Mantendrán la presencia policial para garantizar la seguridad de los vecinos en el barrio La Movediza

En medio de las repercusiones tras el violento episodio de este lunes por la tarde en un sector de La Movediza, en la víspera se pusieron en marcha los mecanismos necesarios tendientes a garantizar la seguridad de los vecinos del barrio, y mientras la Justicia comienza a investigar el caso, desde la comuna analizan el abordaje de una problemática en la que intervienen diversos factores.

Como se informó en la edición pasada un conflicto entre vecinos por motivos que se desconocen desencadenó un nuevo enfrentamiento en pasaje Los Rosales al 2000, entre Azucena e Iraola, que demandó una amplia presencia policial y terminó con la aprehensión de seis personas, tres mayores y tres menores.

A propósito de los demorados, fuentes judiciales confirmaron a este Diario que los tres jóvenes de 18 y 19 años recuperaron la libertad ayer al mediodía, y que en los próximos días comenzarán a tomar declaraciones a los implicados y también a los testigos del hecho, en un proceso que recién se inicia.

El hecho

Desde la Jefatura Distrital brindaron precisiones sobre las actuaciones iniciadas por personal de la comisaría Segunda caratuladas “Desobediencia, atentado y resistencia a la autoridad, lesiones en riña”, con intervención del Fuero Penal Juvenil, a cargo de la doctora María de los Angeles Marsiglio.

En principio, tras un llamado al Centro Despacho y Emergencias Tandil, personal policial constató el desarrollo de una pelea entre unos 50 jóvenes, que se enfrentaban con piedras y elementos contundentes.

Al lugar también llegaron en apoyo móviles de la Unidad de Policía de Prevención Local y de las comisarías Primera y Tercera para disuadir el conflicto, y ante la presencia comenzaron a atentar contra los uniformados “ofreciendo resistencia cuerpo a cuerpo”.

Mediante la utilización de la fuerza “mínima indispensable”, aprehendieron a Fabián Alexander Gómez (19), domiciliado en Salta al 2100, a Gastón Elías Membrilla (19), domiciliado en Pavón al 900, y a Carlos Osvaldo De Lorenzo (18), domiciliado en Los Pensamientos al 2000, y dos menores, cuya identidad fue reservada.

Los jóvenes demorados quedaron alojados en la comisaria Segunda, mientras que los menores fueron entregados a sus padres una vez notificados de la formación de la causa.

Entre otros resultados, según consta en el informe, la policía secuestró dos cadenas de un metro de largo cada una con candados en sus extremos, una navaja, un palo de madera de un metro de mango y una asada de hierro de dos metros de largo, elementos que estaban en poder de los aprehendidos.

Por otro lado se estableció que el conflicto tiene relación con en el hecho ocurrido el 20 de julio, en el cual resultó herido de arma de fuego en la pierna Raúl Mauricio Martínez, domiciliado en pasaje Los Rosales al 2000, y otro menor con una lesión en el cráneo. En la oportunidad se identificó al autor del disparo como Juan Andrés Díaz también domiciliado en el barrio La Movediza, donde oportunamente se realizaron allanamientos con resultado negativo.

Presencia policial

El titular de la Jefatura Departamental, comisario mayor Juan Manuel Rocha, abordó detalles sobre la situación que se desencadenó este lunes por la tarde en La Movediza, que obligó a la fuerza de seguridad a adoptar un servicio que se continuará en el lugar para mantener el orden público y evitar nuevos incidentes.

En ese sentido certificó que las fuerzas de seguridad acordaron implementar una orden de servicio con presencia policial y la colaboración de Infantería y el Grupo de Apoyo Distrital (GAD) “hasta ver que la situación se reencause y el barrio tenga la tranquilidad que tiene que tener”.

En principio ratificó la información vertida en estas páginas sobre el procedimiento policial que terminó con la aprehensión de seis personas residentes en la zona y agregó que horas más tardes se registró un incidente “bastante similar” pero que no trajo consecuencias mayores.

En concreto confirmó que se secuestraron varios elementos que habían sido utilizados durante la reyerta callejera pero que no confiscaron armas de fuego.

Al mismo tiempo indicó que sospechan que el nuevo episodio estaría relacionado con otro similar ocurrido el 20 de julio en la misma zona, que terminó con dos jóvenes heridos, uno de ellos con un disparo en la pierna y otro, de 13 años, con una lesión en el cráneo por la que permanece internado en Mar del Plata.

Preocupación

El subsecretario de Protección Ciudadana de la comuna, José Denisio, admitió que observan este escenario con “gran preocupación” ya que se trata de la “continuidad” de un episodio ocurrido hace diez días.

Sugirió que se trata de grupos que mantienen una rivalidad “desde hace tiempo” y que “ahora hay mayores y menores involucrados en el conflicto.

En tanto, sobre el nuevo episodio que reeditó la enemistad entre vecinos, puntualizó que se registró alrededor de las 2 y detalló que “había gente con armas de fuego”, por lo que la policía tuvo que dispersar a los manifestantes “con postas de goma”.

Frente a esta circunstancia se definió reforzar la seguridad en cercanías a la zona de conflicto.

Denisio dijo desconocer las razones que conllevan a la confrontación e insistió en que es motivo de investigación, pero indicó que “siempre son las mismas personas las que intervienen” en cada episodio.

Por último el subsecretario lamentó no poder contar con la colaboración de los vecinos para dilucidar el tema y los convocó a acercarse a la Secretaría de Protección Ciudadana, “que nos aporten los datos y después nosotros nos encargamos de llevarlos a la Justicia para no comprometerlos”.

Impulsan un abordaje
integral para la prevención
del delito y la violencia

A su turno, el director de Protección Ciudadana, Martín Romano, confirmó que el área interviene en el barrio y se suma a las tareas impulsadas por las secretarías de Desarrollo Social y Salud.

En concreto se refirió al abordaje integral para la prevención del delito y la violencia e hizo especial hincapié en el área de Prevención Social y Comunitaria, que coordina Rubén Diéguez.

Desde esta perspectiva el funcionario planteó que “la aparición de la violencia social tiene una etiología compleja porque en general se ve acompañada de factores sociales, educativos, laborales. Tratamos de incidir en reducir esos factores y tener una integración”.

Consultado sobre el modo en que se persigue el objetivo dijo que “tenemos grupos que trabajan en tratar de insertarlos laboralmente, articulados con la Oficina de Empleo, en proporcionarle herramientas de trabajo mediante tareas comunitarias”.

En definitiva se trata de una serie de actividades que “apuntan a insertar a estos chicos, que en algunos casos son menores y en otros son mayores”.

Advirtió que estos procedimientos “llevan a que no se vean resultados en corto plazo, sino a mediano y largo, pero tratamos de atender las urgencias”, y resaltó que “hay buena recepción” de los vecinos a estas estrategias.

Para finalizar Romano marcó como característica que en La Movediza hubo un “crecimiento exponencial” de la población y dijo que del censo de 2001 a 2010 se registró un aumento del 80 por ciento, “por lo general son personas que han venido de otras ciudades y a veces hay grupos desconectados entre sí”.

Nota proporcionada por :

Deja tu comentario