Los adjudicatarios de Eleprint del Procrear fueron sorteados para obtener las casas de Riva

Luego de un largo año de lucha, los adjudicatarios de las casas que construye Eleprint, en el desarrollo urbanístico Procrear, recibieron una buena noticia. Es que la mayor parte de los beneficiarios fue sorteada para obtener una de las casas de tres dormitorios de la firma Riva, a partir de lo cual ya saben cuál será la unidad habitacional de cada uno.

Cabe recordar que los adjudicatarios comenzaron con el reclamo, en junio, por la incertidumbre que vivían y tomaron conocimiento de que las viviendas tenían falencias constructivas. Por eso existía un conflicto entre el banco y la empresa. A partir de ahí, iniciaron un largo camino para que les resolvieran el problema y finalmente consiguieron que los pasaran a otras viviendas de mayor valor, pero que tienen características similares a las que les correspondían por sorteo.

Una emoción
muy grande

Roberto Pintos, uno de los adjudicatarios, contó que “estoy muy contento porque soy uno de los primeros que voy a tener que entrar y ahora con gran revuelo, porque yo pensaba que iba a tener la casa para enero, pero creo que va a ser antes. Ya podemos entrar al sector y ver cuáles son nuestras casas”.

Aseguró que recibió la noticia con “mucho llanto. Es una emoción muy grande, luego de un año de lucha muy ardua, muy peleado codo a codo con los vecinos, que muchos vamos a ser amigos, este sacrificio nos llevó a esto”.

Por su lado, Cecilia Rodríguez Páez contó que los llamaron para reevaluarlos, primero con el Banco Central y luego hicieron una relación cuota ingreso, para ver si podían acceder al crédito.

Más detalles

“Nos fueron llamando por teléfono a los titulares, nos preguntaron si queríamos pasarnos para el sorteo de Riva y en cada caso nos dijeron si teníamos que poner refuerzo o no. Quedaron ocho afuera”, indicó.

Y agregó que “nos dijeron que calificábamos, pero no sabemos cuánto vamos a pagar de cuota. Hasta que no nos llamen del Banco y empecemos a firmar, no tenemos valores todavía, estamos en el aire”.

“En el sorteo nos adjudicaron las unidades, hay dos manzanas que están para que entren los beneficiarios, las nuestras todavía están terminándolas y las está por recibir el banco, así que estarían para febrero o marzo del año que viene”, afirmó.

“Todavía no lo
podemos creer”

Admitió que “todavía no lo podemos creer. Tanto tiempo peleando, pidiendo y hablando con uno con otro y sentir que ya estamos con un pie en la casa es raro”.

Recordó que cuando tuvieron la reunión en Buenos Aires con funcionarios solicitaron “firmar la finalización de saldo de precio antes de fin de año, donde queda asentado el valor de la casa y la cuota. Antes uno lo firmaba y al momento de firmar el crédito, si había algún aumento, se rompía ese contrato y se firmaba con el nuevo valor”.

“Lo que conseguimos en la última reunión en Buenos Aires es que eso no suceda, por lo que sucedió en Eleprint de los problemas de construcción, los tiempos se dilataron, así que no es responsabilidad nuestra el hecho de que las propiedades sigan aumentando. Entonces conseguimos que se congelen los valores de las unidades al 14 de octubre”, contó.

Seguir
luchando

En tanto, Roberto Pintos aseguró que “igual hay que seguir en el camino hasta que firmemos. Hasta que estén todos en el barrio vamos a seguir dando lucha para que se ocupe todo el barrio como queremos, que todos los trabajadores estén en sus casas”.

“Eramos 104, algunos no quisieron pasarse a las de Eleprint o no calificaron. Ellos van a poder agarrar los dúplex que dejamos o las casas de dos habitaciones. Esperemos que la firma sea pronto, a la brevedad, que nos sorprendan la semana que viene por ejemplo”, afirmó.

Y confiaron que quieren que se termine de definir todo en breve porque “se vienen los aguinaldos y aumentos que nuevamente empezaríamos con la lucha de los segmentos, por eso nuestro apuro”.

Es que el tema de los segmentos fue otra batalla ganada, en la cual lograron que en el segmento 1 entraran las familias con ingresos hasta 15 mil pesos, cuando anteriormente era hasta 10 mil. El tema es que si siguen aumentando los sueldos y no se firma el contrato, corren riesgo de cambiar de segmento, con lo cual la tasa de interés es más alta y el plazo de años para pagar es menor.

“Estamos expectantes porque cada mes que pasa aumenta la posibilidad de cambiar de segmento”, dijo.

Pero admitió que aún no están tranquilos hasta que no sepan fehacientemente el valor de la vivienda y el monto que deberán pagar de cuota.

Cecilia Rodríguez Páez contó que cuando firmaron la preventa la cuota era de 5.300 pesos y ahora “no sabemos con qué nos vamos a encontrar. Obviamente no puede superar el 45 por ciento del sueldo, pero si pasamos de 5 mil pesos a 9 mil creo que mucha gente lo va a analizar porque la situación económica no es fácil”.

No obstante, evaluaron que la lucha que llevaron adelante “valió la pena definitivamente” a pesar de que “tenemos compañeros que quedaron en el camino, pero vamos a seguir luchando”.

Roberto Pintos sostuvo que “conseguimos valores humanos, eso es lo más lindo”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario