerámicos, el techo por supuesto no sirve para nada”, describió el vecino. Estimó que el incendio se originó allí en la planta alta mismo, “no tengo dudas que ha sido inclusive en un baño que se estaba usando como pieza y habíamos dejado algunas cosas”, aseguró.

Advirtió que no veía faltantes, así que calculó que “no han venido con la intención de robar”. Tampoco aclaró que tiene gente en la que podría llegar a “desconfiar, en absoluto”. Por lo tanto, consideró que le tocó a él lamentablemente al azar, “dijeron vamos acá, pero nada más”, expresó.

 

Alertar a

los vecinos

 

Por esa razón, admitió Iragola que le interesaba dar a conocer lo que le pasó en pos de alertar a la gente y los vecinos de la zona porque “obviamente esta persona está suelta”, como así también para pedirle a quienes tienen cámaras de seguridad para poder ver si pueden aportar algún dato que sirva para esclarecer lo sucedido.

“Es obvio que lamentablemente va a volver a ocurrir, no veo que sea algo que vaya a quedar acá”, lanzó, ya que sabe de otros casos similares que han sucedido en este último tiempo, remarcó.

“Hay algunas personas que están aparentemente con estas intenciones, no sé cómo calificarlo”, confesó conmovido.

 

“Un gran esfuerzo”

 

“La obra es un gran esfuerzo, arrancamos de a poco hace tres años, en este último tramo obviamente apostás a un crédito. Estábamos a una o dos semanas de cerrar la obra, íbamos a empezar con la pintura y lamentablemente ahora quedó el sueño truncado”, lamentó el damnificado.

“Está mi familia atrás, las chicas estaban llorando en casa, hoy me llamaban a mí y ni ganas tenía de hablar, la pérdida es material, que tiene solución, pero resalto esto que no creo que vaya a quedar así acá, es decir, a mí me tocó hoy”, dijo, pero llamó a tomar medidas y preocuparse por el tema porque le puede pasar a cualquiera.

“Las autoridades ya saben por reuniones de vecinos que están preocupados por la seguridad de esta zona. Bueno, hoy, acá está la consecuencia del porqué se están preocupando, porque realmente acá hay inseguridad”, lanzó Iragola.

Planteó que respecto a las cámaras de seguridad “habría que moverse un poquito e indagar, ver quiénes transitaban a esa hora, porque sino no vamos a llegar a nada”.

 

 

“Los vecinos,

una maravilla”

 

Por último, el hombre agradeció la solidaridad de los vecinos que lo contactaron y se movilizaron a raíz de lo que le sucedió. “Estoy muy agradecido porque hoy, sin ellos, no tendría ni siquiera la planta baja”, expresó.

“Ahora voy a hacer la denuncia a la comisaría y ponerme al tanto sobre el tema. Sé que los bomberos se portaron muy bien, llegaron a eso de las 5.45, así que fue algo rápido porque la gente se dio cuenta a las 5.10, a mí me fueron a buscar porque yo tenía mi teléfono apagado. Me fue a buscar el maestro mayor de obras porque ya la gente no sabía a quién llamar”, contó.

 

“Que se haga una investigación”

 

Ya cuando él llegó al lugar, alrededor de las 6.30, dijo que los bomberos “se habían ido, pero incluso nos quedamos dos horas más apagando porque había partes que se veían apagadas y se volvían a prender”.

Iragola aseguró que “es ahora cuando uno tiene que recurrir a las cámaras que hay para que se haga una investigación. Es raro que estén dando vueltas por esta zona, además el día, no es fin de semana, no es un lugar tan transitado, así que se puede perfectamente, con algunas cámaras, identificar quién estaba dando vueltas. Y por supuesto aprovechar para pedirle a toda la gente que pueda ayudarme en el tema, se lo agradecería”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario