Los técnicos no cruzarán al Hospital de Niños y el Ejecutivo podría considerarlos de paro

Los trabajadores técnicos de la salud local responderán esta mañana que no prestarán servicio en el Hospital de Niños Debilio Blanco Villegas, por lo que el gobierno de Miguel Lunghi podría considerarlos de paro.
A pesar de que el sector que tiene una fuerte puja con la gestión comunal mantuvo una estricta reserva, este Diario pudo saber que los primeros 33 notificados presentarán su negativa al Municipio antes del mediodía, en una decisión previsible debido a que el vínculo entre las partes volvió a tensarse en las últimas horas.
El detonante fue que el Ejecutivo descartó la propuesta que presentaron los trabajadores y esperó el vencimiento del plazo para la respuesta a las notificaciones. El conflicto se dilató y, con ello, la apertura de la sala de internación de la obra inaugurada el pasado 21 de junio.
Si bien considerar al sector de paro está dentro de las posibilidades, se trataría de una medida de fuerza parcial, puesto que en ningún momento los técnicos supeditaron su labor en el Hospital Santamarina a la marcha de las negociaciones por el desempeño en el nuevo centro de salud.
Es por esto que desde el Ejecutivo se evalúa la apertura de sumarios por la negativa que se concretará esta mañana.
Además, fuentes cercanas a los técnicos aseguraron que considerar al sector de paro sería entregarle ?un paraguas legal? para no desempeñarse en el Debilio Blanco Villegas, ya que una posible conciliación obligatoria retrotraería la situación a antes del conflicto y en ese punto el flamante hospital aún no estaba en funcionamiento.
El secretario de Gobierno de la comuna, Marcos Nicolini, no quiso aventurar el cauce que pueda tomar el conflicto en esta jornada y sólo se limitó a aclarar que ?la propuesta que presentaron los técnicos fue inviable legalmente?.

La otra orilla

?Es inviable en términos legales en tanto y en cuanto no tengan voluntad, porque existieron arreglos legales similares. Dijeron que iban a esperar la contestación de las notificaciones. Yo me pregunto entonces para qué nos sentamos a negociar?, fustigó el vocero David Marconi en diálogo con este Diario.
?Si hay una negociación, se supone que en algún momento alguna de las partes tiene que dar una respuesta. La pelota la tenían ellos. Siguen avanzando con lo de la privatización, cuando estaba todo dado para que acordemos?, sostuvo.
-¿Qué es lo que le presentaron al Ejecutivo?
-La cuestión salarial se corrió. Nosotros propusimos firmar para que se discuta el año que viene, pero no quisieron. Siempre son excusas, pero gratis no vamos a laburar. Se aceleraron los tiempos para que esto, hablando en criollo, se pudra todo.
-La negociación ya no está tan cerca, entonces.
-Es así. Ellos propusieron algo que no consta en actas, y que es vergonzoso: que si el Sindicato de Trabajadores Municipales garantizaba que lo que se le aumentaba a los técnicos se restaba a los futuros aumentos para el resto de los municipales, ellos accedían a firmar. Nuestro retruco fue que se bajen los sueldos (de los funcionarios) que se aumentaron el año pasado para que repartan entre los trabajadores.
-¿Cuál va a ser la respuesta a las notificaciones?
-Eso se sabrá mañana ?por hoy?. Igualmente, si nosotros quisiéramos acatar la disposición, no estamos en condiciones, porque no tenemos el personal. Eso se cae y no es culpa nuestra. No vamos a hacer algo a lo que no estamos obligados. Aunque querríamos prestar servicio con gusto, nosotros los técnicos no podemos hacernos responsables de la precariedad del Hospital de Niños, como pidió (Héctor) Equiza, que dijo que ?al principio, tratemos de disimular los errores?.

La baja de dos
neonatólogos

El titular de la Asociación de Profesionales de la Salud de la Provincia de Buenos Aires (Cicop) filial Tandil, Pablo Díaz Cisneros, comentó a este Diario que aún no están cubiertos los cargos de los dos neonatólogos que en las últimas horas desistieron de trabajar en el Hospital de Niños.
?Había un plantel tentativo que se había armado provisoriamente. Y la cuestión es que estos neonatólogos se dieron cuenta de que finalmente no iban a poder cubrir los horarios?, señaló el médico.
Díaz Cisneros contó que en un primer momento se pensó que ?si hubiera seis, se podía cubrir la guardia con una rotativa, pero quedaron sólo cinco?, de manera que se suma un nuevo inconveniente a la apertura de la sala de internación en la obra de la salud recientemente inaugurada.*

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario