Los trabajadores le pidieron a la jueza de Olavarría la tenencia de Ronicevi

Ya instalados en el interior de la planta ubicada en Falucho 950, viajaron a Olavarría y presentaron ante la jueza en lo Civil y Comercial Ana M. Eseverri una medida cautelar para solicitar la tenencia provisoria, con el argumento de custodiar los bienes de la fábrica.
La jueza les comunicó que estaba al tanto de la situación y que había recibido un llamado de Federico Hugo, subsecretario de Acción Cooperativa de la Secretaría de Participación Ciudadana de la Provincia, comprometiendo colaboración para el emprendimiento.
Además, les informó que aguardaría a la síndica Adriana Alonso, quien se encuentra en el exterior, para resolver la solicitud de otorgarles Ronicevi en forma transitoria.
 
La previa

En una extensa reunión, los trabajadores escucharon los consejos del letrado Luis Caro, que ya ha actuado en el rescate de unas 120 fábricas en todo el país, con más de 10 mil ex empleados convertidos en socios de cooperativas.
Además, los acompañaron en el encuentro de ayer los concejales del PJ-Frente para la Victoria Gino Pizzorno, Fernando Rossi, Eduardo Ferrer e Ignacio Fosco, junto a militantes del Movimiento Evita.
Luis Caro dialogó con El Eco de Tandil antes de presentarse ante la jueza olavarriense y adelantó que la cooperativa “es absolutamente viable; los trabajadores están decididos, hay un grupo importante. Por supuesto éste es el grupo inicial, es posible que se generen muchos más puestos de trabajo”.
En cuanto a la presentación ante la Justicia, manifestó que “vamos a hablar con la jueza que entiende en la quiebra. Aquí hubo un proceso de vaciamiento, eso ya lo han denunciado los trabajadores. Concretamente se han llevado algunos moldes, matrices y algunas máquinas, pero ya los tenemos identificado”.
Ayer acercaron un escrito firmado por los integrantes de la fábrica denominada Cooperativa de Trabajo Ronicevi Limitada para pedirle a la jueza Eseverri que les otorgue la custodia de los bienes de la planta.
De todos modos, Caro explicó que hasta que se expida, los obreros “van a permanecer en su lugar de trabajo. Nadie comente ningún delito pretendiendo trabajar; al revés, ejerciendo el derecho constitucional que los ampara”.
 
Un proceso “delicado”
 
“Desde el Movimiento de Fábricas Recuperadas estamos muy contentos”, dijo Caro y rescató que los obreros recibieron el apoyo de legisladores locales y de funcionarios provinciales.
“Nosotros les venimos a traer el apoyo de más de 10 mil trabajadores de todo el país que han recuperado 120 establecimientos, muchos de ellos en quiebra como en este caso”, expresó.
En cuanto a los plazos de la Justicia para expedirse sobre la continuidad de la fábrica –la otra opción es el remate-, indicó que solicitaron “una resolución inmediata de modo provisorio a la jueza a cargo de la quiebra, puede tomar una medida cautelar que es inminente, en 48 ó 72 horas, en principio para resguardar los bienes”.
Explicó que “hay varias cosas que no se han dado en este caso, porque la quiebra se decretó en octubre de 2009 y hasta la fecha la sindicatura no ha venido a incautar los bienes”.
Después de tres años, evaluó que “por lo menos hay una inacción por parte de la sindicatura y del juzgado, que la vamos a valorizar en su momento”.
Caro definió que se trata de “un proceso judicial bastante delicado. Por lo menos hay errores graves, cuando no connivencia con los vaciadores. Eso lo vamos a evaluar y vamos a hacer las denuncias pertinentes. Es muy posible que la sindicatura esté responsabilizada aquí porque no ha venido a incautar los bienes”.
Sobre las razones, el letrado dijo que “por lo menos hay un error grave porque como hubo un proceso de crown down se le transfirieron una parte de las acciones a Norger SA, pero la empresa Ronicevi siguió existiendo en concurso preventivo. Luego, por un pedido de un acreedor de unos honorarios, se le decreta la quiebra en otro expediente. Y el juzgado entendió que el concurso podía seguir por un lado y la quiebra por el otro. Realmente, entendió que la transferencia del paquete accionario hacía desaparecer Ronicevi y que renazca Norger”.
 
El próximo paso es el proyecto de recuperación

En cuanto a la suerte de la flamante cooperativa, el letrado sostuvo que “lo más importante es que los trabajadores tienen la voluntad y todo el apoyo que tienen de diferentes organizaciones es muy importante. Lo que falta se va a ir haciendo. Entiendo que están dadas las condiciones con la voluntad propia de los trabajadores”.
En este sentido, explicó que la actual Ley de Quiebra, que se modificó el año pasado a pedido del Movimiento de Fábricas Recuperadas, brinda la posibilidad de que los empleados continúen en actividad.
El próximo paso que encararán es la redacción del proyecto de reactivación de la producción, además de la gestión de los servicios de energía eléctrica y gas y lo necesario para operar.
Ansiosos por comenzar a desempeñar tareas, los trabajadores ya avanzan con tareas de limpieza y mantenimiento hasta que la Justicia se expida sobre su permanencia en la planta.
El abogado Caro recordó que “ésta era una empresa de punta, la mayoría de lo producido se exportaba al extranjero, a Alemania, a Estados Unidos, a empresas de primerísima línea como John Deere, Land Rover, entre otras. Así que entiendo que hay una capacidad adquirida por los trabajadores que no se puede desperdiciar”.
Una vez que la cooperativa esté en marcha, el Movimiento la seguirá apoyando para que pueda funcionar, ya que “estamos convencidos de que los trabajadores tienen esa capacidad, que han adquirido durante más de 50 años,  algunos tienen más de 50 años de antigüedad en esta fábrica, así que es muy importante”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario