Los números del juego en la provincia

Archivo

En el marco de las acciones impulsadas por el gobierno de María Eugenia Vidal contra el juego, un informe elaborado por la agencia de noticias Télam detalla dónde se juega, quiénes juegan y a dónde va el dinero que recauda el distrito.

-Casinos, bingos, agencias e hipódromos forman parte de los escenarios donde los jugadores bonaerenses apuestan de manera legal todos los días. Son explotados y administrados por el Instituto Provincial de Lotería y Casinos.

Agencias: hay 4.156 locales oficiales, distribuidos en los 134 partidos bonaerenses. Todos fueron inaugurados antes de 2015, ya que no se otorgaron más autorizaciones desde entonces, aseguran desde el Gobierno provincial.

Hipódromos: son cinco los que están en funcionamiento, ubicados en La Plata, San Isidro, Tandil, Azul y Dolores. Las apuestas se realizan allí o a través de agencias hípicas, administradas por los hipódromos o terceros a quienes éstas otorguen su gerenciamiento, que pueden ser entes sin fines de lucro. También se reciben apuestas por medio de agencias de lotería.

El circuito que abarca a todos los oficios directos o indirectos de la actividad emplea a unas 720 mil personas, según el Instituto de Loterías y Casinos de la provincia.

La actividad es regulada por la ley 13.256. Recibe una subvención del Fondo Provincial del Juego (Foprojue), tanto para pagar los premios como para inversiones y, a su vez, de lo que recauda debe aportar un uno por ciento al municipio que lo aloja y un uno por ciento a Rentas de la Provincia de Buenos Aires.

Bingos: hay 46 salas, distribuidas en 32 distritos de la provincia de Buenos Aires, de acuerdo con lo autorizado por la ley 11.018. Sin embargo, cerrarán uno pronto: el bingo de Temperley, cuya concesión tiene la empresa Codere, con prórroga vencida en diciembre de 2017.

Son explotadas por entidades de bien público o terceros contratados a tal fin.

De lo que recaudan, el 58 por ciento va a los premios; el 21 por ciento al titular de la sala; el cuatro por ciento al municipio donde esté emplazada y el cinco por ciento para los municipios que no tengan salas en su territorio. El resto se distribuye entre distintos organismos y el mismo Instituto de Lotería y Casinos.

Casinos: son 12 los activos en la actualidad, aunque se darán de baja tres (Mar de Ajó, Valeria del Mar y Necochea). De los restantes, siete serán licitados. Los restantes, el Casino Sasso, de Mar del Plata, y el de Sierra de la Ventana no entran en la licitación porque sus concesiones vencen en 2019 y 2021, respectivamente.
Las salas tienen, en total, 3.860 máquinas tragamonedas habilitadas. Hasta ahora, las concesiones de otorgaban de manera directa, y a partir de ahora se licitarán de acuerdo al decreto 2017-944-E. Será por un período de 20 años, para su administración y control.

El juego ilegal

La provincia de Buenos Aires considera juego ilegal a toda “organización, explotación, y comercialización de juegos de azar, apuestas mutuas y/o actividades conexas, no autorizadas por la autoridad de aplicación”, en este caso el Instituto Provincial de Lotería y Casinos.

Solo quedan fuera los juegos que se practiquen en casas de familia, “con la exclusiva participación de los familiares e invitados”.

La prevención y lucha contra la actividad ilegal fue una contravención hasta 2016 y recibía penas de hasta dos años de prisión, de acuerdo a la ley provincial 13470, sobre el tema, de 2006.

A partir de diciembre de 2016, la ley 27.346, modifica el artículo 301 bis del Código Penal en su artículo 10 y afirma que “será reprimido con prisión de tres a seis años el que explotare, administrare, operare o de cualquier manera organizare, por sí o a través de terceros, cualquier modalidad o sistema de captación de juegos de azar sin contar con la autorización pertinente emanada de la autoridad jurisdiccional competente”.

Se puede denunciar juego clandestino y apuestas ilegales de manera anónima y a través de distintos medios: en el Instituto de Lotería y Casinos, a través de la línea 0800-999-263, vía mail y la aplicación móvil “Seguridad Provincia”.

Los números

-161 allanamientos, entre CABA y 19 municipios bonaerenses, en los últimos dos años.
-170 detenidos en estos operativos y, de ellos 46 fueron por la realización de apuestas clandestinas.
-34,5 millones de pesos secuestrados, además de otros elementos como armas y documentos que están a disposición de la Justicia.

Casos emblemáticos

“El Rey del Juego”: en septiembre de 2016 se realizó en Morón un operativo en el que fueron aprehendidas 13 personas, se secuestraron 305.918,90 de pesos; 731.386 y dólares 10.175 euros.

El responsable de la organización, Santiago Almaráz, fue condenado a un año de prisión en suspenso. Había asegurado que estaba “obligado” a entregar dinero a la Policía Bonaerense para que lo dejen seguir manejando la actividad ilegal.

“El Zar del Juego”: en septiembre de 2017 se realizaron 70 allanamientos en simultáneo en diferentes municipios del sur bonaerense (Lomas de Zamora, Avellaneda y Chascomús, entre otros) y en CABA, durante los cuales se secuestraron 20 millones de pesos y se detuvo a 30 personas. El acusado de liderar la asociación fue identificado como José Gil.
Galgódromo en Luján: en noviembre de 2016 se llevó adelante el desmantelamiento de un predio en el que eran explotados más de 50 animales y se detuvo a 17 personas.

Los jugadores bonaerenses

El Gobierno bonaerense elaboró un perfil de los apostadores de la provincia, en base a llamadas al 0800 de atención de ludópatas. El número 0800-444-4000 atendió 1.992 llamadas durante 2017. Además, hay diez centros de atención distribuidos en todo el territorio.

El 90 por ciento son empleados; el cinco por ciento, jubilados, y el dos por ciento, amas de casa.

En un 69 por ciento de los casos, la persona que llama es el jugador; un nueve por ciento, los padres; un cinco por ciento, los hijos, y un diez por ciento, otros.

El 63 por ciento son hombres y el rango etario preponderante es entre 41 y 50 años (37 por ciento); luego, 31 y 40 años (25 por ciento); 51 y 60 años (20 por ciento); más de 60 años (diez por ciento); entre 21 y 30 años (cinco por ciento) y hasta 20 años (dos por ciento).

En un 91 por ciento de los casos, los jugadores obtienen el dinero para jugar de su sueldo; el cuatro por ciento, de su jubilación o pensión, y el dos por ciento, de ahorros o préstamos.

Un 70 por ciento de los jugadores tiene deudas.

El 81 por ciento de las personas juega en el bingo, mientras que el 14 por ciento lo hace en el casino; el tres por ciento en agencias y el dos por ciento en el hipódromo.

El juego predominante es la máquina tragamonedas (64 por ciento); le siguen la ruleta electrónica (13,5 por ciento); la ruleta convencional (8,1 por ciento); el bingo (4,3 por ciento) y la quiniela (2,6 por ciento).

La mitad de los jugadores tiene una frecuencia diaria, mientras que el 27 por ciento lo hace tres veces por semana.

Nota proporcionada por :

  • ElEcodeTandil

Deja tu comentario