Loreal respaldó la conducción de Grasso y afirmó que la prestación en Salud Mental ?está asegurada?

El edil consideró sobre la advertencia de la Asociación de Psiquiatras que “hay una parte de la psiquiatría que no soporta que un psicólogo esté al frente de Salud Mental”.

En diálogo con El Eco de Tandil, el concejal aclaró a la comunidad en primer lugar que “hoy la prestación está asegurada. La comunidad -ratificó- recibe la atención que debe recibir y las autoridades de Salud están trabajando ya a nivel local y por fuera de la ciudad también convocando nuevos psiquiatras”.

Detalló que “hay tres psiquiatras que permanecen en el servicio, que no han dado ningún informe de irse ni manifestado ninguna intención de renunciar, quedan los tres trabajando. Creo que hay una o dos que son las que presentaron la renuncia y alguien que dijo que se iría hacia fines de enero o febrero. Esa es la situación”.

Señaló que “la realidad es que hay todo un equipo de médicos dentro del Hospital, incluso los médicos de guardia, que ya hace años que están trabajando en todas las emergencias”.

En tal sentido, Loreal explicó que “cada vez que una noche llega un cuadro, ya sea un brote psicótico, un cuadro de alcoholismo, intento de suicidio, un brote maníaco depresivo, cualquier cuadro que tenga que ver con salud mental, donde el médico de guardia está habilitado y con un protocolo de intervención, incluso con las indicaciones de los psicofármacos que se deben hacer, y esto fue hecho cuando yo era director de Salud Mental, se había confeccionado un protocolo de intervención hecho por los psiquiatras para que se aplicara en guardia”.

Por lo tanto, consideró importante decirle a la comunidad que “se está trabajando para poder cubrir esos cargos, y la segunda situación es que hoy por hoy también permanecen otros profesionales, se está buscando el ingreso de nuevos y hay otros médicos en el Hospital que también están habilitados para poder cubrir esto”.

En segundo lugar, el edil se refirió a “la nota de la Asociación de Psiquiatras, una solicitada, y hay un `todos los días´, las cosas que se dicen en el Hospital, que dicen los colegas que trabajan allí, las cosas que fueron ocurriendo en el servicio son unas y luego sale una nota en la prensa que -en parte- difiere. Por ejemplo, yo tengo referencias, hace dos meses, que una psiquiatra se va del Hospital porque está cansada porque tiene muchos chicos y no quiere seguir trabajando”.

“Y eso -afirmó Loreal- hoy se transformó casi como en una queja política y en una denuncia, y resulta que la cosa arranca con una causa personal: `Me voy porque estoy cansada, porque tengo que atender a mis hijos´, y resulta que esto después en los días, con la renuncia de otra porque no le interesa el sueldo y con las quejas de una tercera, va tomando un carácter político, no en el sentido de política partidaria, sino en el sentido de los intereses que se defienden en función de estructuras de poder”.

“Estoy hablando de peleas, de disputa por estructuras de poder, vale decir, alguien quiere ocupar determinado cargo y entonces, como se dice hoy en día, se `fogonea´ determinada situación en función de generar tal o cual complicación para después tener ese cargo”, puntualizó.

 

La nueva Ley

Sobre las declaraciones del doctor Jorge Garaguso, Loreal aclaró en principio que lo respeta y que cualquiera puede dar su opinión, en cualquier lugar, pero advirtió que “hay que tener mucho cuidado cuando se representa a una institución”.

En este sentido, señaló que la solicitada parece firmada sólo por Garaguso, pero lo fue por todos los miembros de la Asociación de Psiquiatras, así que -remarcó- “ya no es un particular que da una opinión, sino que es una asociación de profesionales que se expide. ¿Y qué pienso yo de esto? Que como particular puedo estar o no de acuerdo con una ley, a mí me puede gustar o no tal o cual ley, pero cuando yo trabajo en una organización y mucho más si soy miembro del sistema público de Salud, yo tengo que trabajar conforme a ley”.

“La Dirección de Salud Mental, que es casi inédita en el país, tiene servicio de psiquiatría y de psicología. Además, hay enfermeros y hay trabajadores sociales, se entiende que es una organización absolutamente democrática y conforme a la Ley Nacional de Salud Mental, esto parece que es lo que les molesta a la psiquiatría”.

 

Sin diálogo

 

En concreto, sobre la advertencia de la Asociación de Psiquiatras, Loreal consideró que de alguna manera “está molesta en la pérdida de la hegemonía del discurso autoritario de la psiquiatría y que no está dispuesta a dialogar con la psicología”.

Fundamentó esta perspectiva al decir que “la Dirección de Salud Mental, en este momento, está a cargo de un psicólogo, si estuviera a cargo de un trabajador social se iría contra el trabajo social, por eso dije que hay intereses de poder”.

“Me parece que hay una parte de la psiquiatría que no soporta que un psicólogo esté al frente de Salud Mental, y de hecho yo atravesé las misma situación cuando era director de Salud Mental, tenía estos dichos dentro del servicio. ¿A quién se le ocurre que un psicólogo va a ser jefe de psiquiatras? Esto era molesto, pero la realidad es que hay una ley y el sistema público de Salud responde a ley”.

“Entonces -lanzó Loreal-, si a Jorge y a la comisión de la Asociación de Psiquiatras les gusta o no les gusta es un problema personal, a mí me preocupa -reconoció- que una asociación profesional pueda expedirse tan tranquilamente en contra de una ley nacional, una ley joven que a mi gusto democratiza”.

 

Los distintos dispositivos

En este sentido, Loreal detalló que “lo que pasaba antiguamente era que el paciente de salud mental era un paciente del psiquiatra, sólo el psiquiatra decidía qué era lo que se hacía, cuáles eran las intervenciones, qué prácticas se realizan. La nueva ley pone en opinión a la psiquiatría con la psicología, la enfermería, el trabajo social, e incluso con otras disciplinas”, por eso los distintos talleres que se llevan adelante en el Centro de Salud Mental, mencionó.

“Esto de ninguna manera invalida al discurso de la psiquiatría, es fundamental el trabajo del psiquiatra y quién no va a reconocer que ese paciente es un paciente que requiere medicación y que el especialista en esto es el psiquiatra, sí, pero ese discurso va al lado de otro, también ahí opina el resto de los profesionales”.

“La psiquiatría trabaja con el órgano cerebro, la psicología trabaja con el aparato psíquico, ambos trabajamos con la misma persona pero uno se ocupa de un órgano y el otro se ocupa de la atención de la persona. Entonces, esto es lo que de alguna manera la ley contempla y trabaja muy bien, articular todas estas partes”, concluyó Loreal. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario