Luego de un aplaudido estreno, se repondrá la obra ?El minino?

Se trata de una comedia, la primera escrita en este formato por el autor, sobre el otro lado del show.

Sinopsis
 
El otro día de un espectáculo fallido en una escuelita de barrio que dejó severas secuelas y la imperiosa necesidad de tomar medidas drásticas. Todo esto sucede en medio del desarrollo de la historia entre los personajes, que también debe tomar un giro o terminarse para siempre. 
Un artista sin escrúpulos y de dudosa calidad que convive con su manager y que, por lo que hizo la noche anterior, plantea un particular secuestro express a ritmo de tango para poder seguir “zafando”.
Una obra llena de humor, intriga e ironía. Un vínculo muy especial y dos personajes desopilantes.
Las fotografías son de Lorena Castagnino, la grabación e interpretación de pistas es de Sergio Pantuso y el diseño gráfico de Claudio Soto.
Los protagonistas
-¿Cómo vivieron el estreno?
Pablo Mourrut: -La verdad es que superó mis expectativas, uno no tiene dimensión real desde adentro de la obra de lo que va a pasar con la recepción del público. Y fue maravilloso en las devoluciones y en lo que se percibía desde el escenario.
Adrián Polich: -Además, para mí, fue algo especial. Mi primera obra “larga”, porque siempre había escrito monólogos o scketchs. Pero es la primera comedia que hago, así que el placer fue doble: el de estrenar y además un texto mío. La verdad muy feliz.
Pepo Sanzano: -Sí, claro. Y, por supuesto, viendo qué pasaba en la gente, los comentarios inmediatos de los más allegados, de esos que uno espera que le digan qué le pareció. Y quedaron impactados por el trabajo y el peso del texto.
-¿Cómo se sintieron?
A.P.: -Muy felices. Fue un trabajo de muchos meses. Primero para escribirla, en lo que estuve casi todo el año pasado durante mi cursada de la materia de dramaturgia de Mauricio Kartun, en donde él iba monitoreando. Y después, por cómo tomamos la etapa de ensayos. Con Pablo nos juntábamos todos los días para tener el texto como queríamos a la hora del estreno.
P.M.: -Feliz, muy feliz de trabajar con Adrián que, además de ser un “actorazo”, es un gran compañero y el autor de la obra. Es como que uno siente la mejor responsabilidad en escena.
Interesante propuesta
-Entonces, ¿cómo sintetizarían el ser de esta obra?
A.P.: -Una comedia melodramática sería lo más cercano si tuviéramos que definirla. Pero creo que es eso, una comedia con mucha risa y con cosas que hacen pensar al público sobre el origen de esa risa, que no se queda en la risa banal de la comedia tradicional, que no está nada mal. Pero acá pretendimos ir un poquito más allá, a tratar de decir cosas profundas. Y por la respuesta del público, parece que lo estamos logrando.
-¿Cuáles son los aspectos más destacados?
P.S.: -Como director, una de las cosas más destacadas es el trabajo profesional puesto para que se haga la obra; el gran trabajo de los actores; un impecable trabajo interpretativo en una obra que no puede caer en clichés; una obra de riesgo para el trabajo de los actores, que también tuvo un par de decisiones de parte mía que tienen que ver con el producto que se puede ver.
P.M.: -La obra tiene además muchísimo ritmo, mucha catarata de cosas que van pasando, porque se van manejando varios planos y entonces eso la hace muy atractiva. Y como si fuera poco, hay canciones en vivo que fueron especialmente grabadas para que cante Adrián.
-¿A quién va dirigida?
A.P.: -A todo público. A aquellos que quieren pasar un buen rato divirtiéndose y también metiéndose en la historia de estos dos personajes, Giardino y Andrada, que, además de la necesidad,  sin duda los une el espanto.
Que el público disfrute
-¿Qué respuesta tuvieron del público en estas funciones?
P.S.: -Maravillosa, las tres funciones a sala llena. Y por eso también agregando dos más a las que teníamos pautadas. Porque creemos que la gente disfruta mucho lo que pasa en esta historia. Es una obra que no se queda en el plano de la comedia solamente, que se mete con miserias de los personajes, con la intriga y con historias que se van revelando. Y, sobre todo, por el giro final, en donde tiene un porqué y un disparador para que el público tome decisiones sobre lo que pasó. Eso es maravilloso.
-A quien no la vio, ¿por qué se la recomiendan?
P.M.: -Porque se van a divertir, pero además los va a dejar pensando y como decía Pepo, hasta los va a dejar hablando y tomando partido por alguno de los personajes.
A.P.: -Eso es lo que pasó en las charlas después de la obra con los amigos. Cada uno tiene interpretaciones distintas sobre el final y sobre porqué los personajes toman tal o cual decisión.
P.S.: -Exacto, porque la obra no se queda en el planteo de un artista “trucho” que hace “truchadas” para zafar en la vida y que tiene que convivir con su manager porque la vida no les es sencilla en lo económico. Hasta ahí está la comedia. Sino que después aparece el planteo profundo de las relaciones, de porqué conviven, de porqué terminan en esas situaciones y de porqué siguen juntos o no. Y en el medio ese planteo dantesco de proponer un secuestro express para conseguir plata. Es mucho más que una comedia costumbrista.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario