Macarrón pidió que se analice el ADN del presunto sicario colombiano

Fuentes judiciales confirmaron que el abogado Marcelo Britos, quien representa a Macarrón y también a su hijo Facundo, solicitó formalmente la medida al fiscal de Río Cuarto Javier Di Santo.
“Consideramos importante que este trámite procesal se realice en forma inmediata para evitar dilaciones, aún cuando para nosotros el tema presenta muchas dudas”, manifestó el letrado aludiendo al colombiano Hugo Armando Trujillo Ospina (33), quien se encuentra cumpliendo una condena por “extorsión” en Salta y está vinculado a un homicidio por encargo en Perú.
En ese sentido, Britos precisó a los medios locales que se pidió cotejar el ADN del supuesto sicario con los análisis de las pruebas genéticas realizadas en el marco del crimen de Dalmasso por el FBI en Estados Unidos.
Por su parte, el abogado Diego Estévez, quien representa a los padres de Nora, evaluó que “son todos elementos que no aparecen conexos o no aparecen como evidentes, por lo tanto hasta que no se avance un poco más no vamos a conocer si esta hipótesis vale la pena o nos puede llegar a conducir al asesino y cuáles fueron las causas”.
La posibilidad de que Trujillo Ospina tenga vinculaciones con el crimen de Dalmasso, ocurrido el 25 de noviembre de 2006 en Río Cuarto, fue introducida por la policía de Salta a partir de elementos secuestrados en poder del acusados.
Entre otros, los investigadores encontraron agendas con direcciones de correos electrónicos de Córdoba y memorias “SIM” de tres teléfonos celulares.
El colombiano está sospechado de haber cometido varios crímenes por encargo en Colombia y también se lo investiga por el asesinato de la empresaria peruana, Myriam Fefer Sallers (51).
El presunto sicario fue detenido hace más de un año en Salta, acusado del intento de extorsión de un empresario local, identificado como Alberto Van Cawlaert.
Este empresario precisó que Trujillo Ospina le aseguró que había sido contratado para asesinarlo y le ofreció, a cambio de su vida, que le entregue una suma de dinero.
El empresario fingió acceder, aunque hizo la denuncia policial y el colombiano fue detenido cuando se encontró con él para cobrar el dinero pautado.
Hasta el momento, los datos que maneja la investigación es que el colombiano recién ingresó al país en 2007, después del crimen de Nora, aunque se trata de establecer si pudo haberlo hecho con otro nombre.
Nora Dalmasso de Macarrón, de 51 años, fue hallada estrangulada en una habitación de su casa del exclusivo barrio Villa Golf, de Río Cuarto.
El fiscal Di Santo mantiene imputadas por el crimen al hijo de la víctima, Facundo Macarrón, y al pintor Gastón Zárate, que para la época del crimen trabajaba en la casa de la víctima. 

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario