Llegan hasta 60 mil pesos las multas por no regularizar Ingresos Brutos

Para Gustavo Símaro, los contadores deberían dar mayor valor agregado al cliente “y no ocuparse de cuestiones burocráticas”.

Archivo

La Agencia de Recaudación de la Provincia de Buenos Aires (ARBA) avanza con el regularización de 1,2 millones de contribuyentes directos de Ingresos Brutos que deben actualizar los datos referidos a su actividad económica ante el fisco.

Unos 288 mil casos todavía no homologaron su situación en función del nuevo nomenclador por lo que, el organismo, dispuso aplicar multas y sanciones que impedirán a los infractores operar en la web del organismo.

Hasta el 31 de enero hay tiempo para el reempadronamiento y evitar inconvenientes para solicitar constancia de inscripción en Ingresos Brutos, tramitar certificados de domicilio o cumplir con los deberes formales.

En este marco, el contador Gustavo Símaro explicó que “esto se desprende de la resolución 39/2017 que vencía a fines del año pasado y fue prorrogada y, en la que ARBA, solicitó a aquellos que no hayan actualizado los datos respecto a su actividad económica, lo hagan antes del 31 de enero”.

Si bien no se comunicó oficialmente la nueva disposición, el ente de recaudación informó en su página web la extensión del plazo. Lo que sí dejaron trascender, es el valor de las multas en caso de no ajustarse al nuevo vencimiento.

El profesional señaló que “el incumplimiento de los deberes formales, establece a partir del artículo 60 del Código Fiscal que, quienes no se reempadronen, podrán ser objeto de estas sanciones económicas”. Las multas están estipuladas en un rango que va desde los 400 a los 60 mil pesos.

En este sentido, Símaro aclaró que “igualmente el fisco es quien siempre queda habilitado, según la gravedad de la infracción, para aplicar el piso, el techo o una suma intermedia”.

Por otra parte, el contador hizo referencia a la aprobación de la Ley Tributaria Provincial en la que, entre otras modificaciones, hubo un cambio en el nuevo nomenclador de alícuotas, con bajas sustanciales para algunas actividades.

“Hay que estar muy atentos, porque si el contribuyente no queda con la categoría que tiene, puede perder algunos beneficios o tributar a una tasa que no es la que debe pagar”, explicó Símaro.

El nomenclador NAIIB-18 es el código de actividades económicas utilizado por la provincia y su clasificación sirve para definir las exenciones y alícuotas en Ingresos Brutos. Mientras el sistema anterior contenía 784 códigos de actividad, el nuevo posee 1.017, con más rubros.

Cabe destacar que más allá de la sanción económica, el contribuyente deberá tener en cuenta que el incumplimiento, también genera inconvenientes prácticos.

“Aquellos que no lo hagan dentro del plazo fijado, quedarán inhabilitados para realizar operaciones con ARBA a través de la página web del organismo por lo que no se podría determinar la carga impositiva ni realizar pagos”, advirtió el profesional.

Consultado sobre las dudas que por lo general tiene el común de la gente ante los nuevos cambios en materia impositiva, Símaro sostuvo “me encantaría que los contadores nos ocupemos en dar mayor valor agregado al cliente y no de tantas cuestiones burocráticas”.

“Lo recomendable es que siempre se acuda a un asesor tributario porque es muy difícil que el contribuyente por sí mismo, se pueda ocupar del tema aún siendo monotributista”, aconsejó.

Por estos días, el fisco bonaerense informó que las multas mejoraron el nivel de cumplimiento ya que en 2015, la mitad de los contribuyentes no presentaba las declaraciones juradas y hoy se redujo en 3 de cada 10.

También detallaron que, hasta el momento, unos 530 mil contribuyentes fueron reempadronados de oficio por la agencia y más de 320 mil realizaron el trámite, por lo que no tendrán inconvenientes al presentar el primer anticipo de Ingresos Brutos.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario