Los primeros en llegar

Angie Kallas fue la primera azafata y Sergio Schujman uno de los dos pilotos que condujeron a Tandil el vuelo que inició la actividad aerocomercial entre esta ciudad y la Capital Federal.
Ella, nacida de Embalse, una pequeña localidad cordobesa, y él oriundo de Rosario, arribaron por primera vez a estas sierras y volcaron a este Diario sus impresiones al descender del avión.
-¿Cómo estuvo este primer viaje?
Schujman:- Muy bien. Un día impecable para volar. Es un gusto haber llegado a Tandil en este primer vuelo.
-¿Desde el aire se disfruta el paisaje serrano?
-Sí, porque, por suerte el día está hermoso, hay muy buena visibilidad. Desde bastantes millas atrás empiezan a verse las sierras. Es muy lindo poder contemplarlas desde el aire.
-¿Qué comentaron los pasajeros sobre el servicio?
Kallas:- Se mostraron muy contentos de poder tener esta ruta. En este primer vuelo, por ejemplo, vino un pasajero que lo hacía frecuentemente en auto, por lo tanto está muy satisfecho con la comodidad que los vuelos le otorgan. Ojalá que se puedan incorporar nuevas frecuencias y más horarios.
-¿Qué se les ofrece durante el viaje?
-A pesar de que el trayecto es sólo de una hora, Sol Líneas Aéreas les brinda un servicio de catering, siempre dependiendo del horario de viaje.
-¿Conocen Tandil?
Schujman:- Recién lo comentábamos. No conocemos y cada vez que llegamos a un lugar las escalas son muy cortitas, por eso esperamos volver como pasajeros para conocer la ciudad. *

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario