Lunghi convocó a los empresarios industriales de Tandil a seguir apostando al trabajo y el esfuerzo

El intendente Miguel Lunghi y autoridades de la Secretaría de Desarrollo Económico Local reconocieron este viernes a distintos empresarios de la industria tandilense por los logros obtenidos durante el año pasado. El premio principal fue para el titular de Redimec, Fabián Oyarbide, por sus aportes en materia de ingeniería electrónica aeronáutica y naval.

Participaron del acto el jefe de Gabinete, Mario Civalleri; el presidente del Concejo Deliberante, Juan Pablo Frolik; y los concejales Marcos Nicolini, Nora Polich y Matilde Vide. Las entidades empresarias estuvieron representadas por José Zubiaurre de Agroindustria; Juana Echazarreta de Apymet, Gustavo Cestac de la CET; y Maximiliano Cortés de la Cepit.

El objetivo del Premio a la Industria es resaltar a aquellas empresas que se destaquen por su aporte histórico a la industria tandilense, innovaciones tecnológicas, marcas alcanzadas en la producción o la exportación, ampliaciones de plantas fabriles o líneas productivas, entre otras cosas.

Una comisión “ad hoc”, integrada por un representante del Departamento Ejecutivo, un concejal designado por el Concejo Deliberante y un representante de cada entidad empresarial –Cámara Empresaria de Tandil y la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Tandil (Apymet)- es la encargada de seleccionar a los premiados.

En la oportunidad, la lista de distinguidos la integraron: Pablo y Fabio Cagnoli, de la empresa de producción de chacinados que lleva su apellido; Guillermina Farah, de la firma de fundición de acero Fundalum; Miguel Ceferino, de Fundición La Estrella; y Mauricio Salvatierra, de la empresa Globant de producción de software.

Completaron la nómina: Carlos Paniguetti, de Las Dinas, firma productora de chacinados; Abraham Apaz, de Metalgama, dedicada a la fabricación de cilindros; Marcelo Marconetti, por Molinos Harineros Clabecq; y Gustavo Michielotto, por la empresa de fabricación de bolsas Multienvases plásticos.

De Tandil
hacia afuera

Previo a la entrega del premio principal, el secretario de Desarrollo Económico Local, Jaime Feeney, agradeció a los empresarios por su presencia y expresó que “la verdadera industria de hoy es la que transforma conocimientos en productos”.

Desde Tandil, señaló que el horizonte establecido es poner al sector en una agenda de calidad, impulsando distintas acciones tendientes a generar un crecimiento endógeno, que nazca de nuestra ciudad hacia afuera, pero integrado al mundo, en el que no se dependa de “un precio o un ciclo, sino de generar valor agregado”.

Por último, recalcó que “en el ADN de Tandil tenemos a todos esos que trabajaron por la ciudad que hoy tenemos. Por respeto a nuestros antepasados y por las generaciones que vengan, tenemos que homenajear a la industria y a nosotros mismos”.

“Un soñador”

Seguidamente, se refirió al premiado Fabián Oyarbide, a quien calificó como “un soñador, cualidad indispensable para cualquier emprendimiento, un innovador persistente y también una persona que se maneja en el mundo como tal, afuera y adentro de Tandil y de la Argentina. Y se le nota, cuando habla uno con él, que todo lo que aprende y aprendió en el mundo, lo trae para el beneficio de Tandil”.

Al recibir el premio, el titular de Redimec se mostró muy emocionado y agradeció a sus colegas y a las autoridades presentes por el reconocimiento.

En lo personal, admitió que “nada hubiera sido posible sin el grupo de gente que me acompaña”. Recalcó que “Tandil es una ciudad única, no solo por su entorno, sino porque además tenemos unas posibilidades únicas y nosotros, trayendo tecnología y logrando que lo mecánico se mueva y sea controlado a distancia, nos va a permitir distinguirnos no solo en la provincia, sino en el mundo”.

En ese sentido, el empresario sostuvo que “hay una capacidad en la gente que es increíble y creemos que tenemos que abrir un listado de ideas para que se transformen en productos y el producto se transforma en movimiento. Estoy convencido de que lo podemos lograr y Tandil es el lugar para hacerlo”.

Un horizonte
de crecimiento

Por último, el intendente Lunghi destacó el trabajo de todos los emprendedores y los convocó a que sigan apostando al trabajo, el esfuerzo y la creatividad para que Tandil siga su camino de crecimiento.

“Quiero que esta sea la ciudad intermedia más importante del país y con ustedes, trabajando con ganas, innovando y siendo buena gente, seguramente lo vamos a conseguir. Juntos la vamos a construir”, confió.

Al referirse a Fabián Oyarbide, el jefe comunal recordó que comenzó su actividad en 1994 “con algo que le prestaron para empezar a buscar las ideas para llevar adelante su proyecto y aunque no es de Tandil, lo hemos adoptado. Se recibió en la ENET 1 y avanzó hacia el futuro, creyendo en la ciudad y en la Argentina. Y hoy está instalado en el Parque Industrial con muchos más proyectos”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario