Los integrantes de la asociación Graduados Universitarios ya tienen los boletos de compraventa

Las 145 familias recibieron la documentación, tramitada a través del Plan Familia Propietaria. La directora de Tierras de la Provincia valoró el trabajo con la comuna para generar suelo urbano

Ayer, en el Teatro del Fuerte, 145 familias firmaron sus boletos de compraventa de lotes gestionados por la asociación civil Graduados Universitarios de Tandil y se presentó el plano de mensura del barrio La Esperanza.

El encuentro estuvo encabezado por el intendente Miguel Lunghi, el presidente del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik y la directora de Tierras, de la Subsecretaría Social de Tierras, Urbanismo y Vivienda de la Provincia de Buenos Aires, María Florencia Franchini.

La funcionaria provincial destacó el trabajo del Municipio para generar suelo urbano. “Cada vez que venimos a Tandil es un gusto trabajar, ver el compromiso que tiene el Municipio con la problemática de la tierra y en tratar de buscar soluciones creativas para cada problema, una solución que sea adecuada para cada situación en particular”, resaltó.

“Para eso se necesita compromiso y creatividad, para pensar estrategias que sirvan a futuro, porque dar un boleto que no se pueda escriturar o un plano que no pueda ser transferible son soluciones momentáneas, alegrías pasajeras y no un pensamiento a largo plazo. Con Tandil en particular podemos trabajar pensando que lo que hacemos puede trascender las gestiones y quedar armado de tal manera que se pueda continuar”, enfatizó.

“Confianza y compromiso”

Los 145 boletos de compraventa entregados pertenecen a terrenos de un predio ubicado en Segundo Sombra y Circunvalación, que la asociación de graduados compró y luego donó a la Municipalidad para ser afectado al Plan Provincial Familia Propietaria, que permite un loteo social especial. Este proceso permitirá que las familias pertenecientes a la asociación puedan construir, muchas de ellas con el Procrear.

Al respecto, la directora de Tierras resaltó que “Tandil tiene una característica muy particular, que es la confianza que le genera el Municipio a las familias, porque en estas situaciones en particular la asociación compra y le dona al Municipio para que lo afecte a un plan y vuelva a las familias como lote. Esto no se puede hacer si no hay confianza y compromiso, porque podría quedar el proceso por la mitad”.

Por su parte, el intendente Lunghi aseguró que “hoy es un día muy lindo, con mucha felicidad para todas estas familias, porque el proceso más difícil ya pasó y ahora hay que mirar hacia el futuro, ir para adelante porque ya tienen el lote, la ubicación y el boleto de compraventa y eso es muy importante para empezar a pensar en construir”.
También elogió el trabajo de Juan Pablo Frolik “que ha viajado muchísimas veces a La Plata, que se ha reunido con las familias, encontrando la solución a problemas difíciles”, y se comprometió a continuar generando suelo urbano.

“El Gobierno comunal junto al provincial trabajamos muy bien, codo a codo, sin ningún tipo de inconveniente, nos ayudan mucho y ustedes ven que permanentemente están en Tandil colaborando con nosotros, como una demostración también de convivencia democrática, como debe ser, a pesar de tener diferentes colores políticos,” concluyó.
Por su parte, el secretario de la asociación civil Graduados Universitarios de Tandil por la Promoción Social, Victoriano Garralda, se mostró agradecido con quienes hicieron posible la concreción del sueño de quienes integran la institución.

Especialmente destacó y agradeció “el trabajo de Frolik y del agrimensor Zabaleta, por el apoyo desde el primer momento, porque forman parte del proyecto desde el inicio. Esperamos que se pueda institucionalizar un acceso más simple al suelo urbano para todos los que lo necesiten. Ojalá esto sea un camino a seguir y una muestra de lo que se puede hacer”, afirmó.

El plano

Por otra parte, María Florencia Franchini explicó que para regularizar el barrio La Esperanza, “trabajamos muchísimo en ese plano. Con fondos de la Subsecretaría se le pagó al Consejo Profesional de Agrimensura, porque tenían una posesión muy antigua en terrenos municipales pero que estaban sin subdividir y las familias no estaban ubicadas en su espacio correspondiente, así que hubo que generar tantas parcelas de acuerdo a la cantidad de familias que había y en base a lo efectivamente poseído. Fue un trabajo de campo arduo, pero hoy 50 familias van a poder empezar un proceso de escrituración”

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario