Lo que el temporal no se llevó

Otra vez el fuerte temporal dejó severas secuelas en el partido que, de a poco, irá retornando su normal fisonomía. Comparado con otros distritos, el consuelo para los tandilenses pareciera que debiera alcanzar, habida cuenta de que las consecuencias en ciudades vecinas han sido mucho peores. Tendrá que ver con obras y mantenimiento que desde aquí se proyectaron y se vinieron realizando con inversiones importantes,  y merece ser destacado.
Lo que el temporal de lluvia no limpió fue el camino de miserias que al parecer prometieron transitar lunghismo y kirchnerismo de aquí en adelante, más precisamente de cara al próximo escenario electoral.
Es que de manera solapada los protagonistas vienen incurriendo en operaciones y pases de factura con repercusión relativa en lo que hace al interés ciudadano. Y si la repercusión local no alcanza, bien vale llamar la atención con los medios nacionales.
De todas formas, parece apenas una muestra, están mostrando las garras de lo que están dispuestos a ofrecer rumbo a un escenario político tan hostil como impredecible.
Casi en sintonía con la hostilidad que se respira desde Nación y Provincia, con rispideces propias del interés particular más que general, en la ciudad se viene respirando un tufillo extraño, nauseabundo, que no precisamente deviene de las fuertes precipitaciones de ayer,  sino más bien de las nuevas-viejas artimañas políticas de hoy.
Del adoctrinamiento en las escuelas a la adquisición de hectáreas del predio Sans Souci. De los desmanejos de los recursos que administra Desarrollo Social al apoyo logístico lunghista para sostener la protesta piquetera de la CCC, todo sirve para salpicar y echar a rodar con el propósito de dañar, o al menos hacer trastabillar al contrincante. Y si no alcanza con lo que se diga desde acá, pues que vengan los medios de más allá, ávidos por escarbar mugre y salpicar, más que por esclarecer alguna verdad.
Al compás de una crítica para con la administración lunghista se viene una contraofensiva sobre las contradicciones kirchneristas. Mientras el justicialismo apuesta al fracaso del plan local de viviendas, desde el radicalismo les reseñan que no culminaron las casas del Plan Federal.
Si la oposición hace hincapié en la cantidad de personal de planta incorporado, desde calle Belgrano recuerdan los que han ingresado a los edificios de calle Pinto.
Cuando desde el bloque peronista acusan de doble moral al radicalismo por abastecer el piquete al Anses, los correligionarios hablarán del doble sueldo para los “tímidos” voceros bossitas.
Si la oposición apuesta a las causas penales emprendidas por denuncias de trabajadores municipales, el lunghismo machacará sobre las causas que sus referentes nacionales transitan casi sin sonrojarse.
Así, la casta política vernácula se va entreteniendo, anticipando lo que están dispuestos a protagonizar cual prólogo de una historia de la que, al decir de propios y extraños, nada puede predecirse, porque hay poco y nada por aseverar sobre lo que pasará de aquí a un año, cuando se vean cara a cara y cuerpo a cuerpo busquen seducir al electorado.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario