Le pegó una trompada: lo expulsaron de la escuela

El episodio se produjo ayer por la mañana en un colegio de la ciudad salteña de Rosario de la Frontera, dentro de un aula de primer año del Polimodal, donde se encontraban la profesora y todos los alumnos del curso.
Según se informó, la docente agredida, Beatriz Piorno de Romano, luego de recibir el golpe se trasladó hasta la comisaría Nº 31, donde fue revisada por un médico legal y radicó una denuncia judicial.
En tanto, las autoridades de la Escuela de Comercio Nº 5009 “Nuestra Señora del Rosario”, donde se produjeron los incidentes, le comunicaron los hechos a los padres del adolescente y luego decidieron expulsarlo, por lo que el chico perdió la cursada de este año.
María Luisa León, directora del establecimiento educativo, señaló al diario El Tribuno de esta ciudad que el hecho se desencadenó “cuando la profesora estaba en su curso dando lectura a las notas del último trimestre, para que los alumnos se enteraran si aprobaban o no la materia”.
“Cuando procedía a dar lectura a la nota del chico agresor, éste le solicitó permiso a la profesora para dirigirse hasta secretaría para hablar con su madre por la mala nota, pero la docente manifestó, con justa razón, que debía esperar puesto que faltaban 10 minutos para el recreo”, sostuvo la directora.
Luego, agregó: “No conforme con ello, el alumno se dirigió a su pupitre, retiró su mochila y, al pasar frente a la profesora, le propinó un puñetazo en el pómulo izquierdo de la cara y salió corriendo”.
De acuerdo con el relato de la directora, fueron los propios compañeros del adolescente los que se dirigieron hasta la dirección de la escuela para dar a conocer lo sucedido.
La Escuela de Comercio tiene una matrícula de 1.200 alumnos en tres turnos, mañana, tarde y noche; el turno mañana, donde sucedió el incidente, registra una matrícula de 475 alumnos.
“Debemos trabajar escuela y sociedad, entiéndase como tal a las autoridades políticas, policiales, judiciales, eclesiales e instituciones en general y, por supuesto, debe estar involucrada la familia como célula básica de toda comunidad”, señaló la directora tras los incidentes.
Por otro lado, desde el colegio destacaron la actitud de la madre del alumno agresor: “Cuando comunicamos a la familia sobre lo ocurrido, su madre en ningún momento protestó, todo lo contrario, se puso a disposición y en ese aspecto firmó el acta labrada en la escuela sobre cómo ocurrieron los hechos, donde además queda reflejada la sanción impuesta al alumno”, señalaron.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario