Los descendientes de la familia Cinque pretenden revocar la donación de 37 hectáreas en las sierras

Este Diario dialogó con Fernando Ferrari, bisnieto de Antonio y Juana Cinque, quien aseveró que la mayoría de los descendientes pretende revocar la donación que habían realizado durante el gobierno de Julio José Zanatelli.

En principio, el hijo de Lía Esther Blanco Villegas de Ferrari aseguró que procedió a alambrar, porque “son derechos que la ley me asiste. Yo estoy deslindando la propiedad con el vecino y nada más”.

El heredero de los Cinque sostuvo que “la decisión es de la familia. Los donantes están de acuerdo en la revocación de la donación” y adelantó que “estamos dispuestos a responder todos los requerimientos que se nos hagan” desde la Justicia.

Por otra parte, confirmó que el abogado que representará a los distintos herederos es Rodrigo López Santoro, quien se encargará de contestar la presentación que impulsará la comuna el lunes próximo, una vez terminada la feria judicial.

Hasta el momento, de los nueve herederos originales, tres habrían escriturado en favor del Municipio en 2007, otros cinco no formalizaron la donación y el restante nunca estuvo de acuerdo con ceder esas tierras, por lo que su parte fue declarada de utilidad pública y quedó sujeta a una futura expropiación.

El inmueble es un bien indiviso, una figura extraña. Es que los nueve hijos de Antonio Cinque nunca lo repartieron al momento de la sucesión. Una de las razones es que no tenía demasiado valor económico y sobre esas tierras se generaron distintos planes –como anexarlas a Villa del Lago- que nunca se concretaron.

 

La donación

En el año 2000, el Concejo Deliberante sancionó la Ordenanza 8.176, que en su artículo primero establece: “Acéptese la oferta de donación con cargo de los derechos hereditarios sobre el predio identificado catastralmente como Circ. I, Secc. E, Chacra 158 del partido de Tandil, efectuada por las siguientes personas: Lía Anunciada Cinque de López Mata, Jorge Armando Cinque, Lía Esther Blanco Villegas de Ferrari, Jorge Alberto Blanco Villegas, Alicia Beatriz Blanco Villegas, Antonio Luis Cinque, Juan Leonardo Cinque, Liliana Cinque de Córsico, María del Carmen Cinque de Belagamba, Elena Ester Cinque de Craviotto, Sara Edelweiss Cinque de Mezzadri, Delia E. Kindsvater de Cinque, María Cristina Cinque de Delbueno, Miguel Martín Cinque, Miguel García Freire, Marcela García Freire y Federico García Freire”.

Cuando la norma habla de “cargo”, refiere al compromiso del Municipio de construir un parque con una ambiciosa réplica de un fuerte de tamaño real, con muros de tres metros de alto revestidos en piedra y fosas en el perímetro.

Entonces, el artículo segundo afectó “el fundo como espacio verde público para la creación de un parque temático, histórico, cultural y recreativo para la ciudad de Tandil, de acuerdo al proyecto especificado a fojas 25 y 26 del expediente nota municipal número 8.653/2000”.

“En realidad, no se cumplió con el cargo. El argumento es el único válido: había un cargo que había que hacer que no se hizo”, fundamentó Fernando Ferrari. Consultado por el plazo de cinco años establecido para construir el parque, evaluó que “está suficientemente vencido”.

 

Rechazó acusaciones

Por otra parte, Ferrari rechazó las declaraciones del secretario de Gobierno Matías Civale, quien había afirmado que no se quiso identificar en el momento que personal de Inspección General realizó una constatación en el predio, mientras estaban alambrando y realizando movimientos de suelo.

“Eso es mentira. Jamás hablé con ninguno (inspector). Una vez vino un móvil de monitoreo de las cámaras de seguridad que pasó por ahí y me saludó muy atentamente, y nunca más”, dijo. 

 

Permitirán el acceso a guías y visitantes

Por otra parte, Ferrari transmitió tranquilidad para los guías turísticos y personas que suelen usar las cavas del cerro Dos Huecos para realizar actividades deportivas como rappel, escalada, tirolesa, etc.

“El alambrado no hizo más que deslindar una propiedad. No cortó ningún acceso ni nada por el estilo, y la gente sigue teniendo acceso a todo. No hay ninguna limitante ni se hizo por el momento, ni creo que haya”, precisó.

En principio, indicó que la familia no tiene definido ningún proyecto puntual para ese lugar y fundamentó la decisión de revocar la donación porque “el Municipio no hizo nada” en ese espacio paradisíaco.

De todos modos, advirtió que no permitirán que se utilice el cerro ni las cavas para distintas actividades nocturnas que molestan a los vecinos de esa zona turística.

 

El proyecto fue de la comuna

Fernando Ferrari contó que el intendente Julio José Zanatelli le solicitó a Jorge Blanco Villegas esas 37 hectáreas para construir la réplica del Fuerte Independencia y el parque que llevaría el nombre de Antonio y Juana Cinque.

La propuesta es muy ambiciosa, incluso se trata de una obra faraónica, de alto costo para la Municipalidad y de gran impacto ambiental para una zona agreste. “El proyecto no lo propusimos nosotros, lo propuso la Municipalidad”, aclaró el heredero.

“Zanatelli se lo pidió a Jorge porque dijeron que iban a hacer un proyecto del parque Cinque. Hicieron el proyecto y pusieron el plazo ellos”, indicó el sobrino de Jorge Blanco Villegas y primo de Mauricio Macri sobre la iniciativa que debía concretar la comuna en un plazo de cinco años. 

 

La historia de un cerro con valor natural e histórico

Antonio Cinque, bisabuelo de Fernando Ferrari, llegó a Tandil desde Italia y se convirtió en la mano derecha de Antonio Santamarina. Gran emprendedor, amasó su fortuna en estas tierras.

Según la historia que circula en la familia, Ferrari relató que “una vez fue a la Estación de trenes y encontró un paisano, que se había venido de Italia, llorando porque le habían vendido 37 hectáreas y eran un cerro. Entonces le dijo cuánto vale esto y se lo compró”.

La transacción se realizó hace un siglo y desde entonces, esas tierras siempre estuvieron en manos de la familia Cinque. En un momento las alquilaron para el funcionamiento de una cantera de lajas, en el sector conocido como Dos Huecos, que hace años está abandonada.

En el año 2000, para el aniversario de Tandil, el intendente Zanatelli recibió la donación de parte de la familia Cinque, en un acto que se llevó a cabo en el acceso a Villa del Lago. Allí colocó la piedra fundamental del Parque Antonio y Juana Cinque.

Transcurrieron varios años hasta que en 2006, Jorge Blanco Villegas recordó que debía firmar las escrituras de ese lugar en favor del Municipio. Eran tiempos en los que se vivía el fervor por el proyecto del Hospital de Niños y el benefactor le advirtió al Intendente la necesidad de poner en orden esos papeles. En ese entonces, la comuna logró regularizar 39 sobre 108 partes del bien indiviso. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario